Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Salario

El retorno del Sr. Jaume Puig


22 08 05 Las buenas políticas de gestión responsable deben practicarse en primer lugar por los máximos responsables de esta empresa, de lo contrario, siempre existirá una cultura de gestión de las personas mal entendida y peor percibida. (PDF:Cat. / Cast.)


pdf
print
pmail

El retorno del Sr. Jaume Puig




Hemos recibido una copia de un correo enviado a los Directores Regionales por el Sr. Jaume Puig, Director de Banca Comercial, en el que indica un n√ļmero determinado de oficinas de cada una de las regionales que, al parecer, no han alcanzado los objetivos deseados en algunas campa√Īas. El Sr. Puig exige que se transmita ampliamente su correo a los Directores de Zona.

El Sr. Puig, lejos de la voluntad manifestada a COMFIA-CCOO de excluir el hostigamiento y la persecución como método de direccionamiento del negocio, afirma taxativamente que quien no obtiene los resultados es porque no es responsable y que no está dispuesto a que "le tomen el pelo". No manifiesta el más mínimo interés por los problemas que hayan podido tener las oficinas en cuestión. Sencillamente da por sentado la falta de profesionalidad de los afectados.

Sin entrar a profundizar en el tema, diremos que todos somos conscientes de la problem√°tica generalizada que se ha generado en la red a ra√≠z de las fusiones bancarias, cambios organizativos y de plataforma inform√°tica, reducciones de plantilla y falta de suplencias en toda la organizaci√≥n. Esta situaci√≥n es especialmente grave en Andaluc√≠a que, de manera escandalosa y reconocida, ha estado y est√° a√ļn afectada por la falta de recursos. Tambi√©n en Madrid que sufre importantes problem√°ticas de fusi√≥n, recolocaci√≥n, formaci√≥n y perfiles profesionales. O, en el caso de Banco Herrero, con oficinas de una plantilla m√≠nima, a veces de 2 personas.

COMFIA-CCOO, al contrario que el Sr. Puig, opinamos que el Banco Sabadell, tiene una excelente plantilla cuya profesionalidad ha quedado sobradamente demostrada a lo largo de estos dif√≠ciles y duros 4 √ļltimos a√Īos y que evidencia, adem√°s, los resultados que obtiene el banco.

El Sr. Puig indica en su correo que se transmita su mensaje a los DZ, √©stos lo trasladar√°n a sus respectivos DO y no hemos visto en el correo ning√ļn consejo relativo a que modulen el discurso y procuren solventar la problem√°tica por la que se hayan podido dar estos resultados, tampoco plantea la posibilidad de dotar con m√°s recursos si hacen falta. S√≥lo amenaza. Nos tememos que, salvo que los DR o DZ sean m√°s conscientes que el Sr. Puig de las dificultades de las oficinas en su d√≠a a d√≠a y act√ļen responsablemente, estos directivos acatar√°n las √≥rdenes del Subdirector General y hostigar√°n a los DO de su zona, en un absurdo proceso de cascada imparable.

Las buenas políticas de gestión responsable deben practicarse en primer lugar por los máximos responsables de esta empresa, de lo contrario, siempre existirá una cultura de gestión de las personas mal entendida y peor percibida.

Desde aquí, instamos al Sr. Puig a que lleve a la práctica su propio discurso teórico sobre políticas de direccionamiento basadas en la correspon- sabilidad y el apoyo al personal que está a su cargo y, también, pedimos a los DR y DZ que demuestren su profesionalidad aplicando una gestión de apoyo al personal de su ámbito y exigiendo a la Dirección de Banca Comercial y de RRHH los recursos humanos y logísticos necesarios para poder trabajar dignamente.

Las políticas de gestión basadas en la exigencia continuada de resultados aplicando en paralelo recortes de gastos de explotación tienen un límite. Ya es hora de que los dirigentes de esta empresa moderen sus ambiciones. Si, como manifiestan continuamente, quieren mejorar el deteriorado clima laboral actual deberán entender que, a veces, para ganar HAY QUE INVERTIR.

Nos gustaría saber como han transmitido los DR y DZ en su ámbito geográfico el mensaje del Sr. Puig y estamos también interesados en conocer la opinión del personal de Banca Comercial sobre las políticas que se aplican en esta Dirección, por lo que os animamos a que nos hagáis llegar vuestras opiniones a través de nuestro correo electrónico que podéis encontrar en este comunicado o desde nuestra página web.

Sabadell, agosto de 2005