Archivado en Comunicados, Salud Laboral, Reforma Laboral, Condiciones de trabajo

28 de abril - Día Internacional de la Seguridad y la Salud en el Trabajo

La precariedad nos hace daño


La precariedad en el trabajo pone en peligro la salud y la seguridad de todas las personas trabajadoras.
La precariedad en el trabajo ha aumentado la desigualdad y la exclusión. Sus efectos son suficientemente conocidos: aumento del paro, contratación temporal trabajo a tiempo parcial, devaluación salarial, más accidentes y enfermedades profesionales, y también más daños derivados del trabajo y contingencias que, a pesar de que no se consideran laborales, están relacionadas con el trabajo (estrés, ansiedad, depresión, etc.).


pdf
print
pmail

Todo esto, junto con la desregulación normativa y la erosión de la cobertura de los convenios, la dificultad para ejercer los derechos de manera efectiva, el miedo de perder el trabajo y el aumento de las cargas de trabajo para suplir los trabajadores y trabajadoras despedidos, ha supuesto, a la práctica, un empeoramiento de las condiciones de trabajo y una pérdida de derechos que acaba afectando la salud de todas y todos.

Los datos de siniestralidad laboral no dejan ningún tipo de duda. La tendencia al alza de los accidentes nos demuestra el deterioro del sistema preventivo laboral en los últimos años como consecuencia de la crisis económica y de las reformas laborales.

La evolución de la siniestralidad en Catalunya se muestra muy dependiente del ciclo económico: baja en épocas de crisis (2008-2012) y sube con la remontada económica (a partir del 2013). Esta evolución, que en principio nos podría parecer natural, difiere de la de otros países europeos como por ejemplo Alemania, Francia o el Reino Unido, donde los índices de incidencia bajan de manera lenta pero sostenida a lo largo de los años. Esta situación hace patente la vulnerabilidad y la ineficacia de nuestro sistema preventivo y demuestra que la accidentalidad aumenta en mayor medida que la ocupación.

La precariedad es una constante del mercado de trabajo cada vez más evidente. El pasado mes de marzo el 85% de los nuevos contratos laborales que se registraron en Catalunya fueron temporales, y el 40% de estos tuvieron una duración de menos de un mes. La alta rotación de los contratos de tan corta duración impide garantizar a este colectivo los derechos de información y formación sobre los riesgos y las medidas preventivas.

Los datos de siniestralidad de los accidentes laborales con baja del 2016 nos muestran que 61.106 hombres sufrieron accidentes ante los 28.089 accidentes laborales sufridos por las mujeres trabajadoras. En cambio, el registro de enfermedades profesionales indica que el 2016, 837 mujeres sufrieron una enfermedad profesional ante 725 hombres.

Ante todo esto, y en el marco del 28 de Abril, Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, UGT y CCOO nos reafirmamos en la necesidad de poner fin a la precariedad para mejorar la prevención de riesgos y reducir los daños a la salud. Con este objetivo, proponemos las medidas siguientes:

 

    - Revertir la reforma del marco jurídico de las mutuas, que ha supuesto un recorte de los derechos de los trabajadores y trabajadoras, una invasión de las competencias de los servicios públicos de salud y una privatización en la gestión de actividades que tendrían que ser exclusivas de la Seguridad Social.

    - Reorientar el Institut Català d?Avaluacions Mèdiques (ICAM), con una visión social, útil y sostenible, con la participación de los agentes sociales, con objeto de replantear los criterios para realizar las evaluaciones médicas y evitar dar altas indebidas a personas que no están en condiciones de volver a trabajar.

    - Suprimir el programa de incentivación económica y control de la incapacidad temporal que está llevando a cabo el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) para recortar la duración de las bajas, puesto que considera defraudadores  los trabajadores y trabajadoras enfermos y fomenta la mala praxis médica.

    - Intensificar las políticas activas en materia de prevención, dotando de recursos económicos y humanos suficientes al Institut Català de Seguretat i Salut Laboral (ICSSL) y al Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT).

    - Reforzar los mecanismos de control del cumplimiento de la legislación en materia de igualdad a las empresas y en la lucha contra el fraude y la economía sumergida.

    - Apuesta decidida del Govern de Catalunya por una estrategia catalana de seguridad y salud en el trabajo.

    - Exigir que la Inspección de Trabajo aumente las acciones inspectoras en materia de seguridad y salud, haciendo cumplir las normas reguladoras a las empresas y exigiendo unas propuestas preventivas de calidad a los servicios de prevención, para situar en primer lugar la eliminación de los riesgos en vez de los actuales criterios economicistas reductores de la prevención.

    - Promover la figura del delegado o delegada de prevención territorial o sectorial a las empresas de menos de 6 trabajadores y trabajadoras, que no tienen derecho a escoger un delegado o delegada de personal. Esta medida permitiría asegurar el ejercicio del derecho a la salud y la seguridad y equiparar los niveles de protección de estos trabajadores y trabajadoras a los del resto de las empresas.

Este 28 de Abril, Día Internacional de la Salud y la Seguridad en el Trabajo, CCOO y UGT recordaremos las personas trabajadoras que murieron, o perdieron la salud para ganarse la vida, y nos comprometemos a luchar durante el resto del año para poner fin a la precariedad, a la desigualdad y a las injustas condiciones de trabajo que se encuentran detrás de los accidentes y de las enfermedades profesionales.

Manifiesto conjunto de CCOO de Catalunya y UGT para el 28 de Abril del 2017