Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Carrera profesional

CCOO BANESTO
Comunicado unitario CCOO - UGT - FITC - CGT
Firmado un acuerdo pionero en el sector para superar una histórica discriminación

EL DERECHO DE LOS REPRESENTANTES LEGALES DE LOS TRABAJADORES A SER TRATADOS POR IGUAL


Recientemente y tras muchos meses de negociaciones, se firmó entre los Sindicatos CCOO, UGT, FITC y CGT (extensible al resto de Sindicatos minoritarios) y la Dirección de la empresa el Acuerdo del Estatuto del Delegado, con la finalidad de normalizar la integración de la representación legal y sindical de los trabajadores del Banco en los sistemas o métodos de desarrollo profesional y de retribución variable del mismo.


pdf
print
pmail

En los últimos tiempos hemos puesto de manifiesto, ante las principales empresas y en la propia negociación colectiva del sector, la necesidad de cerrar acuerdos y medidas concretas contra la discriminación en todas sus vertientes, incluida la sindical.

En este sentido, como ya os informamos a través de diferentes circulares que editamos al respecto, se llegó a un Acuerdo sobre el Estatuto del delegado, lo que ha permitido tomar las primeras medidas para ir corrigiendo el trato discriminatorio dispensado de forma histórica a los representantes de los trabajadores.

Hasta ahora cuando un trabajador o trabajadora tomaba la decisión legítima y necesaria de ser representante sindical, debía asumir la carga de una interrupción absoluta de su carrera profesional, de una merma severa de sus retribuciones ante la imposibilidad de tener CPT ni de poder obtener bonus.

Con este Acuerdo, también supone reconocer, por parte del Banco, que la tarea de representar legal y sindicalmente a la plantilla forma parte de la actividad de la empresa y que en una sociedad moderna y democrática la acción sindical ha de tener un papel normalizado, haciendo posible compatibilizar la defensa de los intereses de los trabajadores con un adecuado desarrollo profesional.

Sabemos que no vamos a solucionar en su totalidad este tema, pero también sabemos que es el primer paso hacia la superación definitiva de esta discriminación. De no haber conseguido normalizar la situación, nos podríamos encontrar que sólo se optara a la tarea sindical desde el resentimiento y la frustración y no como debe ser, es decir, desde la coherencia, la responsabilidad y la eficacia en la defensa de los intereses de toda la plantilla.

No se trata de primar a ninguna "élite" sino de establecer unas reglas claras y transparentes que permitan encuadrar dentro de la normalidad en la empresa la tarea sindical sin que ello comporte ningún perjuicio para nadie.

Queremos remarcar básicamente un hecho: Ni son ni queremos privilegios, ni beneficiarnos de ningún trato de favor. Sólo hemos aspirado a un trato equitativo y no discriminatorio, de acuerdo a lo establecido tanto en el Estatuto de los Trabajadores como en la propia Constitución, ni más ni menos.

Seguramente van a llegar circulares criticando este Acuerdo, se van a expresar posiciones distintas a las aquí expuestas, van a haber manipulaciones y tergiversaciones sobre esto, pero no tenemos ninguna duda, este es el camino que nos lleva hacia adelante, el camino hacia el futuro. Las mentiras y los insultos de otros no van a hacernos desfallecer de nuestras convicciones.

Ahora se abre a futuro un camino para que la incorporación de nuevos compañeros y compañeras a la tarea de representar a la plantilla no sea a costa de renunciar a las legítimas aspiraciones que perseguimos para todos, una retribución justa y una carrera profesional negociada y consensuada.

Queremos significar que este acuerdo nos reafirma en nuestra convicción de la necesidad de seguir avanzando en todos los otros temas que tenemos pendientes de mejora en la empresa y que para beneficio de todos debemos abordar sin demora.

Diciembre 2005