Archivado en Comunicados, Beneficios Sociales, Socio Economico

Citibank España pretende hacer negocio con sus empleados

OTRO INSULTO MÁS


Citibank España ofrece a su plantilla el cambio de la tarjeta VISA actual por la nueva VISA-CEPSA. Quien acepte este cambio pasará de pagar un T.A.E. del 10,47% a pagar un T.A.E. del 24,71%. Todo un "chollo".


pdf
print
pmail

OTRO INSULTO MAS

 

Como podéis recordar por nuestras notas informativas, en numerosas ocasiones hemos solicitado a la dirección de la empresa una mejora de nuestras condiciones de trabajo, tanto en el marco de las condiciones laborales, como en el de los beneficios sociales (becas corporativas, seguro médico, homologación con el resto de empresas del Grupo, incremento precio del kilometraje y las dietas, cobro de comisiones disposiciones de efectivo tarjeta citicard, incremento vales de comida, premio fidelidad y un largo etcétera.

 

A día de hoy seguimos sin homologar los beneficios sociales, sin negociar mejoras y constatando que la voluntad de motivar a la plantilla, estimulándola positivamente, es nula por parte de la dirección del Banco. Por el contrario, venimos observando cómo día a día crecen las desventajas de ser empleado de Citibank.

 

El pasado mes de Noviembre, reclamábamos para los empleados/as las mismas condiciones que el banco ofrece a sus clientes por domiciliar su nómina. Entre otras ventajas destaca la de estar exento del pago de comisiones en disposiciones de efectivo en cajeros servired.

 

Esta situación, como todos sabéis, se sigue manteniendo a día de hoy. Es decir, las condiciones de las que disfrutamos en nuestra cuenta corriente son claramente inferiores a las de los clientes externos.

 

La semana pasada recibíamos con estupor la “sensacional” oferta para empleados de la tarjeta de crédito Visa-Cepsa. Esta oferta consiste en renunciar a la tarjeta de crédito VISA, con un TAE del 10,47%, para solicitar la nueva VISA-CEPSA, con un TAE del 24,71%.

 

Nos parece absolutamente impresentable que el banco intente hacer negocio con los empleados/as y reflotar la baja aceptación que está teniendo este producto en el mercado a costa de los propios empleados. Nosotros no tenemos la culpa de que sólo se estén cumpliendo los objetivos previstos en un 20 ó 25%.

 

De todas maneras la oferta en sí misma no nos parece lo más grave. Ningún compañero/a en su sano juicio se decidirá por aceptar esta “suculenta” oferta. Lo verdaderamente indignante es lo que, a nuestro modo de ver, significa este ofrecimiento: una evidente falta de consideración hacia la plantilla y un insulto a nuestra inteligencia.

 

Si las privilegiadas mentes de algunos de nuestros directivos no dan para algo más que esto..... malos tiempos nos esperan.

 

Como podemos observar, los empleados/as, considerados hipócritamente por la empresa, en diversas ocasiones y por escrito, como su mejor activo, no hemos merecido ni merecemos ninguna atención por su parte.

 

En resumen, si sólo se acuerdan de nosotros para este tipo de cosas, es mejor que nos olviden.

 

Os seguiremos informando.  

 

5 de octubre de 2005