Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

CCOO BANESTO

¿Gacelas y tortugas?


Hay rumores insistentes de que el banco, movido por un afán permanente de motivar a la plantilla, ha decidido publicar una clasificación de los mejores y peores comerciales. Para resaltar el carácter competitivo de la acción, parece ser que van a identificar a los trabajadores con animales con objeto de resaltar la ligereza o no en la consecución de objetivos.


pdf
print
pmail
No sabemos si al fin se va a imponer este criterio de patio de colegio, que recuerda la pedagogía de "la letra con sangre entra". Hay personas que se olvidan que estamos en el siglo XXI y que los métodos de trabajo llevan evolucionando muchos años en las empresas.

No nos parece de recibo volver a motivar a los trabajadores con el miedo y la intimidación como principal argumento. Si lo que se precisa es mayor compromiso con las directrices comerciales, quizás haya que analizar más detenidamente los motivos por los que la plantilla está cada vez más desmotivada. Nos permitimos hacer alguna sugerencia al respecto:
  • La escasez de plantilla es alarmante, se genera un incesante clima de estrés y ansiedad laboral que se acentúa en época de vacaciones o en bajas por enfermedad.
  • Las presiones por objetivos se llevan más allá de lo soportable, algunos directivos se distinguen por sus malos modos, cuando no por los insultos y atropellos.
  • Las reuniones sin sentido son un argumento comercial que cada vez está teniendo más peso dentro del día a día de las oficinas, así como los informes más variopintos para diversos responsables que aumentan extraordinariamente la labor burocrática en detrimento del trabajo cotidiano.
  • Las bajas de personal por fuga a otras entidades alcanza casi el 50% de los ingresados en algunos años, lo que nos induce a pensar que hay muy poco interés en mantener este capital humano en el banco. La inversión en selección y formación se dilapida alegremente mediante el abuso de poder y las pésimas condiciones laborales y debemos recordar, que éstas no son solo las salariales.
  • El sistema de Bonus es tan opaco y confuso que lo único que parece querer garantizar son los objetivos, dejando las retribuciones al arbitrio de los responsables de turno.
  • La desconfianza de la plantilla ante las iniciativas del banco está motivada por la continua manipulación de los objetivos a alcanzar. Se vende públicamente una imagen y los trabajadores ven cómo se contradice continuamente con la realidad de Banesto.
En CCOO pensamos que si el banco ha detectado una falta de motivación entre los trabajadores, debe analizar en profundidad los motivos. No se puede recurrir sistemáticamente a la amenaza y la presión como principales elementos de estímulo de la plantilla.

Esta idea de ridiculizar a los trabajadores, si se termina poniendo en práctica, será una vuelta de tuerca en esta dinámica de presión. Desde CCOO la valoramos muy negativamente y desde luego pondremos todo nuestro empeño en que este tipo de prácticas desaparezcan de Banesto.

Mayo de 2005