Cada empleo del Plan-E le cuesta al Gobierno más de 36.900 euros.

Archivado en Noticias, Empleo, Socio Economico

CCOO Asepeyo

Cada empleo del Plan-E le cuesta al Gobierno más de 36.900 euros.


Se gastará 30 millones en carteles de proyectos que incluyen salas de musculación, nichos y velatorios.



pdf
print
pmail

16-01-2009 - El Gobierno hizo ayer el primer balance del plan estrella de Zapatero para paliar la sangría de parados: los 8.000 millones que dará a los ayuntamientos para inversiones generadoras de empleo. Los consistorios sólo pueden contratar a desempleados apuntados en las listas del Inem para estas obras, lo que evidencia el interés de reducir al precio que sea los 3,1 millones de parados.

Y el precio es considerable. Cada uno de los empleos generados a través del Plan-E costará casi 37.000 euros. Esa cifra es 15 veces superior a la subvención que el Estado dio en la reforma laboral de 2006 para convertir empleo temporal en fijo.

Entonces se abonaban 2.400 euros, a razón de 800 al año, lo que garantizaba el empleo, al menos, para tres años, algo que los proyectos presentados por los ayuntamientos ni siquiera acarician, ya que, como tarde, habrán de finalizar en marzo de 2010.

Por ahora, informó ayer el Ministerio de Administraciones Públicas, que es el encargado de gestionar el Fondo Estatal de Inversión Local, se ha dado el visto bueno a 7.376 proyectos, de los más de 12.000 que, según dijo la ministra Elena Salgado, han llegado a su sede. El montante que deberá desembolsar el Estado asciende, hasta la fecha, a 3.155 millones de euros, pero las solicitudes elevan el total a 4.000 millones.

Y eso que únicamente se han recibido peticiones de 2.950 ayuntamientos, de los más de 8.000 municipios con los que cuenta nuestro país.La cantidad máxima que el Gobierno estipuló en este programa -el que más dinero costará del Plan Español para el Estímulo de la Economía y el Empleo- es de 8.000 millones de euros.

Los 7.376 proyectos adjudicados (con el citado gasto de 3.155 millones) permitirán la generación de 85.450 empleos, lo que arroja un desembolso de 36.922 euros por cada parado que salga de las listas del Inem y se incorpore al Plan-E.

Los ayuntamientos deben acompañar a cada una de sus solicitudes una memoria de los nuevos puestos de trabajo que la iniciativa contribuirá a generar.

El debate está en la idoneidad y conveniencia de los proyectos aprobados, buena parte de los cuales está lejos de generar obras que ahonden en la mejora de la productividad y la competitividad de la economía española.

Así, entre las obras ya adjudicadas se suceden los acondicionamientos y mejoras de los cementerios de un buen número de municipios.Las nuevas sepulturas, nichos y panteones figuran entre las prioridades de los gobernantes.

Hay otros, eso sí, que prefieren gastar el dinero que les dará el Estado central en proyectos que disfrutarán los vivos. En este caso aparecen como los principales, sobre todo si practican deporte; aunque es dudoso que, más allá de aligerar las listas del desempleo, contribuyan a mejorar el patrón productivo del país. Es el caso de muchos campos de fútbol de tierra que serán cambiados por otros de hierba artificial, la construcción de pistas de pádel (algunas incluso con paredes de vidrio, frente a las más baratas de piedra) o SPA rurales.

Los contribuyentes se pueden preguntar para qué quieren en Grañén (Huesca), un reloj solar que costará 52.000 euros o el número de practicantes de skate-board en Marbella (Málaga), a los que por 58.000 euros se les «adecuará» esa zona de ocio. En La Coruña disfrutarán de una nueva sala de musculación por 99.199 euros y en Osa de la Vega (Cuenca) de un gimnasio que costará 63.200 euros.

La gran ventaja para los ayuntamientos es que no tienen que adelantar ni un euro. Es más, con la simple adjudicación del proyecto ya reciben de las arcas públicas el 70% del coste del mismo, mientras que el 30% restante se entrega a la finalización de las obras.

Pero ni así se consigue que no haya quien piense en seguir recaudando.O, en caso contrario, ¿para qué quiere el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, construir un nuevo depósito de vehículos? Que se vayan preparando los amantes de la doble fila y el aparcar donde se pueda en la capital de España, porque la ciudad tendrá en breve nuevas dependencias para albergar sus coches.

Los ayuntamientos han de ser ágiles porque hay fechas tope. La primera, el 24 de enero, para presentar los proyectos. Y la segunda, marzo de 2010, para que las obras estén finalizadas. En esa fecha, el Gobierno espera que la economía ya esté en una senda de recuperación, con lo que no necesitaría estos proyectos para reducir las listas del paro.

El problema es que, mientras tanto, este plan habrá costado alrededor de ocho décimas de déficit público y habrá generado un endeudamiento adicional que los ciudadanos deberán sufragar con sus impuestos.

Pistas de pádel, un aula de musculación, un órgano...

J. M. / Madrid

Cuando todos los proyectos municipales que se hayan acogido al plan de Zapatero se hayan terminado, no habrá pueblo que no tenga un nuevo cementerio con nichos remodelados, los vestuarios de los campos de fútbol de Primera Regional serán como los de la Champions y en cualquier lugar de Castilla podrá surgir un campeón de pádel. En esto, y en campos de hierba artificial, alumbrado público y hogares del pensionista se quieren gastar los ayuntamientos el dinero. Hay propuestas rocambolescas:

Novelda (Alicante) quiere construir el primer órgano musical de piedra del mundo. Costará 150.000 euros.

Calahorra gastará casi dos millones en cubrir el frontón.

Membrilla tendrá un aula de musculación por 50.000 euros.

Varios pueblos harán pistas de skate. La de Fabero, en El Bierzo, valdrá 180.000 euros.

En Lepe serán los nuevos ases del balompié. Su ciudad del fútbol costará cuatro millones. En Torrevieja, para jugar al rugby gastarán otros dos.

JUAN EMILIO MAILLO
El Mundo


 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]