Archivado en Noticias, Socio Economico

CCOO Asepeyo

CCOO muestra su profunda preocupación ante un cuadro de estancamiento económico, inflación y destrucción de empleo


El Gobierno no debe conceder financiación privilegiada a aquellas empresas que durante la etapa de bonanza económica consiguieron pingues beneficios y no se preocuparon de fortalecer su posición con aportaciones a reservas, y ahora pretenden afrontar la nueva situación con el acceso a créditos más baratos pagados por todos los españoles o mediante la destrucción de empleo.



pdf
print
pmail

18-08-2008 - El estancamiento económico y la elevada inflación dibujan un panorama muy complicado que desgraciadamente tiene muchas posibilidades de estar acompañado de una fuerte destrucción de empleo en los próximos trimestres. En esta delicada situación, CCOO valora la preocupación del Gobierno, incluida la convocatoria de un Consejo de Ministros extraordinario en el mes de agosto para analizar la situación, si bien, es bastante difícil encontrar soluciones mágicas a graves problemas generados durante la última década, que para su solución necesitan de voluntad política, recursos financieros, mucho trabajo y tiempo para que den resultado.

CCOO viene advirtiendo desde varios años de la fragilidad de los cimientos de la economía española y de los efectos secundarios de un modelo de crecimiento concentrado en la construcción y en la elevación artificial del precio de la vivienda, al abrigo de dos factores extraordinarios: la bajada de tipos de interés hasta niveles no habituales y excesivo alargamiento temporal de los préstamos hipotecarios. Por este motivo, la limitación del endeudamiento de las familias y del incremento en el precio de la vivienda eran objetivos clave en el pasado reciente que habrían restado virulencia a la actual crisis.

Como resultado de un tiempo de desmesura donde la riqueza creada no se ha repartido de forma equilibrada, la economía española se encuentra muy endeudada tanto interna como externamente, y la falta de inversiones dirigidas a sectores de actividad diferentes a la construcción explica su saldo negativo en prácticamente todos los epígrafes de la balanza de pagos. El precio del petróleo y la crisis financiera internacional no colaboran a mejorar las deficiencias internas. Los problemas, por tanto, son graves y necesitan de voluntad política, recursos financieros, mucho trabajo y tiempo para que den resultado.

En opinión de CCOO, las medidas adoptadas hasta la fecha podrían haber estado orientadas en otra dirección con más posibilidades de ayudar a mejorar la actual situación. Algunas actuaciones adoptadas en la anterior legislatura (bajada de impuestos directos e incentivos a la construcción residencial para vivienda en propiedad) han agotado buena parte de los márgenes para afrontar la actual situación y decisiones de esta legislatura profundizan en la misma dirección. CCOO no comparte la rebaja del IRPF mediante la deducción en cuota de 400 euros (pérdida de recaudación de 5.500 millones de euros) y tampoco considera adecuada la desaparición del Impuesto sobre el Patrimonio (pérdida de ingresos por valor de 1.440 millones de euros), un tributo muy lejos de estar soportado por la clase media como demuestra que los contribuyentes con un patrimonio superior a 1,2 millones de euros aportan el 61,3% de la cuota líquida (detalle en nota adjunta).


Conocido el fuerte descenso en los ingresos públicos que afecta a todos los niveles de gobierno es necesario elegir cuidadosamente el volumen y el destino del gasto, a la vez que contar con la máxima coordinación entre administraciones, de manera que CCOO considera que los recursos públicos se deberían concentrar en las siguientes políticas de gasto:

Actuaciones ambiciosas en materia de vivienda, concentradas en el alquiler para romper las actuales barreras de acceso a la vivienda y reducir significativamente el excesivo esfuerzo exigido a los ciudadanos en este bien básico, para además, no continuar el proceso de aumento del endeudamiento de las familias españolas.

Generalización de la educación de cero a tres años, de manera que se cubra la actual demanda y se genere empleo en el sector.

Acelerar la puesta en marcha de los servicios dirigidos a las personas dependientes con la consecuente mejora de unos servicios sociales insuficientes y un impulso en la creación de empleo en ese sector de actividad.

Asegurar la cobertura de las prestaciones económicas por desempleo e impulsar medidas más estratégicas que las anunciadas para mejorar el funcionamiento de los Servicios Públicos de Empleo y que sean capaces de acompañar en su reinserción laboral a todas las personas desempleadas inscritas, ya que el paro está afectando a más trabajadores que a los del sector de la construcción

La puesta en marcha de estas políticas combina la satisfacción de demandas muy sentidas por la población con un revulsivo a la actividad económica y, por tanto, implica un uso más eficiente y equitativo de los recursos públicos.

Por último, sería conveniente que el Gobierno evitara conceder financiación privilegiada a aquellas empresas que durante la etapa de bonanza económica consiguieron pingues beneficios y no se preocuparon de fortalecer su posición con aportaciones a reservas, y ahora pretenden afrontar la nueva situación con el acceso a créditos más baratos pagados por todos los españoles o mediante la destrucción de empleo.

CCOO



 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]