Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Alrededor de la mala gestión y otras ”enfermedades” de nuestra Entidad


Nuestro Director General, de manera airada, confusa y echando pelotas fuera, respondió a nuestra petición de explicaciones alrededor de la denuncia de uno de los tasadores sobre supuestas irregularidades que se cometían en Caixa Laietana, utilizando un tono francamente decepcionante.



pdf
print
pmail

Ni la forma, ni mucho menos el fondo responden a aquello que desde Comisiones Obreras le reclamábamos. Por ello, le hemos vuelto a dirigir una carta (que reproducimos un poco más abajo).

Pero antes, queremos hacer énfasis en una cuestión capital: la gestión. Una gestión desafortunada que a lo largo del tiempo hemos venido denunciando desde Comisiones Obreras, con escritos, pero también de manera clara y contundente, en la calle, tal y cómo se hizo en el año 2005.

Porque el sindicalismo, desde su fundación, es algo más que espíritu crítico, es acción, es compromiso, es reivindicación allí donde sea necesario y para ello ha de emplear todos los medios posibles, también los de la pancarta y el silbato. ¡Faltaría más!.
Y ahora no será el momento de extendernos demasiado sobre este tema, pero gracias a pancartas, pitos, manifestaciones y huelgas, se han resuelto más de un conflicto (el más reciente y de mayor calado, el del famoso decretazo, que pretendía recortar derechos de los trabajadores y trabajadoras de este país)

Por todo ello, cuando tenemos ante nosotros una Dirección como la nuestra que se NIEGA, como ninguna otro dirección de Cajas ( de las catalanas, seguro) a reconocer el papel de los sindicatos (y no de ahora, sino prácticamente desde siempre; la prueba de ello la tenemos en los escasos pactos y acuerdos que tenemos), y a menoscabar los derechos de trabajadores y trabajadoras, es obvio que Comisiones Obreras no se puede quedar sólo con la palabra en la boca.

Decíamos, al hablar más arriba sobre la gestión, que aquel año 2005 en la Asamblea General, siguiendo coherentemente el guión de reivindicación sindical que llevábamos a cabo, votamos en contra de la gestión de la Dirección. Postura que hemos mantenido a lo largo de estos últimos años, sin cambiar ni nuestro discurso ni nuestra actitud reivindicativa. (os recordamos que todavía tenemos pendientes algunas resoluciones a denuncias planteadas contra la Dirección en temas económicos y laborales)

Por lo tanto, ya hace muchos años que sabemos qué va mal en Caixa Laietana. Pero la cosa se ha ido agravando hasta llegar a este punto, no sabemos si de no retorno.

Lo hemos dicho hasta la saciedad, pero alguien se hace el sordo: NO VAMOS BIEN, y lo que es más grave, seguramente iremos a peor.

A pesar de todo este panorama oscuro que tenemos enfrente (cada vez tenemos más mala fama fuera de aquí, y lo saben muy bien los que se van a otras entidades, recibidos poco menos que como héroes por haber aguantado tanto en tan nefastas condiciones laborales), creemos que estamos a tiempo de reorientar el rumbo. Sólo hace falta un poco de sentido común por parte de la Dirección y la voluntad de dialogar con la representación laboral con tal de que podamos llegar a buenos acuerdos que nos hagan sentir como nuestra esta Entidad.

Todos y todas saldremos ganando.

________________________________________


         Mataró, 4 de Octubre de 2.007
SR. DIRECTOR GENERAL
DE CAIXA LAIETANA

Muy señor mío,

Hemos recibido su respuesta a nuestra nota ¿Tasaciones bajo sospecha?, publicada en nuestra Intranet el pasado 24 de septiembre, y queremos hacerle las siguientes consideraciones:

 1)lamentamos profundamente el tono de descalificación de su nota acusándonos de mala fe y de poco inteligentes.
 2)en ningún caso nuestro comunicado acusa a nadie directamente de los hechos que se denuncian en la nota del Sr. Batlle. Nos preocupan los hechos y así se lo expresamos. Pero por lo que se desprende de su nota parece que se lo haya tomado como si fuera algo personal y ello sí que podría dar qué pensar.
 3)evidentemente, sí que criticamos su gestión, es obvio que no nos gusta como lo hace, y así se lo hemos expresado en varias ocasiones, sin escondernos y sin mala fe, haciendo uso de la palabra y del derecho a la libertad de expresión, derechos incuestionables de los que hacemos uso como y de la manera que creemos conveniente.
 4)no sólo estamos en CCOO para defender los intereses laborales de los trabajadores y trabajadoras de esta Institución, sino que también tenemos que velar por la buena marcha de la misma, exigiendo a la Dirección una actuación eficaz y transparente en sus decisiones estratégicas, pero también estamos para defenderla cuando alguien intenta desestabilizarla, desde dentro o desde fuera, como es el caso que ahora nos ocupa.
 5)la nota del Sr. Batlle, al margen de exponer su descontento con la Entidad que usted dirige (tema en el que nosotros no entramos), contiene acusaciones meridianamente claras (lea, por favor con atención el párrafo que va desde nuestro despacho.... hasta... y pasa el trámite de la Comisión?, siendo este punto sobre el cual le hemos pedido explicaciones pertinentes.
 6)porque la carta del Sr. Batlle, señor Director General, viene firmada por el mismo tasador, por lo tanto no estamos hablando de un anónimo o similar, y por ello sí que tiene aires de verosimilitud, y como usted dice quizás contiene medias verdades.
 7)siendo así, y dado que no nos ha contestado todavía a aquello que le solicitamos, volvemos a insistir para que nos dé cumplida respuesta a nuestra petición y nos aclare que hay de verdad en todo ello.
 8) porque lo que usted no puede hacer es atacarnos para desviar la atención; porque este Sr. Batlle acusa directamente a la Institución que usted dirige (y a la cual todos nosotros pertenecemos y defendemos) de obligarlo a incumplir la normativa, y siendo tan clara y manifiesta la denuncia no entendemos que no salga a defender la credibilidad de sus subordinados y la suya misma, así como el buen nombre de la Caixa, claramente cuestionadas por el Sr. Batlle, y  con ello tranquilizar a toda la plantilla.

Dicho de otra manera Sr. Director General, ¿no cree que hay motivos más que sobrados para que la Entidad actúe (por la vía judicial, si fuera preciso) contra este señor si estas acusaciones son infundadas? En caso contrario, sí que podremos pensar, con cierta razón, que hay algo más que medias verdades en las afirmaciones del Sr. Batlle.

Atentamente,

SECCIÓN SINDICAL DE COMISIONES OBRERAS