Skype amenaza el negocio móvil de las 'telecos'

Archivado en Noticias, Ciberderechos, Internet

CCOO Asepeyo

Skype amenaza el negocio móvil de las 'telecos'


El uso masivo de este programa para hablar gratis por internet y las redes sociales reducen los ingresos de los operadores.



pdf
print
pmail

09-03-2009 - En los últimos años, el uso intensivo del teléfono móvil y el crecimiento de internet no han hecho más que incrementar los ingresos de las empresas de telecomunicaciones. Ese proceso imparable amenaza ahora con volverse en contra de los grandes operadores que temen que el éxito de Skype, una herramienta para hablar gratis por la Red, se convierta en su peor enemigo.

Este programa, que se descarga y maneja de forma similar al Messenger, permite llamar desde el PC a cualquier parte del mundo sin límite de tiempo con el único pago del ADSL. Su uso sencillo ha enganchado a más de seis millones de internautas en España y 405 millones en todo el mundo, lo que ha obligado a las operadoras de telefonía fija a lanzar tarifas planas y promociones en los últimos años para llamar al extranjero a precios más atractivos.

Ahora, Skype ha aterrizado en el móvil acompañado de otros servicios de comunicaciones, como la mensajería instantánea o las redes sociales, que permiten al usuario estar conectado con todo su entorno a través de internet y pagar una tarifa plana de datos al operador de telefonía.

Y parece que no hay marcha atrás en su desarrollo. El fabricante Nokia ha anunciado que sus teléfonos incorporarán Skype a partir del tercer trimestre de 2009, mientras que la empresa Fring ha preparado el programa para que los usuarios se lo descarguen y accedan a él de forma directa desde el menú del terminal.

Los grandes operadores han mostrado su rechazo a esta invasión de la telefonía IP (Internet Protocol, en sus siglas en inglés) en el móvil. Saben que su potencial en el teléfono es superior al del PC, pues no hace falta encender el ordenador y preparar los micrófonos y auriculares para iniciar una conversación.

Tras años de crecimiento, los ingresos de voz y SMS tradicionales que han sostenido el negocio de la telefonía desde su aparición se ven en peligro, y los gigantes del sector amenazan con negarse a subvencionar los terminales de Nokia que incorporen el programa.

Sin embargo, a diferencia de lo que ocurre en el mercado del fijo, en el mundo del móvil la competencia ha permitido la aparición de operadores de bajo coste que están dispuestos a pelear por imponer el uso de esta herramienta.

Uno de ellos, el Operador Móvil Virtual (OMV) MásMóvil, ha emprendido este camino en España al invitar a sus clientes a descargarse Fring para acceder desde el menú del teléfono a Skype, Facebook o Messenger, entre otros. Con esta herramienta, una llamada con el móvil de una hora a cualquier punto del planeta cuesta 0,60 euros. Además, el operador pronto lanzará tarifas planas de internet que podrían reducir aún más este coste y acabar con los ingresos por SMS, que están siendo sustituidos por los mensajes en Twitter, Facebook, Tuenti, MySpace y otras redes sociales.

«Los terminales 3G (tecnología que permite navegar por internet) se están generalizando y queremos posicionarnos en este nuevo mercado para el futuro», explica a este periódico Alberto Lorente, responsable de marketing de MásMóvil.

El negocio de los datos

En un mercado en el que los servicios de voz ya son maduros, empresas como Telefónica, Vodafone o France Telecom (conocida en España como Orange), habían encontrado en los datos un nuevo negocio para seguir creciendo.

El éxito de los nuevos smartPhones, que mejoran la experiencia del usuario al navegar por internet, y la buena acogida entre los clientes de servicios como el correo electrónico, el tiempo o la evolución de las Bolsas, también ha animado a las compañías low cost como Yoigo o Simyo a lanzar tarifas planas de datos.

«La telefonía fija tradicional se ha transformado en telefonía de acceso a internet y son muchos los que utilizan su conexión de ADSL para hablar. Ahora va a pasar lo mismo con el teléfono móvil», afirma Lorente.

Los grandes operadores están de acuerdo con ese diagnóstico, aunque difieren en su estrategia para rentabilizar el nuevo entorno.

«A largo plazo, los precios de las llamadas del móvil van a seguir cayendo y gran parte de la red móvil utilizará el 3G. En este contexto, programas como Skype no tendrán sentido», afirma a este periódico un portavoz de Vodafone.

Sin embargo, mientras se materializa esa bajada real de los precios de telefonía, los datos que maneja el grupo eBay, propietario de Skype, demuestran que el interés de los usuarios por esta herramienta va en aumento.

Hasta la fecha, Skype ha generado un tráfico en llamadas gratuitas por todo el planeta de más de 100.000 millones de minutos.

Además de las llamadas sin coste entre usuarios conectados al programa, Skype permite llamar a fijos y móviles a un precio por llamada muy competitivo.

El negocio de la telefonía IP reportó unas ganancias a la compañía superiores a 550 millones de dólares (más de 434 millones de euros) en 2008.

Con este resultado, el grupo estadounidense eBay ha demostrado que la crisis económica no sólo no afecta a Skype, que nació en 2003, sino que ha fortalecido su negocio por la necesidad de ahorro del consumidor.

En el último trimestre del pasado año, Skype facturó un 26% más que en el mismo periodo del año anterior, hasta 145 millones de dólares (más de 114 millones de euros).

La entrada en la telefonía móvil podría disparar los ingresos de esta empresa que se ha hecho un hueco en el mundo de las telecos sin invertir un euro en las costosas redes para transmitir voz y datos que los operadores han desarrollado desde su nacimiento en los años 90.

Además, las llamadas al extranjero, el uso estrella de Skype: ponen en peligro los ingresos por roaming.

Para defender su negocio y rentabilizar esa inversión, empresas como Vodafone no permiten el uso de Skype con su tarifa plana para internet en el móvil.

La filial española del grupo británico fue pionera en comercializar esas tarifas para elevar sus ingresos. En estos momentos, la compañía ofrece un precio único de 12 euros para descargar 150 megas al mes, mientras que su principal rival, Telefónica, oferta 200 megas a 15 euros y Orange seis euros mensuales más dos euros por día de conexión o 15 euros por un Giga.

Hasta ahora, los terminales no estaban capacitados para soportar el peso de Skype. Pero el mayor logro de Fring ha sido conseguir que el programa funcione en el móvil con un consumo muy bajo de batería y utilizando muy poca capacidad de ancho de banda.Además, ha consolidado esta herramienta con la incorporación de otras aplicaciones, como Messenger o Facebook.

«Con herramientas como Fring, chatear o hablar con el móvil va a ser más barato que ir a un ciber-café en cualquier parte del mundo», concluye el directivo de MásMóvil.

Internet obliga a rediseñar el teléfono

El éxito de Skype y la telefonía IP (llamadas a través de internet) ha obligado a los grandes operadores de telefonía a repensar su negocio de cara al futuro. France Telecom, que opera en España con la marca Orange, ha presentado esta semana al público internacional una propuesta similar a Skype para usuarios del segmento empresas.

Se trata de una herramienta de pago (tiene un coste de 8,5 euros mensuales) que permite hacer llamadas gratis con el móvil y el PC a cualquier parte del mundo sin tarifas 'roaming' entre los usuarios de una misma empresa. Para el resto de llamadas, la compañía ofrece precios competitivos que dependen de la tarifa contratada para el celular, explica un portavoz de la empresa.

Los promotores de este servicio, que se comercializa en Francia desde el pasado noviembre y podría llegar a España próximamente, subrayan que al igual que en Skype, la simplicidad y sencillez del programa (que combina fijo y móvil) son las claves del éxito del programa de internet.

¿GANARA SKYPE ESTA GUERRA?

Operadores tradicionales: rechazan la llegada del programa al teléfono móvil porque amenaza sus ingresos de voz y SMS.

Operadores baratos: en MásMóvil creen que los datos compensarán la caída de los ingresos por servicios tradicionales.

Fabricantes: Nokia apuesta por los servicios Skype e integrará esta herramienta en sus nuevos terminales.

Usuarios: seis millones de españoles ya usan el programa con el que ahorran sobre todo en llamadas al extranjero.

María Vega
El Mundo



 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]