Archivado en Comunicados, Salario, Carrera profesional

Como 2007 ha sido un a帽o malo, la V3 tiene que ser m谩s baja

La evaluaci贸n que nos merecemos


Debemos recordarnos a nosotros mismos, que nadie puede poner en duda nuestra capacidad profesional y disposici贸n ante el trabajo, como ha quedado demostrado nuevamente en 2007. CC.OO. sigue reclamando soluciones respecto a los desajustes producidos por los objetivos del 2007. Las evaluaciones son, precisamente, el momento de actuar con justicia y de reconocer su esfuerzo a la plantilla


pdf
print
pmail

La evaluaci贸n que nos merecemos

Inmersos en el proceso de evaluaciones que contemplan los acuerdos del SVR para todos los empleados de la Caja, nos hemos topado con una primera e importante sorpresa. Y es que son no una, sino varias las Direcciones de Negocio donde se est谩n transmitiendo instrucciones para aplicar esta ecuaci贸n: como 2007 ha sido un a帽o malo, la V3 tiene que ser m谩s baja.

Lo primero que cabe recordar es la naturaleza del Sistema de Valoraci贸n de Resultados, cosa que demuestran desconocer quienes est谩n transmitiendo instrucciones tan desafortunadas. El sistema se compone de variables que miden cada una distintos aspectos. En concreto, la V2 mide el cumplimiento de los objetivos anuales por el centro de trabajo; mientras que en la V3 no se mide ni la cantidad de trabajo desarrollado por una persona, ni los objetivos que ha alcanzado, ni la importancia del puesto que ocupa, sino la actitud y la disposici贸n personal en relaci贸n a cada una de las competencias expresadas en la evaluaci贸n.

Debemos recordarnos a nosotros mismos, como trabajadores de la Caja, que nadie puede poner en duda nuestra capacidad profesional y disposici贸n ante el trabajo, como ha quedado demostrado nuevamente en 2007.

La plantilla no es quien ha puesto mal los objetivos del 2007, dise帽ado las pol铆ticas comerciales, ni decidido limitaciones que en muchos casos han sido decisivas en cuanto a los resultados finales de los centros. Por el contrario, lo que hemos hecho los trabajadores en 2007 es crecernos ante las dificultades (tanto las objetivas del mercado como las internas, derivadas de unos objetivos disparatados) y poner m谩s carne en el asador, si cabe.

Por eso, intentar trasladar un mal a帽o en cuanto al cumplimiento de los objetivos a la V3 de los trabajadores y repercutirlo en su retribuci贸n es una provocaci贸n, una chuler铆a, una vuelta de tuerca inaceptable. Este tipo de actuaciones s贸lo consiguen efectos negativos: generan dudas sobre el SVR y contribuyen a desvirtuarlo; siembran discordia en los equipos de trabajo, enfrentando a los compa帽eros de forma insana, o sea, m谩s all谩 de lo que ser铆a una competencia sana; aportan desconfianza en los gestores; y aumentan la idea, esta vez apoyada en hechos, de trabajar duro para nada.

Es necesario, pero lamentable, tener que hacer un comunicado como este, porque los hechos que aqu铆 denunciamos (y otros recientes, como la instrucci贸n a las oficinas de enviar un correo a las 14 h. detallando la producci贸n diaria) demuestran la miop铆a de algunos gestores y el da帽o que pueden hacer algunas decisiones. 驴A qui茅n rinden cuenta por ello y cu谩ndo?.

CC.OO. sigue reclamando soluciones respecto a los desajustes producidos por los objetivos del 2007. Junto a las medidas que se puedan acordar con la Direcci贸n, las evaluaciones son, precisamente, el momento de actuar con justicia y de reconocer su esfuerzo a la plantilla, sobre todo despu茅s de un a帽o como el que acaba de concluir. De hecho, lo que deber铆a ocurrir es lo contrario de lo que desde algunas instancias parece sugerirse; y es que las evaluaciones de este a帽o subieran, de una forma natural y como resultado de la actitud personal observada en 2007.

CC.OO. va a realizar un seguimiento exhaustivo de la situaci贸n y solicita a todos los implicados en las evaluaciones un ejercicio de responsabilidad y cordura.

Madrid, 11 de enero de 2008