¿SE QUIEREN ROMPER LAS REGLAS DEL JUEGO?

Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Sobre equipos volantes, horarios singulares en centros comerciales.

¿SE QUIEREN ROMPER LAS REGLAS DEL JUEGO?


Estamos desarrollando, por ejemplo, una negociación sobre equipos volantes y otra sobre horarios singulares en centros comerciales, que afecta a un número reducido de personas, aunque su impacto en la red comercial es mucho mayor, en cuanto a la búsqueda de una mejor calidad en la atención al cliente y de una distribución razonable de las cargas de trabajo, por la vía de refuerzos puntuales de plantilla.


pdf
print
pmail

¿SE QUIEREN ROMPER LAS REGLAS DEL JUEGO?

• En estos tiempos en que la Caja afronta retos decisivos para ganar el futuro y los trabajadores acometen mayores  exigencias con un esfuerzo generoso, lo único que está fuera de lugar es la actitud de la Dirección de Recursos Humanos en determinados aspectos de las relaciones de trabajo. Estamos desarrollando, por ejemplo, una negociación sobre equipos volantes y otra sobre horarios singulares en centros comerciales, que afecta a un número reducido de personas, aunque su impacto en la red comercial es mucho mayor, en cuanto a la búsqueda de una mejor calidad en la atención al cliente y de una distribución razonable de las cargas de trabajo, por la vía de refuerzos puntuales de plantilla.

• Esta negociación responde a un compromiso laboral que la Dirección no terminaba de cumplir, y a necesidades organizativas planteadas desde la propia Entidad. Es, cuando menos, irresponsable que después de una demora injustificada, tras varias rondas de conversaciones y pendientes de lo que pudiera ser la reunión definitiva, la Caja unilateralmente, a espaldas de la mesa de negociación, ordene traslados de trabajadores que están pendientes de los acuerdos que se pudieran alcanzar. Esto es, “si los trabajadores del COL (equipo de sustituciones) querían salir de este servicio se van a enterar, porque salen pero,  ¡a dónde salen!”. Este movimiento lo consideramos una clara agresión a trabajadores concretos a los que se ha querido perjudicar y a lo que representamos los sindicatos como interlocutores y representantes de la plantilla. Mal precedente para próximas negociaciones que van a afectar a toda la plantilla, como es la aplicación del Convenio en materia de Clasificación Profesional.

• Esto no beneficia a nadie: la Caja pierde credibilidad y se va a encontrar con efectos indeseados; lo último que precisan los trabajadores es un proceso marcado por medidas impuestas desde la empresa; y los sindicatos tampoco ganamos nada con conflictos innecesarios. Además, la dinámica inaugurada por la Caja sienta peligrosos precedentes de cara al futuro.  

• Estas señales se suman a otras que viene transmitiendo Recursos Humanos, cuya estrategia pasa por negar la participación de los sindicatos en determinados asuntos, eso sí, tomando buena nota de sus propuestas; y, pasado un tiempo prudencial, presentando luego esas iniciativas como propias. Es el arte de negociar sin ceder ... poder de dirección;  y, de paso, sirve para cosechar una variada pléyade de premios a la gestión.

• Dos ejemplos. Programa Óptima para la promoción de medidas de Igualdad, un proyecto ideado por CC.OO. y el Instituto de la Mujer, para el que, de forma paradójica, Caja Madrid impide la participación de CC.OO., como padre de la criatura en su aplicación en esta empresa. Renovación del Proyecto Internet en Casa, se ofrece ahora lo que propusimos desde el principio: mejora del servicio técnico, router multipuesto, no necesidad de acceder al entorno profesional, etc.

• Esta actitud, tan suficiente, no se compadece con los objetivos manifestados por la Entidad y en nada ayuda a la consecución de los mismos. La Responsabilidad Social Corporativa empieza, como se afirma, por aplicarse con la plantilla, pero la exclusión de sus representantes y las represalias a los trabajadores por mostrarse inquietos ante sus problemas es justamente todo lo contrario de lo socialmente responsable.

• Se impone  un cambio de actitud y de rumbo, pues de persistir la Dirección por esta vía las relaciones laborales se van a complicar sobremanera, con lo que todos perderemos la capacidad de entendimiento que hemos sido capaces de forjar con el transcurso del tiempo.

Madrid, 13 de mayo de 2004