Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

CCOO BANESTO

SEGURIDAD EN LAS OFICINAS Y SANCIONES - 3 -


Hemos detectado sanciones a varios operativos de ventanilla con una amonestación por escrito como consecuencia de una falta en caja.


pdf
print
pmail

Estas situaciones hacen referencia a la misma problemática que venimos denunciando estos últimos meses: la alarmante escasez de plantilla y de medios para cumplir con eficacia la normativa de seguridad.

No ha habido  mala fe, fraude o deslealtad con la empresa, ni incumplimiento laboral en las faltas en caja. No dejan de ser fallos en la organización del trabajo que el banco tiene que subsanar con medidas preventivas y correctoras, no sancionadoras. Por ello hemos iniciado las siguientes actuaciones:

  • Con fecha 11 de abril dirigimos escrito al Comité Estatal de Seguridad y Salud solicitando se tomaran medidas técnicas para evitar la indefensión en la recogida y entrega de las sacas de dinero y solicitando no recayera en los trabajadores dicha responsabilidad.
  • En otro escrito de la misma fecha solicitamos se considerase el atraco como riesgo laboral, a la luz de la sentencia que así lo obliga a las 35 Cajas de Ahorro.
  • Con fecha 21 de Junio escribimos a Relaciones Laborales una carta solicitando dotaran de los medios técnicos y humanos necesarios para el cumplimiento de la normativa o, en su lugar, modificaran dicha normativa para adecuarla a la realidad que se da en las oficinas.

Ante estos hechos debemos recordar:

  • La amonestación por escrito es una sanción disciplinaria por incumplimiento de las obligaciones laborales correspondiente a una falta leve. Su reincidencia dentro de un período de tres meses da lugar a una falta grave, con consecuencias mucho más drásticas.
  • Ante estas actuaciones de la empresa, os recomendamos firmar con recibí no conforme y recurrir la sanción ante el Juzgado de lo Social en el plazo de los 20 días laborales que marca la ley, para lo que podéis poneros en contacto con cualquier delegada o delegado de CCOO.

La conclusión es que hemos de defender nuestro empleo y nuestro salario cumpliendo la normativa, y derivando hacia el banco las tensiones que se originen.

Julio 2007