Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Los nuevos teclados plantean dudas sobre la seguridad de nuestras tarjetas

PROYECTO TITÁN : La Caja nos convoca a una reunión


Los teclados de los puestos de trabajo de la Torre y de Las Rozas han sido sustituidos por otros que, para poder operar, disponen de una ranura en la que debe permanecer insertada la tarjeta de empleado. A su vez, cada vez que se abandone el puesto, hay que retirar la tarjeta y el terminal deja de estar operativo.


pdf
print
pmail
A TODOS LOS TRABAJADORES Y TRABAJADORAS
Los nuevos teclados plantean dudas sobre la seguridad de nuestras tarjetas

 

PROYECTO TITÁN : LA CAJA NOS CONVOCA A UNA REUNIÓN

 

Como venimos señalando desde principios de año (recordamos nuestra información “Nuevos teclados, viejos errores”, de 14 de enero, sobre la reunión que tuvimos con la Caja), los teclados de los puestos de trabajo de la Torre y de Las Rozas han sido sustituidos por otros que, para poder operar, disponen de una ranura en la que debe permanecer insertada la tarjeta de empleado. A su vez, cada vez que se abandone el puesto, hay que retirar la tarjeta y el terminal deja de estar operativo.

Estaba previsto instalar también estos teclados en la red de oficinas, pero su implantación se encuentra en suspenso después de que nuestra representación en la Comisión Ejecutiva de la Caja planteara los problemas de seguridad que presenta el nuevo sistema y la necesidad de su revisión. Como consecuencia de esta iniciativa, la Caja ha convocado a los sindicatos a una nueva reunión, que se celebrará este miércoles, día 14.

Es posible que la Caja intente mejorar la operatividad con este sistema, en cuanto que el terminal solo estaría abierto mientras hubiera una tarjeta insertada; sin embargo, no parece que la mejor vía para obtener más seguridad sea cargar al empleado con una responsabilidad y una presión añadida,  ya que ahora debería estar atento a su tarjeta y no perderla de vista en ningún momento. 

Hasta ahora, la Caja sólo nos ha transmitido que quiere implantar un sistema más seguro, pero resulta cuando menos tosco hacerlo creando nuevos tipos de inseguridades: la simple presencia de la tarjeta de empleado (que también es una tarjeta de débito, vinculada a nuestra cuenta corriente) en el teclado, aumenta el riesgo de pérdida o sustracción; a su vez, la exposición pública de elementos que pertenecen a la esfera privada puede producir una sensación personal de inquietud e incomodidad.

Es muy posible, y esperamos que la Caja lo explique con claridad, que los verdaderos objetivos del nuevo sistema estén ligados al desarrollo de las tarjetas inteligentes, llamadas a jugar un importante papel en el futuro como soporte único de todo tipo de datos personales.

En todo caso, siempre deberá garantizarse a quien lo desee, como opción individual y previa a la implantación, la posibilidad de desvincular los datos relativos a su vida privada de un elemento de trabajo como es una tarjeta de empleado.

Os mantendremos informados de las novedades que se produzcan en este asunto, que preocupa a la plantilla, así como de las posibles iniciativas o propuestas que podamos plantear desde CC.OO.

 

Madrid, 12 de abril de 2004