Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Comunicado 28.08.06

Respuesta de CC.OO. a las acusaciones de la BBK vertidas en la intranet de la empresa.




pdf
print
pmail

Bilbao, 28 de agosto de 2006

A finales de julio la caja colgó en Intranet una nota sobre la situación del convenio en la que, novedosamente, entraba en debate directo con CC OO. En esos mismos días el Presidente se prodigaba en explicaciones ante los directores de Madrid, insistiendo en las mismas tesis que, en cascada, se desparramaban por las estructuras de la dirección. Suponemos pues que ese conjunto de afirmaciones y juicios de intenciones que sobre CC OO se realizan representan la posición institucional, al máximo nivel. Hemos dejado pasar el periodo vacacional de agosto, pero con septiembre a la vuelta de la esquina, nos parece llegado el momento de realizar algunas puntualizaciones.

1º.- En primer lugar nos ha sorprendido el enfoque de la nota y del mensaje de la más alta jerarquía de la caja. Al fin y al cabo si se repasa nuestra hoja, origen de la controversia, no hacíamos más que reiterar nuestra valoración de los planteamientos realizados por la caja sobre el convenio (ver a este respecto nuestros últimos boletines) y aderezarlos con una comparativa con una determinada caja y, obviamente, no por casualidad. Frente a eso, sobre el fondo, la caja nos acusa de “errores intencionados” sin decir cuáles son esos errores y, sobre todo, por qué piensa que son intencionados. Eso sí, se remite a las “Propuestas” que adjunta, de cuyo repaso cualquiera que las lea por derecho podrá concluir que nuestra valoración es bastante ajustada y nada sensacionalista.

Resulta muy candoroso que, a estas alturas, la nota y el Sr. Irala sigan intentando que comulguemos con la tesis de que toda esa propuesta implica “el respeto de los derechos de la actual plantilla”. En realidad, esa propuesta de reclasificación, de nueva ordenación de oficinas etc..., afecta de lleno a toda la plantilla que tenga, para ahora o para el futuro, alguna expectativa de desarrollo profesional. En cualquier caso, las propias propuestas de la caja nos ahorran demasiadas explicaciones: se explican por sí solas.

2º.- Pero donde realmente se explaya la nota e, insistimos, el Sr. Irala en sus mensajes, es en colocarnos la responsabilidad del bloqueo de la negociación y, sobre todo, de una intencionalidad electoral en nuestra posición sobre el convenio. No nos disgusta que se reconozca nuestro protagonismo, pero sin pasarse. Recordamos que nuestra representación en la mesa es el 42% y que, por tanto, todo se puede hacer en la mesa aritméticamente sin nuestro concurso: constituirla, negociar e incluso firmar.

Pero la Caja sabe muy bien que nuestro planteamiento sobre cómo constituir la mesa, y la posterior impugnación de la misma, no era un pretexto que necesite justificaciones. En cualquier caso, nos figuramos que la decisión, en bloque, de la parte social de levantarse de la mesa en su día nada tendrá que ver con intereses electorales de... CC OO.

La cuestión electoral, ni más ni menos, está directamente relacionada con los intereses de la plantilla, exactamente de la plantilla de la expansión, a una buena parte de la cual se pretende dejar sin representación en las próximas elecciones. No necesitamos, obviamente, justificar nuestro interés, pero quizá la caja podría explicarnos el suyo para una expansión sin sindicatos (¿o habría que decir “sin un determinado sindicato”?).

Igual la clave de ese interés la podemos encontrar en el último párrafo de la nota de la caja con la que nos desayunamos todos los días en nuestra apertura de Intranet: esa velada amenaza -¿o es paternal preocupación?- sobre el riesgo de que 2006 se convierta en “un año en blanco a efectos de la actualización de las condiciones económicas y laborales”. ¡Qué sarcasmo viniendo de las más altas instancias de una institución que tiene “suspendida” la aplicación del convenio vigente a muchas personas (contrataciones en la expansión, “nombramientos” en Bizkaia... ). Igual la ecuación que tiene la caja en la cabeza para la expansión es: “a menos sindicato, menos convenio”, más manga ancha para hacer y deshacer a su antojo.

Hace años titulamos un editorial de nuestro boletín: “Ni esto es un rancho, ni es usted el sheriff” Esperemos que no vuelva a tener actualidad.