Archivado en Comunicados, Socio Economico

Discurso de José Maria Fidalgo

Clausura del 8º Congreso de CC OO


Texto completo del discurso pronunciado por José María Fidalgo en la clausura del 8º Congreso Confederal de Comisiones Obreras


pdf
print
pmail
Queridos amigos y amigas, invitados e invitadas.

CC.OO. ha culminado su 8º Congreso Confederal. Este máximo órgano de nuestro sindicato durante los últimos cuatro días ha evaluado lo hecho y ha trabajado en un programa de acción que nos compromete para seguir creciendo y seguir decidiendo durante los próximos cuatro años, en beneficio de los trabajadores y de la sociedad, a favor del Estado social, de la cohesión social, de la seguridad de todas las personas, pero procurándosela en primer lugar a aquellas que más seguridad nos demandan: la gente sin trabajo, la gente con trabajo precario y sin derechos, la gente con trabajo penoso o peligroso, los inmigrantes, los jóvenes utilizados abusivamente como mano de obra barata, las mujeres a las que muchas veces se les reserva un puesto de trabajo mal retribuido y mal pagado.

CC.OO. quiere contribuir a una sociedad más justa desde su autonomía y desde su propio esfuerzo. Y para ello, en primer lugar utilizará todos sus recursos con transparencia, eficiencia y austeridad. CC.OO. va a aumentar la afiliación de hombres y mujeres para vincularlos entre sí y vincularlos con el sindicato, con su visión del mundo y con sus propósitos. CC.OO. va a hacerlo interviniendo con decisión en cada empresa para que el trabajo estable, seguro y con derechos sea la tónica general, exigiendo cualificación para los trabajadores y herramientas de productividad que mejoren la retribución del trabajo, la productividad del trabajo y la fortaleza de un tejido productivo que debe generar más empleo, pero empleo más digno, mejor organizado, donde la vida laboral sea compatible con la vida personal y familiar.

Queremos expandir los derechos de los ciudadanos, la previsión social, la protección a la salud, la educación. Queremos también preservar para las generaciones futuras estas redes de garantía y de seguridad y entregarles un planeta donde se preserve el medio ambiente. Queremos que estos derechos se extiendan a todos los habitantes del planeta y para ello tejeremos una red solidaria y militante con todas las organizaciones sindicales que integran con nosotros los centros sindicales transnacionales.

Hemos hablado aquí de estas pretensiones como objetivos alcanzables y hemos decidido qué instrumentos sindicales vamos a utilizar para acercarnos a ellos y cómo autoevaluarnos constantemente en nuestro trabajo.

Hemos comprobado que somos más que hace cuatro años, más conocedores y más determinados porque somos más conscientes aún que hace cuatro años de la necesidad de nuestro trabajo y de nuestra utilidad.

Estamos aquí tendiendo nuestra mano, ofreciendo nuestro saber y voluntad a toda la sociedad y a todas las instituciones para conjugar todos los esfuerzos en beneficio de los objetivos expuestos. Estamos aquí con la aspiración de canalizar el conflicto social, la relación entre capital y trabajo, prioritariamente a través del acuerdo colectivo, pero hemos manifestado también nuestra voluntad y capacidad de movilización si se intenta recortar los derechos, imponer condiciones de trabajo indignas o violar las reglas del Estado social.

CC.OO. sale de aquí con una hoja de ruta, con un programa de trabajo que evaluaremos dentro de cuatro años.

De todo esto hemos discutido abiertamente, apasionadamente, duramente. CC.OO. se revela así no sólo como el primer sindicato en número de afiliados o el sindicato más representativo sino también como el más abierto y democrático. Hemos exhibido nuestro pluralismo sin miedo a que sea interpretado como fractura o debilidad. Y lo hacemos conscientes de los riesgos para nuestra imagen, pero también conscientes, como demócratas de larga trayectoria, de que el congreso confederal manda a todos los afiliados, a todos los cuadros sindicales y a todas las organizaciones confederadas sin exclusiones lo que se debe hacer y lo que no en los próximos cuatro años. Son importantes nuestros congresos, que proyectan nuestra imagen y nuestra realidad a toda la sociedad, pero es mucho más importante lo que este sindicato va a hacer tras el 8º Congreso Confederal.

Hemos decidido aquí hacer también más eficiente el funcionamiento de los congresos futuros, para restarles todo rito innecesario y convertirlos en un taller de trabajo productivo, en una fuente de conocimiento y de fabricación de nuevas herramientas para la acción.

Y tras el debate, democráticamente y con nuestras reglas, hemos decidido quienes de nosotros nos encargaremos de llevar a cabo lo aquí decidido. En nombre de la nueva Comisión Ejecutiva Confederal que hemos elegido os agradezco la designación. No daremos la espalda a nuestra responsabilidad asumida voluntariamente. No dudamos de vuestro apoyo y no dudéis de nuestro empeño.

Por lo que a mí se refiere creo en este programa de acción. Porque, desde hace mucho tiempo, estoy convencido de que el sindicato, que es una pieza clave para la cohesión social, debe ser transparente, eficaz, eficiente y abierto y esto debe obligarnos a ser tan exigentes con nosotros mismos como lo somos con nuestras contrapartes. Porque, desde el convencimiento que siempre he tenido en la vigencia, en la utilidad y en la necesidad del sindicalismo de clase he comprobado en estos cuatro años pasados que los objetivos medibles, factibles y asumidos no sólo son alcanzables sino que el método de trabajo que implica el esfuerzo por conseguirlos y que es extensible a tantas cosas: mapas organizativos, objetivos de afiliación, objetivos de incremento de la representatividad, plan de igualdad entre hombres y mujeres, saneamiento económico de nuestras estructuras, es un método que nos dota de transparencia, eficacia y eficiencia.

También he creído siempre, y ahora más, que para ser una buena herramienta para la promoción de los derechos laborales y sociales debemos medir cada una de nuestras iniciativas, cada una de nuestras acciones no sólo por sus resultados inmediatos, sino por sus consecuencias posteriores y esto requiere cuidado, rigor y cautela. Nos debemos a aquellos a los que representamos y el único baremo de aciertos y errores, ellos nos lo marcarán.

Con nuestro programa de acción vamos a trabajar desde pasado mañana. Y hay trabajo porque el próximo miércoles es 28 de abril, día internacional de la salud y la seguridad en el trabajo. Como en años anteriores también este año, también con nuevo gobierno, vamos a movilizarnos, a realizar asambleas, concentraciones y manifestaciones para exigir la aplicación de la Ley de Prevención de Riesgos Laborales y la reducción de la lacra social, económica y moral que es la siniestralidad laboral. Hace cuatro años, en este mismo foro, me comprometí a luchar contra esta lacra insoportable. Y lo hemos hecho. Y algo hemos conseguido y lo hemos referido aquí. Pero no basta. Y por ello mi compromiso de hace cuatro años sale renovado para mi segundo mandato.

El próximo 1º de Mayo está a la vuelta de la esquina. El próximo 1º de Mayo en nuestras banderas y pancartas la defensa de la libertad contra el terrorismo, la defensa de la Europa Social que ese mismo día incluye a 10 nuevos países y la reclamación de más empleo con más derechos serán los lemas tras los que millones de personas se harán presentes en las calles y plazas de nuestro país. Será un 1º de Mayo donde habrá que expresar que después de más de cien años el sindicalismo de clase, cuya extinción tantos han augurado y deseado, sigue siendo uno de los ejes del cambio permanente de todas las sociedades.

Nos dirigiremos inmediatamente al recién investido presidente del gobierno para transmitirle las conclusiones y propuestas de este 8º Congreso Confederal. Muchas de ellas han sido difundidas y muchas de ellas fueron expuestas por mí mismo al Ministro de Trabajo y Asuntos Sociales en la primera jornada de este Congreso Confederal. Pero queremos decirle al Presidente del gobierno, en el arranque de su mandato, que nuestras prioridades y las suyas requieren desde ahora un trabajo sostenido que comience con el diálogo entre el gobierno y los agentes económicos y sociales y pueda culminar en acuerdos que desemboquen en nuevas regulaciones para el trabajo estable, seguro y con derechos, en la promulgación de nuevos derechos subjetivos de ciudadanía, en la actualización de los derechos sindicales y en un impulso necesario para la regeneración de nuestro aparato productivo, en la modernización del tejido empresarial, en la asunción por nuestras empresas de su responsabilidad social que incluya el respeto a los derechos ambientales que queremos implantar corresponsabilizándonos de su implementación como establece el protocolo de Kyoto y la Directiva europea de comercio de emisiones que son de obligada aplicación y que debemos ver como una oportunidad para la necesaria modernización de nuestro tejido productivo y para generar empleos de mayor calidad. En esto, como en todo lo demás ofrecemos apoyo, comprensión, flexibilidad e inteligencia sabiendo que todas las reformas deben hacerse promoviendo un crecimiento sostenible de la economía, del empleo y de la ecoeficiencia.

Tenemos, pues, trabajo. Tenemos determinación, conocimiento e instrumentos. Por lo tanto, a trabajar cohesionados e ilusionados por nuestros objetivos para seguir creciendo y seguir decidiendo.

Quiero agradecer a la gente que me ha apoyado los pasados cuatro años y que me ha apoyado en este congreso porque ellos y ellas me han ayudado a llevar esta carga tan honrosa, me han dotado de mayor conocimiento y de mayor seguridad y gracias a ellos, en gran parte, he visto fructificar muchas de mis aspiraciones y proyectos. Hoy aquí quiero ejemplificar con una persona este agradecimiento. Con la compañera Rita Moreno, que por decisión propia abandona su responsabilidad sindical pero que en cuatro años ha aportado a este sindicato con su trabajo las herramientas que nos han producido un incremento notable de la afiliación de mujeres, un incremento notable de la presencia de mujeres sindicalistas en los ámbitos de decisión desde la empresa hasta la Confederación Sindical, y un método de trabajo riguroso, tenaz y útil que para mí llevará siempre asociado a sus características el nombre y el rostro de Rita Moreno.

Compañeros, compañeras, amigos y amigas invitados: cierro esta intervención reiterando el llamamiento que hice en la primera de mis intervenciones en este congreso a la responsabilidad de todos nosotros y nosotras, al acuerdo, al compromiso ético para construir una sociedad que en los próximos 25 años pueda dar un salto tan notable como el que ha protagonizado desde que hace 25 años nuestro país recuperó la libertad. Y quiero hacerlo más en estos momentos inaugurales de cambio político, donde aún resuenan los ecos de los atentados y de los ataques de los totalitarios, y quiero hacerlo desde un pensamiento tolerante, abierto, pero absolutamente firme en defensa de la democracia y sus reglas y de nuestra libertad y seguridad.

¡VIVA CC.OO.!