Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Empleo

¬ŅCu√°l es la jornada habitual de trabajo?


04 07 04 Si adaptáis los horarios a vuestro contrato de trabajo, dispondréis de tiempo para atender vuestras necesidades particulares desde dónde no incumplais ninguna normativa que comporte una sanción. (PDF:Cat. / Cast.)


pdf
print
pmail

¬ŅCU√ĀL ES LA JORNADA HABITUAL DE TRABAJO?


Tal d√≠a se recibe en el Servicio de Atenci√≥n al Cliente una queja en contra de un empleado. El SAC inicia las gestiones que le ata√Īen y comprueba que la denuncia del cliente es falsa, pero detecta que el empleado en cuesti√≥n se ha conectado desde el banco a p√°ginas web que no tienen relaci√≥n con su tarea laboral. Este empleado, Jou, fue despedido el 20 de mayo pasado. Jou cre√≠a que hacer bien su trabajo era lo que se le ped√≠a en su relaci√≥n con el banco, concretamente en la tarea inform√°tica que √©l desarrollaba desde la empresa filial E-xtendforce. Por eso entr√≥ en algunas din√°micas que la empresa ha extendido a muchos empleados que se sienten ¬ďespecialmente¬Ē implicados en su tarea. Le facilitaron un m√≥vil para estar localizable siempre que hiciera falta. Tambi√©n un ordenador port√°til para que desde cualquier lugar y a cualquier hora del d√≠a pudiera atender tareas inform√°ticas. No importa si la hora era nocturna o festiva, ni si estaba o no de vacaciones. Con el m√≥vil y el port√°til, conjuntamente con su disponibilidad, ten√≠a todo lo necesario para que el banco continuara produciendo a un "precio justo". Concretamente hac√≠a, adem√°s de las muchas horas de presencia f√≠sica en su puesto de trabajo, una cantidad importante de horas desde su casa con este sistema, tal y como consta en su factura telef√≥nica. Era el encargado del correo integrado del grupo y sus procesos requer√≠an hacer actuaciones en horarios "especiales", muchas veces en fin de semana por conveniencia del servicio para asegurar que todos los clientes del grupo recibieran los extractos puntualmente. A ra√≠z de la solicitud por parte de recursos humanos de un informe de Jou, sus responsables en el banco s√≥lo pudieron referenciar aspectos positivos respecto al √°mbito profesional. C√≥mo puede ser, pues, que Jou recibiera una carta de despido con el motivo siguiente: "... se ha constatado que Ud., desde el 9 de enero hasta el 15 de abril de 2004, y abusando de la confianza depositada en su d√≠a por la Compa√Ī√≠a, ha venido accediendo y navegando por numerosas p√°ginas web cuyo contenido es totalmente ajeno a las funciones que Ud. desempe√Īa en la Compa√Ī√≠a, realizando dicha actividad durante su jornada habitual de trabajo y utilizando los medios puestos a su disposici√≥n..." ¬ŅEs que esta poderosa empresa no tiene -o no quiere tener- mecanismos que ayuden a detectar a tiempo conductas que llevadas a extremos conducen a situaciones como la de Jou? De entrada cabe calificar, como m√≠nimo, de c√≠nica la parte de la carta de despido que dice textualmente "¬Ödurante su jornada habitual de trabajo..." Y ¬Ņcu√°l era la jornada habitual de trabajo en el caso de Jou? A Jou, como puede ser el caso de otros, le costaba diferenciar la parte profesional de la parte privada. Trabajaba muchas horas y se hab√≠a cre√≠do que, si en su casa hac√≠a cosas del trabajo, tambi√©n pod√≠a hacerlo al rev√©s. Este ha sido su error. Nadie puede pensar que el banco permita, mientras se est√° dentro de sus locales (√©ste es el l√≠mite de jornada habitual de trabajo que se debe considerar), que se pueda hacer nada de cariz particular. Si facilit√°is total flexibilidad horaria al banco, cumpl√≠s plenamente con vuestros objetivos profesionales e, incluso, hac√©is montones de horas extras ¬ďgratuitas¬Ē como hac√≠a Jou, no esper√©is que pasen por alto, cuando les convenga, una incursi√≥n vuestra por Internet o cualquier otra ¬ďfalta¬Ē a juicio del banco. Seguro que si adapt√°is los horarios a vuestro contrato de trabajo, dispondr√©is de tiempo para atender vuestras necesidades particulares desde d√≥nde no incumplais ninguna normativa que comporte una sanci√≥n. No querr√≠amos que nadie cayera en el error de pensar nada del estilo: "¬Ņc√≥mo me tienen que decir nada a m√≠, tras las horas que dedico al banco, por conectarme a Internet? M√°s todav√≠a si este hecho no es excepcional entre el resto de compa√Īeros." Si quienes os tienen que defender se olvidan de todo aquello que hac√©is bien (aunque sea por encima de lo que es habitual) y s√≥lo considera aquello que no est√° tan bien, estar√©is en una situaci√≥n similar. Desde la secci√≥n sindical de CCOO hemos establecido conversaciones con su anterior Direcci√≥n de Inform√°tica para agotar todas las posibilidades de negociaci√≥n. La percepci√≥n que tenemos es que la sanci√≥n ha sido del todo desproporcionada, podr√≠amos calificarlo de una carencia total de sensibilidad, cosa que tampoco nos sorprende. Est√° dentro de las nuevas formas de ¬ďla Compa√Ī√≠a¬Ē. En este momento estamos asesorando a Jou en los litigios judiciales que debe afrontar: uno por despido improcedente y otro por cesi√≥n ilegal de trabajadores. Este √ļltimo es especialmente significativo porque son muchos los trabajadores de empresas externas (sean o no filiales del banco), que si lo denunciaran tendr√≠an posibilidades de ganar el litigio, dado que su colaboraci√≥n profesional con el banco se mueve dentro del √°mbito de formar parte de un departamento o de colaboraciones muy prolongadas en el tiempo con una misma tarea. Os continuaremos informando.


Sabadell, julio 2004