Archivado en Comunicados, Empleo

Paremos los despidos en SCH


17 05 04 El Banco Santander Central Hispano est√° despidiendo a trabajadoras y trabajadores, camufl√°ndolo como ¬ďbajas pactadas e incentivadas¬Ē. (PDF:Cast.)


pdf
print
pmail

Paremos los despidos en SCH


El Banco Santander Central Hispano est√° despidiendo a trabajadoras y trabajadores, camufl√°ndolo como ¬ďbajas pactadas e incentivadas¬Ē.



No existe un prototipo determinado de los posibles afectados: jóvenes, mayores, apoderados, operativos, mujeres, hombres, procedentes del Santander o del Central Hispano, de Madrid, de Barcelona o de cualquier otro sitio... Están reduciendo la plantilla por esta vía, más barata que la de las prejubilaciones, y cualquiera les sirve si es para ahorrar costes.



El SCH, con esta campa√Īa, incumple el vigente acuerdo de prejubilaciones firmado el 17-7-2003, en el que se compromete a realizar prejubilaciones y renuncia a la utilizaci√≥n de despidos y/o expedientes de regulaci√≥n de empleo.



Las pr√°cticas que quiere imponer el SCH son las siguientes:



 La Direcci√≥n de Recursos Humanos de SCH ha creado un equipo espec√≠fico para este fin, que identifica a los trabajadores y trabajadoras que no dan el ¬ďperfil profesional¬Ē que el banco pretende imponer, a los que se presiona y amenaza de diferentes formas.

 Cuando el compa√Īero o la compa√Īera est√° suficientemente ¬ďimpresionado¬Ē, se le ofrece la posibilidad de solucionar su permanencia en la empresa, no deseada por el banco, mediante una ¬ďbaja pactada¬Ē, con algo m√°s de dinero del que le corresponder√≠a por un despido improcedente.

 El exceso de indemnizaci√≥n est√° sujeto al compromiso de no informar de nada a los representantes sindicales.

 El trabajador o trabajadora se encuentra con la amenaza del despido, sin protecci√≥n legal o laboral de ning√ļn tipo, solo ante el peligro, ante la decisi√≥n de enfrentarse al banco o aceptar una indemnizaci√≥n algo superior a la que obtendr√≠a en los tribunales.

 El banco asume que los despidos son improcedentes, pero m√°s baratos que una prejubilaci√≥n y, adem√°s, a los anteriores al 8-3-80 les paga buena parte de su indemnizaci√≥n con el fondo de pensiones del propio trabajador, porque SCH es el √ļnico grupo bancario que no ha exteriorizado en Plan de Pensiones los compromisos de previsi√≥n social que tiene con sus trabajadores.



Esta actitud y estas prácticas son contrarias a la legalidad vigente y a las formas de solucionar los posibles excedentes de plantilla en banca, pero no es nueva, ya las sufrimos de forma similar en Banesto a raíz del nombramiento de Alfredo Sáenz como presidente de Banesto. Ahora, como Consejero Delegado de SCH, vuelve a las andadas.



No lo vamos a consentir. No nos vamos a quedar de brazos cruzados ante unas prácticas que nos pueden afectar a todos, porque de prosperar estas formas de disminuir plantillas se extenderían al resto del sector. Otros bancos no tardarían mucho en hacer lo mismo.



Lo podemos y debemos parar. Los sindicatos ya hemos empezado a denunciar y presionar en el SCH, lo seguiremos haciendo, emplazaremos a las plantillas a que se movilicen si no se soluciona el problema y emplazaremos a la solidaridad y movilización del sector para evitar un problema que no es sólo del SCH, porque es de todos.



No podr√°n tirar por tierra los derechos que los trabajadores y trabajadoras de banca y sus sindicatos hemos asentado, con el esfuerzo y el trabajo, en los √ļltimos 30 a√Īos.


17 de mayo de 2004