Archivado en Comunicados, Salario, Empleo

Alí-Babá y los cuarenta ladrones (1)


28 10 03 Iniciamos una serie escritos en los que queremos denunciar la actual política de personal del Banco Sabadell. No pretendemos que sea una recopilación de agravios, pero sí que sirva para conocimiento de la plantilla respecto a lo que ha ocurrido desde el cambio en la dirección de recursos humanos. (PDF:Cat. / Cast.)


pdf
print
pmail


ALÍ-BABÁ Y LOS CUARENTA LADRONES (1)


Iniciamos una serie escritos en los que queremos denunciar la actual política de personal del Banco Sabadell. No pretendemos que sea una recopilación de agravios, pero sí que sirva para conocimiento de la plantilla respecto a lo que ha ocurrido desde el cambio en la dirección de recursos humanos y de advertencia respecto a la realidad en la que nos movemos actualmente. La empresa se mueve en el abuso, el incumplimiento de la ley y la ruptura de la buena fe contractual: engaña, amenaza y amedrenta a la plantilla.UNA NUEVA REALIDAD La realidad en la que se mueve actualmente la empresa se define en el abuso, el incumplimiento reiterado de la legalidad vigente por su parte, y la ruptura de la buena fe contractual. Esto nos ha obligado a interponer diversas denuncias ante los tribunales laborales, tanto de ámbito particular como colectivo, para defender nuestros derechos. No sabemos cuál es el objetivo final pero sí que se están equivocando con esta agresión continua a la plantilla y sus condiciones laborales. Cada día detectamos nuevas situaciones en las que, a costa de engañar y amenazar a sus trabajadores, el banco reduce costes laborales, se desprende del personal que no le interesa y amedrenta a los que todavía son capaces de resistir.Hemos interpuesto denuncias sobre las pensiones, los pluses, las pagas, beneficios, información, bajas, horas extras, manuales… La lista es cada día más amplia, a la que cabe añadir las denuncias personales y las interpuestas por otras fuerzas sindicales.DENUNCIAS… En diversos escritos os hemos informado de algunas denuncias interpuestas en la Audiencia Provincial y la Inspección de Trabajo.  Incumplimiento del Acuerdo sobre el porcentaje de pensionabilidad de los pluses voluntarios E-07 y B-05;  Deuda de tres meses de la Paga Extra del Consejo a los empleados y empleadas que se incorporaron al banco después de 1992;  No abono de la Paga Extra del Consejo al personal ingresado a partir de julio 2001;  Conversión de la misma paga en concepto B-50, un plus, al contrario que la paga, absorbible y compensable;  Reclamación de un cuarto de Paga de Beneficios que nos pertenece;  Impugnación del manual sobre utilización de la tecnología de la información y las comunicaciones;  Diversas denuncias sobre incumplimientos en materia de prevención de riesgos laborales. Y MAS DENUNCIAS… A las anteriores hemos de añadir 7 nuevas denuncias referidas a la ocultación y manipulación de datos de trabajadores en ILT, al incumplimiento de compromisos de pensiones, a la conversión de los pluses pensionables B05 y E07 en el plus no pensionable B50, al impago de horas extraordinarias y a la publicación del Manual de la aplicación de la política de gastos.Agrediendo uno a uno parece que no pase nada y es más fácil que la persona se sienta aislada y se resigne. Es una decisión voluntaria y premeditada de la empresa con efectos en toda la plantilla.UNA POLITICA DE PERSONAL PERVERSA Es difícil no sentirse reflejado en alguno de los temas que hemos denunciado. Pero, aunque algunos entre nosotros acumulen varias agresiones, la mayoría se siente poco afectada. Es el resultado de la política de personal que utilizan: ir poco a poco, persona a persona, para que el afectado se sienta solo ante la indiferencia de los demás y acabe asumiendo que es culpable. ¿De qué? De ser viejo, enfermo, mujer, madre, joven, inexperto, haberse equivocado... cualquiera que sea el motivo, y se resigne. Todos, en mayor o menor medida, estamos siendo afectados: robados, engañados, obligados, despojados de dignidad, utilizados. A todos nos ha afectado algo ya y a todos nos seguirá afectando. Pero no caigamos en su trampa: aunque pretendan hacernos creer lo contrario, no somos culpables, no es un defecto personal nuestro sino una elección voluntaria de culpabilizarnos tomada por la empresa. Pasan cosas, muy graves, aunque parezca que no pase nada. Y nos están pasando a todos. ¿Dónde vamos, a dónde nos estamos dejando llevar?


Octubre de 2003