Archivado en Documentacion, Ciberderechos, Socio Economico

DAR√ćO PESCADOR, PERIODISTA Y CONSULTOR DE MEDIOS

El canon nos har√° m√°s pobres


La Constitución obliga al Estado a promover el acceso a la cultura, y el canon es un obstáculo. El canon no es una sorpresa. No cabe esperar otra cosa de un país que sólo invierte un 1,1% del PIB en investigación y desarrollo


pdf
print
pmail


Consumer.es Imaginen por un momento que los cuchillos de cocina, cuberter√≠as, tijeras y navajas suizas tuvieran en Espa√Īa un sobreprecio de hasta el 80%. Imaginen que una empresa se dedicara a recaudar este dineral para compensar a las v√≠ctimas por arma blanca. El argumento del recaudador ser√≠a que "los objetos cortantes se usan sobre todo para apu√Īalar a la gente". Imaginen la crisis del sector hostelero y el malestar en los hogares.

Tama√Īo desprop√≥sito es lo que en realidad est√°n proponiendo la SGAE y otras entidades de gesti√≥n de derechos. La nueva Ley de Propiedad Intelectual obliga a pagar un canon por los dispositivos 'id√≥neos' para la copia privada. Es decir, casi cualquier cosa que almacene informaci√≥n. Cuando entre en vigor, un espa√Īol tendr√° que pagar 90,6 euros de sobreprecio al comprarse un reproductor MP3 de 30 Gigabytes, mientras que un alem√°n s√≥lo paga 2,56 euros.

Seg√ļn datos de Asimelec, s√≥lo el 20,8% de los CD y el 26,5% de DVD v√≠rgenes en Espa√Īa se destinan a copiar m√ļsica y pel√≠culas. Por eso la SGAE y sus secuaces ya no se conforman con la compensaci√≥n por la copia privada, seg√ļn marca la ley. Buscan una compensaci√≥n por la pirater√≠a, cubrir las p√©rdidas de la industria discogr√°fica y cinematogr√°fica, cuyos modelos de negocio han caducado. Y quieren que la paguemos entre todos. Para ellos, todos somos piratas. Adi√≥s a la presunci√≥n de inocencia.

"La Constitución obliga al Estado a promover el acceso a la cultura, y en canon es un obstáculo"

La LPI cuenta con el apoyo incondicional de la actual ministra de Cultura, do√Īa Carmen Calvo, y la gran mayor√≠a del parlamento, que aprob√≥ la nueva Ley de Propiedad Intelectual el a√Īo pasado. Por eso, ya se paga un canon por los CD y DVD v√≠rgenes, que en el caso de un DVD supone m√°s del 60% de su precio. En teor√≠a, el canon lo pagan los fabricantes y distribuidores. En la pr√°ctica, el precio final para el consumidor sube.

En contra tienen a ASIMELEC, AETIC y otras asociaciones de fabricantes de electrónica y las telecomunicaciones, que junto con la Asociación de Internautas forman la plataforma Todos contra el canon. El pasado 20 de marzo presentaron más de un millón de firmas ante el Ministerio de Industria. También han impugnado la LPI en Bruselas y han pedido al Defensor del Pueblo que la recurra ante el Tribunal Constitucional, porque la Constitución obliga al Estado a promover el acceso a la cultura, y en canon es un obstáculo.

La LPI no marca el c√°non, tiene que haber un acuerdo entre fabricantes y recaudadores, previsto para el 27 de marzo de 2007. El plazo ha vencido sin que se pongan de acuerdo, y ahora el Gobierno tiene la √ļltima palabra.

Tienen que ponerse de acuerdo el Ministerio de Cultura y el de Industria, y tan complicado es el asunto que la decisi√≥n ha sido aplazada, seg√ļn parece hasta el verano, en plena operaci√≥n salida. La fecha preferida por los pol√≠ticos para aprobar de tapadillo medidas impopulares.

"La decisi√≥n sobre c√≥mo se aplicar√° el canon ha sido aplazada, seg√ļn parece hasta el verano, en plena operaci√≥n salida"

Una ley absurda y contradictoria. Pero lo verdaderamente perverso de la nueva Ley de Propiedad Intelectual es que no sirve. No detendrá el intercambio de archivos en Internet, algo técnicamente imposible sin vulnerar el derecho a la intimidad, ni mejorará la situación de los creadores, que en su mayoría no alcanzan a vivir de su arte, y mucho menos de la venta de discos. Antes al contrario, nos hará a todos más pobres.
Los emprendedores y las empresas de todo tipo tambi√©n tendr√°n que pagar m√°s por los equipos inform√°ticos, que son sus herramientas de trabajo. El canon es un palo en la rueda del progreso de la Sociedad de la Informaci√≥n en Espa√Īa.

El peligro para la industria de la electr√≥nica es real. Si un iPod es 90 euros m√°s barato en Alemania, los internautas lo pueden comprar directamente a trav√©s de MP3Player.de, por ejemplo, salt√°ndose a los distribuidores espa√Īoles. Tambi√©n es posible que surja un boyante mercado paralelo de tarjetas de memoria, DVD y CD v√≠rgenes.

"Para guardar las fotos de las vacaciones habr√° que pagar a Alejandro Sanz, a Chenoa y a Julio Iglesias"

Cuando entre en vigor esta ley retrógrada, será mucho más caro comprar una impresora con escáner, una tarjeta de memoria o una cámara fotográfica. Por tanto, también será más caro grabar una copia gratuita de La Regenta, o la versión gratuita de la novena de Beethoven o imprimir la partitura de La Traviata. El acceso a la cultura será más caro, y por tanto, menos igualitario.

Con el canon también saldrá más caro hacer una copia de seguridad en DVD de la contabilidad, hacer fotografías de un bautizo o comprar un teléfono móvil con 'musitonos'. Para guardar las fotos de las vacaciones habrá que pagar a Alejandro Sanz, a Chenoa y a Julio Iglesias, entre otros.
Por el momento el canon no se puede aplicar a las conexiones ADSL, y no se aplica a los discos duros. Pero no es que los recaudadores se hayan olvidado. Están esperando que llegue un reglamento específico para gravarlos. Poco se puede hacer, excepto indignarse, protestar y presentar impugnaciones.

"El canon no es una sorpresa. No cabe esperar otra cosa de un país que sólo invierte un 1,1% del PIB en investigación y desarrollo"

El canon no es una sorpresa. No cabe esperar otra cosa de un pa√≠s que s√≥lo invierte un 1,1% del PIB en investigaci√≥n y desarrollo (la mayor parte en proyectos militares), donde las conexiones a Internet y la telefon√≠a m√≥vil est√°n entre las m√°s caras de Europa. Un pa√≠s donde montar una empresa cuesta dos meses y 1.700 euros, s√≥lo en papeleo, y donde hay investigadores a la cabeza, pero trabajan en otros pa√≠ses, porque las universidades espa√Īolas est√°n a la cola.

Cuando el ladrillazo se agote (y ser√° pronto) lo √ļnico que puede salvar la econom√≠a nacional es el conocimiento y las nuevas tecnolog√≠as. Deber√≠amos estar mejor preparados. El canon es un obst√°culo m√°s.

Asociación de Internautas