Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

¬ŅQu√© pasa en Madrid? ¬ŅQu√© pasa en Caixa Laietana?


El goteo de bajas de empleados en la Zona de Madrid se est√° convirtiendo en una riada de imprevisibles consecuencias.


pdf
print
pmail

En los √ļltimos 3 meses, 4 delegados y delegadas de Madrid han causado baja, pero tambi√©n lo ha hecho personal de las oficinas en una sangr√≠a que nos parece no se detendr√°, sino que aumentar√° en los pr√≥ximos meses.

Nos consta que el n√ļmero de personas que pueden abandonar nuestra Entidad en los pr√≥ximos meses puede hacer tambalear toda la Zona de Madrid. La situaci√≥n por lo tanto, a nuestro entender, es grave. Y llegado a este punto har√° falta preguntarse por las causas de estas fugas. Nosotros hemos hablado con todos los empleados y empleadas que se han ido de nuestra entidad, y tambi√©n con la mayor√≠a de empleados y empleadas de la Zona. Y hemos constatado que, si bien es cierto, y no lo negaremos (para que la Caixa no nos acuse de hacer demagogia) que el mercado se est√° moviendo mucho con ofertas importantes (la expansi√≥n de cajas y bancos es un hecho) y que el sueldo hace que la gente se mueva, no es menos cierto que con respecto a los empleados de nuestra entidad los motivos de su marcha no tienen que ver, exclusivamente, con un sueldo m√°s elevado. Unas causas que, desgraciadamente, tambi√©n se dan en toda la Entidad, no nos enga√Īemos. Y en este sentido, queremos destacar el n√ļmero elevado de bajas en Catalu√Īa por causas similares.

Y ¬Ņcu√°les son los posibles motivos, que hace que la gente se vaya, decepcionada y enfadada?

Coinciden todos y todas, y CCOO lo ha denunciado en numerosas ocasiones, la falta de personal, la rotaci√≥n constante de empleados de oficinas, los cambios de presupuestos constantes no importa la √©poca del a√Īo en que se produzcan, una burocratizaci√≥n importante que paraliza durante semanas e incluso meses muchas operaciones, las demasiadas, interminables y nada provechosas reuniones por la tarde, las pocas atribuciones del delegado o delegada para tomar decisiones, las desconsideraciones y el mal trato que reciben por parte de sus superiores, el poco apoyo a las oficinas. En Madrid, adem√°s, se quejan de la nula inversi√≥n en publicidad para dar a conocer la Entidad, la falta de criterio (alg√ļn delegado nos ha hablado de ¬ďinestabilidad emocional¬Ē que le provoca la Entidad porque no sabe a qu√© atenerse en muchos casos ante los continuos cambios de criterio, o peor todav√≠a, a la falta de criterio de la Direcci√≥n. Hay m√°s causas, pero para hacer boca nos parece que ya son suficientes.

Nos consta que la Caixa está sobre el tema (ésta semana el Responsable de Oficinas ha ido a Madrid para intentar apagar el fuego, lógicamente, pues el problema empieza a ser considerable y se puede extender por toda la Entidad), pero mucho nos tememos que no lleve bajo el brazo ninguna de las soluciones que este tema necesita urgentemente.

Mucho nos tememos que, como hace casi bien siempre, la Dirección niegue la realidad y se limite a minimizar los problemas, o todavía peor, tilde de infundadas las causas que aquí denunciamos.

Hay descontento del personal en toda la Entidad, y esto es una realidad. Tenemos una Dirección cuestionable, y una plantilla que empieza a estar harta de ser maltratada. Madrid ha estallado y pronto lo pueden hacer otras Zonas. Todo tiene un límite y no se puede estirar tanto la cuerda sin peligro de que esta se rompa.

La Dirección debe reaccionar, y sobre todo ha de estar atenta a lo que le dicen sus trabajadores, y tiene que ponerse manos a la obra para solucionar estas cuestiones. Y no estaría de más que al Consejo de Administración (máximo órgano de gobierno de la Entidad) le llegaran, y no sólo desde Comisiones Obreras, el eco de las quejas de empleados y empleadas.

Desde Comisiones Obreras, presionaremos con todos nuestros medios para que las cosas se solucionen. Presi√≥n a la que tambi√©n pod√©is contribuir todos y todas, por ejemplo, no prolongando la jornada innecesariamente. Tenemos un horario y √©ste es el √ļnico que tenemos  la obligaci√≥n de cumplir, y ning√ļn otro.

Mataró, 11 de enero del 2007