Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

NO a la violencia de género - 25 de noviembre de 2006

Día interncional para la eliminación de la violencia contra las mujeres


En todo el mundo las mujeres han sido y son las principales víctimas de diferentes formas de violencia. No se agrede a un igual, solo desde la óptica de la desigualdad es posible comprender la violencia ejercida contra las mujeres.


pdf
print
pmail

Hasta hace poco se consideraba la violencia ejercida contra las mujeres como
algo privado que ocurría dentro de la familia y sobre la cual la sociedad no
tenía capacidad de actuación suscribiendo el no ver, no oír y callar. Sin
embargo cada vez que “no vemos los golpes en el rostro de las mujeres, no
oímos sus gritos de auxilio y callamos” estamos contribuyendo a perpetuar
esta lacra social que atenta contra la vida de las mujeres. En España, en lo
que va de año, 59 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas
(datos del Instituto de la Mujer a 31/10/2006). Ellas, las muertas, son
nuestras hermanas, hijas, amigas, vecinas, compañeras de trabajo... Entre
todas y todos tenemos que romper el círculo del miedo, el muro de silencio.
La violencia de género sigue siendo una amenaza cotidiana para las vidas y el
bienestar de las mujeres.


La violencia contra las mujeres se presenta de muy diferentes maneras:
violencia doméstica en la intimidad del hogar (golpes, abuso sexual de las
niñas, privación de alimentos, violación por parte del cónyuge), violencia
en el lugar de trabajo (acoso sexual), y llega hasta la violencia como
arma de guerra en situaciones bélicas, dónde se cometen violaciones y otras
formas de explotación sexual contra las mujeres. No conoce límites.

La violencia en el ámbito del hogar deriva en serias consecuencias para la
salud física y mental de las mujeres. Desde lo más visible como fracturas,
pérdidas de visión o de audición, y asesinatos, hasta lo invisible, como la
baja autoestima, alta incidencia de estrés, ataques de pánico, alcoholismo,
depresión y suicidio.

Todo ello son fatales consecuencias derivadas de la violencia que padecen
las mujeres y que repercuten también en su vida laboral. Además, la violencia
de género hace que las mujeres que la sufren sean menos productivas, y que
en muchas ocasiones no se atrevan, o directamente no puedan acudir al trabajo,
por sus lesiones físicas.
En todos los casos los agresores impiden y dificultan el desarrollo personal
y profesional de la agredida.


Si estás padeciendo una situación de violencia en tu hogar, debes saber que
te amparan una serie de derechos laborales que emanan de la Ley Orgánica de
Medidas de Protección Integral Contra la Violencia de Género:

* Reducción de la jornada de trabajo.
* Reordenación del tiempo de trabajo (adaptación de horario u horario
flexible).
* Cambio de centro de trabajo en la misma localidad o traslado a otra distinta.
* Posibilidad de suspensión voluntaria del contrato de trabajo con derecho a por desempleo.
* Extinción voluntaria del contrato de trabajo con derecho a prestación
de desempleo.
* Reconocimiento de causa justificada las ausencias o faltas de puntualidad
motivadas por situaciones físicas o psicológicas, acreditadas por los servicios
sociales o de salud.
* Protección frente al desempleo.


El acoso sexual en el trabajo es una forma más de violencia contra las
mujeres, que históricamente se ha silenciado. Puede abarcar una amplia gama
de conductas, que van desde las bromas o comentarios degradantes hacia las
mujeres hasta el ataque sexual. Las mujeres en situación más vulnerable
(sometidas a mayor precarización en el empleo, madres solteras, mujeres
divorciadas, viudas, etc...) son más proclives a ser acosadas sexualmente,
pero el acoso sexual en el trabajo se produce también en sectores laborales
no precarizados como banca, sanidad, enseñanza, etc. y afecta también a
mujeres con una alta preparación académica e, incluso, a mujeres que ocupan
puestos de responsabilidad. En el ámbito laboral, la tasa de absentismo
entre las víctimas de acoso sexual es muy elevada, siendo imprescindible
que las empresas se comprometan a garantizar un ambiente de trabajo
libre de violencia.

El acoso sexual en el trabajo está penalizado por Ley, y no debemos ser
testigos mudos del padecimiento de las compañeras que lo sufren.

En Comfia-CCOO, reforzamos nuestro compromiso implicándonos en la defensa
de las mujeres víctimas de violencia de género, desde los ámbitos que nos
son propios, garantizando y mejorando los derechos relativos a las
condiciones laborales de las victimas de esta lacra social.

Además, estamos abordando en el seno de las empresas la negociación de
protocolos de acoso sexual desde la óptica de la prevención de estas
conductas, ya que producen graves consecuencias para la salud y deben,
por tanto prevenirse como cualquier otro riesgo.

En COMFIA-CC.OO. trabajamos, día a día, para no tener que conmemorar otro
25 de noviembre. Avanzar en la igualdad entre hombres y mujeres es el
único camino para lograr erradicar la violencia de género, es un reto
difícil pero no por ello imposible.

Secretaria de la mujer COMFIA, noviembre 2006

Descargar Circular Informativa.