Archivado en Comunicados, Socio Economico, Elecciones sindicales

Apoyo del Parlamento Europeo a las cajas


Decimos que se avecina una nueva ofensiva contra la naturaleza jurídica de las cajas de ahorros y gran parte de la misma se relaciona con Europa. Informes y opiniones de los miembros de la Comisión Europea, presión del lobby bancario, posible expansión de las cajas a través de la U.E., son sólo aspectos parciales de lo que está en juego.


pdf
print
pmail

De ahí que hemos de valorar positivamente que el pasado mes de julio, el Parlamento Europeo aprobara una resolución sobre una mayor consolidación del sector de los servicios financieros, en la que afirma su convicción de que debe preservarse la diversidad de las entidades financieras, que refleja mejor la variedad de las necesidades de financiación de las sociedades, las pyme y los consumidores y que, por consiguiente, la legislación comunitaria no debe favorecer ningún tipo determinado de modelo de empresa o de estructura empresarial.

Lo cual viene a coincidir con lo que venimos planteando históricamente desde COMFIA-CC.OO: el modelo de cajas de ahorros tiene plena vigencia y su naturaleza jurídica no es un obstáculo para su buen funcionamiento ni para su integración en el sector financiero.

Esto fue lo que en 2001 transmitimos a la Comisaría de la Competencia de la U.E. y lo que hemos vuelto a reflejar en el documento publicado este año en defensa del modelo de cajas.

En lo que nos afecta, destacan también las siguientes consideraciones del P.E.:

Debe prestarse una atención adecuada a las opiniones y al bienestar de los empleados y de los clientes.

El objeto de la consolidación de los mercados financieros no debe ser alcanzar un número determinado de entidades, sino que éste deberá ser proporcional a la competencia.

La consolidación no debería ser un objetivo político en sí mismo, sino que debe aportar beneficios a la economía, estimulando el crecimiento y la innovación, garantizando la competitividad y ofreciendo a los consumidores una mayor elección y una mejor calidad, asegurando a la vez un nivel adecuado de protección de los mismos.

Hay que prestar atención a los efectos sobre el empleo de la consolidación del sector financiero: éste debe asumir plenamente su responsabilidad social y adoptar medidas para el reciclaje y la cualificación profesional de los trabajadores, conforme al objetivo de la “Estrategia de Lisboa” de convertirse en una economía basada en mayor medida en el conocimiento.

Es positivo que el P.E. recoja en sus consideraciones la necesidad de aplicar criterios de responsabilidad social al analizar el papel de los trabajadores y de los propios consumidores en la consolidación del sector financiero en Europa.

Como conclusión, no queda sino valorar satisfactoriamente dicha resolución, en un momento en que la aguas vuelven a bajar turbulentas en nuestro sector y a las cajas no les sobran defensores, más bien al contrario. Y como muestra un botón: El País, Economía, jueves 19 de octubre de 2006, ¿Tienen sentido unas cajas tan grandes? por Ángel Ubide, (ver www.comfia.info) miembro del Consejo en la Sombra del Banco Central Europeo.


Octubre de 2006