Ya pasó el verano…casi

Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

CCOO BANESTO
Escasez de plantilla en las oficinas

Ya pasó el verano…casi


En nuestra circular del pasado mes de Julio titulada “Sr. Consejero Delegado: falta plantilla” denunciábamos la alarmante escasez de plantilla que padece el banco, que se ve agravada en los meses de verano por las vacaciones. Decíamos que, aunque la pérdida de plantilla venía dándose desde la crisis de Banesto en el año 1993, es en los últimos años cuando la situación está siendo insoportable (prolongaciones de jornada, estrés, desmotivación general…) y contraproducente (calidad del servicio, largas filas, clientes quejándose, etc.). Pues bien, ya casi ha pasado el verano y hemos podido constatar, una vez más, las consecuencias de esta realidad.


pdf
print
pmail

De la variada casuística que podemos encontrar estos meses en las sucursales, destacamos algunas situaciones que se repiten con excesiva frecuencia y los problemas que conllevan:

  • Un apoderado que va a cubrir una vacante de una oficina que se ha quedado sin firma, pero dejando la suya a alguien sin poderes.
  • El Director se va de vacaciones dejando solo al Gerente de Oficina, que tiene que hacer las dos funciones. Cuando el que se va es el Gerente de Oficina suelen contratar a un eventual o ETT, pero la mayoría de las veces no han podido aprender el trabajo y no solucionan el problema, por lo que el Director también acaba haciendo las dos funciones.
  • Aquellas oficinas autosuficientes, las que no necesitan coberturas, lo son hasta que deben ir a cubrir vacantes de otras, cumpliendo religiosamente con el tema: desvestir a un santo para vestir a otro.
  • Hasta las oficinas grandes sufren las consecuencias, ya que lejos de poder tener un mes de Agosto tranquilo, deben “cumplir” las órdenes del UBM y hacer vacaciones todos los comerciales, director y gestores en Agosto, generando así problemas en la propia oficina; si además deben sustituir a alguien del entorno, el conflicto está servido.

Dentro de una misma realidad, cambia sustancialmente la situación según qué tipo de sucursal sea. Si hablamos de zonas de poco turismo, digamos que el trance se sobrelleva con menos agobio, pero si hablamos de zonas turísticas, algunas de las cuales duplican o triplican la población, la situación se convierte en esperpéntica. No sólo no se refuerza la plantilla, que sería lo lógico, sino que se ve mermada con lo que el efecto es devastador.

Además de esta situación, que es la más grave, los problemas se agudizan por dos causas: el interés casi obsesivo de algunos UBM’s en que se vayan los comerciales en Agosto y que los nuevos contratados no tienen la menor experiencia para desarrollar su trabajo.

Y para acabar de motivar a la escasa plantilla que atiende como puede a la clientela (mucha de ella de otras sucursales, pero a la que hay que dar la misma calidad de atención porque son clientes del Banco), nos encontramos con la gran contradicción: resulta que cuando las principales fuerzas comerciales no están, desde las UBM’s se insiste por teléfono en la contratación, en las gestiones realizadas, en que es un mes muy importante…

Aunque algo se ha avanzado con la contratación cada vez mayor de eventuales durante tres meses, en lugar de ETT’s para cada periodo concreto de vacaciones, esta medida resulta claramente insuficiente.

Es evidente que la solución a estos problemas pasa por un Plan de Empleo que contemple las necesidades reales de plantilla durante todo el año y la debida planificación de la época estival, con la creación de equipos de ayuda que estén preparados para hacer los refuerzos necesarios y las sustituciones oportunas.
    

Septiembre 2006