Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Comunicado

ASAMBLEA GENERAL- II


Como os dijimos, en la Asamblea General del jueves 22 de enero, nuestros consejeros hicieron dos intervenciones. El martes publicamos una en el tablero de anuncios, a continuación os transcribimos la segunda...


pdf
print
pmail
"Sr. Presidente, señoras y señores consejeros, Sr. Director,
Soy Francesc Santamaría, representante de los trabajadores de la Entidad y les hablo en mi nombre y en el de otros cuatro de los representantes de los trabajadores, en concreto los que nos reunimos bajo las siglas de CC.OO.; animamos, sin embargo, a apoyar nuestra intervención a los otros compañeros representantes de los trabajadores.
Como han podido comprobar, nuestro voto a la renovación de los auditores de cuentas de la Entidad ha estado en contra y como deben recordar en años anteriores también lo fue. Queremos explicarles el sentido de nuestro voto. Cuando la relación entre auditor y auditado se prolonga durante muchos años, esta llega a unos niveles de relajación que no son convenientes y aunque con esto no queremos alarmar a nadie ni pensamos que haya ningún aspecto negativo en cuanto a las cuentas anuales del grupo, siempre nos debemos regir por un refrán que dice “mes vale prevenir que curar” y más teniendo en cuenta que los miembros del Consejo de Administración tenemos responsabilidades personales.
Una vez dicho esto queremos poner de manifiesto públicamente en esta Asamblea, máximo órgano de decisión de la entidad, algunas “peculiaridades” que se dan en los órganos de gobierno de nuestra Caja y que provocan falta de transparencia con respecto a muchos aspectos de la gestión.
Nos referimos al hecho que en la Comisión Ejecutiva, que es el órgano que realmente dirige la Entidad - puesto que se reúne semanalmente – no estén representados todos los grupos que forman parte de esta Asamblea General, del Consejo de Administración y de la Comisión de Control. En concreto faltan las Corporaciones Locales, los Impositores y los Trabajadores. Si tenemos en cuenta que el Consejo de Administración se reúne cada 2 meses y que tiene delegadas todas las funciones importantes a la Comisión Ejecutiva, se produce, en la práctica, el hecho que los representantes de un 70% de quienes formamos esta Asamblea estamos excluidos del conocimiento y toma de decisiones de la gestión; por lo tanto, dadas estas circunstancias, el Consejo y la Asamblea se convierten en órganos de puro trámite. Por calificarlo de una manera benévola, debemos decir que esta situación es absolutamente “atípica” puesto que somos la única Caja en la que se produce. De las otras 9 cajas catalanas, en 4 hay Comisión Ejecutiva y todos los grupos de la Asamblea están representados. En las otras 5 NO hay Comisión Ejecutiva, pero la periodicidad de las reuniones del Consejo de Administración es, como muy poco, mensual (en algún caso se reúne semanalmente).
Para cerrar este círculo –el de la poca transparencia– nos encontramos que en las recientemente constituidas Comisiones de Inversiones y Retribuciones tampoco hay ningún miembro de los grupos de impositores, corporaciones locales y trabajadores, siendo 2 miembros de la Comisión Ejecutiva –los mismos– quienes forman parte simultáneamente de estas dos Comisiones. Por todo lo que hemos expuesto entendemos que se está incumpliendo algo más que el espíritu de la ley, motivo por el cual instamos a que se corrija esta situación anómala dando cabida en la Comisión Ejecutiva de la Caja a representantes de los grupos d’impositors, corporaciones locales y empleados.
Sr. Presidente, Señoras y señores consejeros, Sr. Director, agradecemos vuestra atención."

El Director General se ofendió por nuestras alusiones a la poca transparencia, afirmando que en el Consejo de Administración había toda la transparencia que era necesaria y que, si queríamos más información, la podíamos solicitar.
Sin embargo no se refirió ni respondió a los otros temas que planteamos: la nula representación del 70% de los representantes de la Asamblea y del Consejo en las Comisiones Ejecutiva, de Inversiones y de Retribuciones, y al hecho de que, año tras año, se contrate la misma empresa de Auditores, los herederos de la tristemente célebre “Arthur Andersen”.

30 de junio del 2006 – com. 21/06

(Ver en PDF)