Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Registros de la Propiedad: La Audiencia Nacional da la razón a CCOO


La sentencia de la Audiencia Nacional anula el pago de la cuota, por parte de los empleados y empleadas de los Registros, hasta ahora obligatoria, que financia la Comisión de Vigilancia.


pdf
print
pmail

Queremos compartir con todas las plantillas de los Registros Mercantiles y de la Propiedad el éxito judicial obtenido por Comfia-CC.OO y, por tanto, por el conjunto de los empleados y empleadas del sector, que se manifiesta en la sentencia de la Audiencia Nacional del pasado cinco de junio.

Ya conocíais la demanda que Comfia-CC.OO habíamos interpuesto contra la patronal A.P.R, y los sindicatos firmantes del convenio, CSIF-Sioya y SRC, y la Comisión de Vigilancia; en reclamación de la anulación del art. 58 del Convenio Colectivo. También sabíais de los muchos intentos de este sindicato por negociar este tema, y todo el contenido del Convenio, evitando la vía judicial para la resolución del mismo. Motivado por la falta de voluntad negociadora de las partes y su postura inmovilista, reactivamos la demanda y la vista oral fue el 1 de junio.

Pues, ya tenemos sentencia. En ella se reconoce que la “cuota obligatoria” que durante estos últimos 14 años habéis tenido que pagar obligatoriamente, bien porque directamente os la descontaban de la nómina o bien porque os amenazaban para ello –aquello de “el que no pague no se podrá examinar”, esta todavía en nuestra memoria- y cuyo importe servía para financiar los gastos de la Comisión de Vigilancia –gastos que nunca justificaron a los trabajadores y las trabajadoras, aunque venían obligado-, pues bien, esta “cuota obligatoria”, por decisión de la Audiencia Nacional no es tal: los empleados y empleadas de los Registros no tienen obligación de pagarla, tal y como planteamos desde Comfía-CCOO.

Literalmente la sentencia recoge que “debemos anular y anulamos la expresión “...y sus empleados...” que figura “in fine” del párrafo segundo del artículo 58 del Convenio Colectivo de Registradores...”

Este fallo viene a confirmar la teoría, siempre mantenida por Comfia-CC.OO, de que los empleados y las empleadas de los Registros no estamos obligados al mantenimiento de los gastos de la Comisión de Vigilancia, y que, como en todos los demás convenios y sectores de este país, aquellos los deben asumir la patronal.

También es importante que la sentencia es ejecutiva de manera inmediata, independientemente de que sea recurrida o no, y por lo tanto desde la fecha de la misma ya no es obligatorio el pago de la cuota.

Así mismo, es también muy importante reseñar que los servicios y las competencias de la Comisión de Vigilancia no se ven afectados por la misma, y mantiene todas sus obligaciones y derechos que el convenio le confiere.

En otro orden de cosas, entendemos que esta sentencia es un serio toque de atención a los actuales presuntos negociadores del Convenio Colectivo en relación a que las cosas no pueden ni deben seguir empantanadas como hasta el momento. Han de superar enfrentamientos personales o institucionales y activar de forma inmediata la negociación del convenio.

Los trabajadores y trabajadoras de los Registros de España se merecen una negociación activa, que vaya cerrando acuerdos y que mejore y actualice sus condiciones de trabajo, ancladas ahora en un convenio de hace 14 años.

Desde Comfia-CC.OO, exigimos la inmediata convocatoria de la mesa de negociación y la incorporación formal y definitiva de este sindicato a la misma.

Queremos, finalmente, aprovechar estas líneas para anunciar que de no darse esta reapertura de la negociación colectiva, Comfia-CC.OO emprenderá las acciones judiciales oportunas para exigirla, y que seguiremos cuestionando por la misma vía todos los artículos del obsoleto convenio colectivo que entendamos se oponen a las más básicas normas laborales actuales.

En esta labor están nuestros servicios jurídicos en relación a temas como la “especial dedicación” o la ausencia de un salario mínimo mensual para el personal en participación, situación esta última que ha conllevado a que en algunos registros se termine debiendo dinero a la empresa.

Junio de 2006