Archivado en Publicaciones, Negociacion Colectiva

Boletín de la Agrupación de Cajas Rurales


Los delegados y trabajadores de Caja Rural de Córdoba se integran en Comfia-CC.OO; La Caja Rural Central de Orihuela en Murcia ataca al Comité de Empresa.


pdf
print
pmail

Los delegados y trabajadores de Caja Rural de Córdoba se integran en Comfia-CC.OO.


Tras el durísimo proceso que han vivido los compañeros de Caja Rural de Córdoba, con los despidos de dos representantes sindicales, que afortunadamente se han reintegrado a la plantilla por decisión judicial, el pasado día 18 de mayo se reunió la Sección Sindical del SITC (Sindicato Independiente de Trabajadores de Córdoba), de Caja Rural de Córdoba y decidieron por unanimidad integrarse en las filas de Comfia-CC.OO.


Con este proceso podrían ingresar en Comfia-CC.OO. un total de 14 delegados y más de 100 afiliados, que sin duda van a reforzar el proyecto que a nivel estatal está desarrollando nuestro sindicato.


Para nosotros lo más importante son las personas. Han entrado en nuestro sindicato unas personas magníficas, llenas de dignidad, luchadoras, que aun cuando no han recibido de Caja Rural de Córdoba más que atropellos y descalificaciones, no han tirado la toalla y han seguido hacia adelante con energía y con valor.


Ya vivimos un proceso similar en 2004 en Cajamar con unos resultados espectaculares

En 2004 vivimos un proceso similar,  en Cajamar,  cuando los compañeros del sindicato ASICC decidieron integrarse en las filas de CC.OO.


Desde el año 2000, año en que se produjo la fusión de las Cajas Rurales de Almería y Málaga, habíamos mantenido una relación sindical, no exenta de problemas en momentos puntuales, pero que a base de buena fe y de trabajo en conjunto desembocó, finalmente, en la integración de 49 delegados y más de 400 afiliados en CC.OO.


Desde febrero de 2004, fecha en que se produjo la integración definitiva, hemos trabajado ambos colectivos en Almería, en Madrid, en Murcia, en Barcelona, en Girona, en Málaga, en Cádiz, en Alicante y Ceuta, es decir,  en todos los territorios en que Cajamar tiene centros de trabajo, en una sintonía ejemplar.


Es más, hemos podido comprobar cómo, los trabajadores y trabajadoras de Cajamar han comprendido esta integración y, lejos de verla como algo extraño, han apoyado las candidaturas de Comfia-CC.OO. en que nos hemos presentado conjuntamente desde entonces.


Pero lo más importante, y de ahí el paralelismo de ambos procesos, es la calidad humana y personal de los compañeros/as que se han integrado, que forman parte de nuestro proyecto y de nuestra organización y que están colaborando a que cada día podamos llegar de mejor forma a dar servicio a los trabajadores de Cajas Rurales.



La Caja Rural Central de Orihuela en Murcia ataca al Comité de Empresa


No podemos comprender la actitud de algunas cajas rurales. La Central de Orihuela, en Murcia, ha cesado como director de oficina al presidente del Comité de Empresa de Murcia, el compañero Enrique Izquierdo, miembro de la Ejecutiva Estatal de la Agrupación de Cajas Rurales de Comfia-CC.OO.


¿Y se preguntará Vd. que cuál es el motivo?. Transcribimos literalmente: “la causa del cese en las funciones viene motivada por la pérdida de confianza por parte de la Dirección de esta empresa”. Es de risa.


Pérdida de confianza porque es una persona honesta que defiende a los trabajadores y trabajadoras de Murcia, como es su obligación de representante sindical.

Pérdida de confianza tras más de 16 años de director cumpliendo con su obligación y cubriendo siempre los objetivos marcados por la dirección.

Pérdida de confianza cobrando los incentivos variables año tras año gracias al esfuerzo y dedicación a su trabajo, a la par que cumpliendo con su compromiso con los trabajadores.


¿Pero qué se creen los gestores de estas cajas rurales?. ¿Acaso creen que estas cajas son de su propiedad, que son su cortijo y que pueden “cargarse” de un plumazo una carrera profesional a su antojo?.

No podemos consentirlo. LA LIBERTAD SINDICAL (CON MAYUSCULAS) es un derecho fundamental, protegido por la Constitución y por las leyes, y ni siquiera un director general o un Consejo Rector pueden conculcar las leyes.


Ahí nos van a tener enfrente.