Archivado en Nota de prensa, Condiciones de trabajo

CCOO denunciará, ante la Inspección de Trabajo, las condiciones laborales de los becarios del restaurante Azurmendi (tres estrellas Michelin)


Tras las informaciones publicadas en El Confidencial en las que los becarios del restaurante denuncian las condiciones en las que viven y trabajan, el sindicato está preparando acciones legales. CCOO destaca que no está en contra de las prácticas laborales siempre que se realicen legalmente.

hosteleria. platos cocina


pdf
print
pmail

No es la primera vez que CCOO tiene que denunciar la explotación laboral que sorportan los becarios que hacen sus prácticas  en los restaurantes de lujo, galardonados con estrellas Michelin y regentados por famosos chefs. Prácticas laborales de semi-esclavitud, que incumplen las normativas laborales de trabajadores en prácticas, ya que hacen todo tipo de trabajo menos el que tiene que hacer por ley y no cumplen sus horarios de trabajo. En definitiva, estamos hablando de falsos contratos formativos, en los que contratos en prácticas como becarios/as cubren puestos de trabajo habituales para ahorrarse el salario de un trabajador de cualquier categoría, como se ha podido comprobar en los restaurantes de estrellas Michelin. Aparte de la normativa laboral, incumplen la Ley  Prevención de Riesgos Laborales.

Como muestra de actualidad, en el restaurante Azurmendi, regentado por el chef Eneko Atxa, ubicado en Larrabetzu (Vizcaya), con tres estrellas Michelin y que se promociona como el restaurante más sostenible del mundo, los becarios denuncian que viven en situación infrahumana en el semisótano del local. En tres habitaciones, cada una con seis literas alineadas y unas taquillas altas y estrechas para guardar sus enseres, viven y duermen 12 personas, en 20 metros cuadrados, con una única ventana justo a ras del suelo. Humedad y calor, bolsas de comida y ropa por los suelos y bajo la cama. Una cocina y un baño compartido para 36 personas. Colas de una hora para preparar la cena y asearse, tras 17 horas de trabajo casi ininterrumpido y no remunerado.  Todo esto ocurre abajo, en lo que todos conocen como “la cueva”.     

Los becarios denuncian una política laboral de semi-esclavitud, donde la rotación del personal es  brutal. La mayoría, que llegan para realizar las prácticas tras su formación en las escuelas de hostelería, no aguantan más de dos semanas. Muchos de ellos son alumnos internacionales, que han recorrido medio mundo para  hacer las prácticas en un restaurante de prestigio y ante las condiciones infrahumanas que se encuentran, abandonan las practicas y vuelven a su país.

La mayor parte de horas de trabajo se las pasan fregando y limpiando, tirando las basuras y haciendo las compras. De todo menos aprendiendo, mientras ocupan puestos de trabajo de otras categorías con los que el restaurante se ahorra la mano de obra, cuestión que es ilegal.

CCOO, tras conocer los hechos tan graves que denuncian los becarios del restaurante Azurmendi, va a interponer una denuncia ante la Inspección de Trabajo contra esta empresa y espera que se efectue una investigación y se sancione al restaurante Azurmendi por la no aplicación de la normativa de los contratos en prácticas y de salud laboral, obligando a este a ajustarse a derecho.

Por último, el sindicato quiere dejar claro que no está en contra de los contratos en prácticas legalmente realizadas. Las becas son una excelente forma de adquirir experiencia y, en función de cómo se  realicen, pueden constituir unas  prácticas curriculares positivas. Estas deber estar correctamente encuadradas y deben ser tuteladas por un profesor de la universidad o escuela de  formación  y por un profesional de la empresa o entidad donde se realice la misma. Además, deberán ser evaluadas con un informe final que certifique su realización, duración y rendimiento. Tiene derecho a percibir la retribución acordada y la correspondiente información sobre seguridad y prevención de riesgos laborales.


banner afiliacin