Archivado en Comunicados, Beneficios Sociales

Comunicado

PRÉSTAMOS : AUTÉNTICOS y SUCEDÁNEOS


El pasado 28 de febrero entregamos al jefe de RR.LL. una propuesta de mejora de préstamos para los trabajadores y trabajadoras de Caja Penedés, vista la -buena –voluntad de nuestra Dirección para mejorar las condiciones sociales de los empleados de la Entidad.


pdf
print
pmail

Nuestra propuesta, en líneas generales, fue la siguiente:

Préstamo vivienda: - Importe mínimo: 7 anualidades Nivel VII - Interés: Hasta 7 anualidades de Nivel VII será l’Euribor –1,5% ( para el 2006 será el 0,91%) Más de 7 anualidades de Nivel VII será l’Euribor. - Años amortización: 35 años más 1 de carencia *Os adjuntamos la propuesta de préstamos entera que hicimos llegar a la Dirección.

Esta sería una mejora REAL. En lugar de esto –que no es ninguna utopía, puesto que son los tipos, cantidades y plazos que tienen pactadas las direcciones de las dos primeras cajas catalanas con sus secciones sindicales mayoritarias, es decir, CCOO- la Dirección de Caja Penedés ha pactado, con un sindicato minoritario (sin invitar al sindicato mayoritario, CCOO) un misérrimo aumento de la cantidad mínima para los préstamos vivienda y un alargamiento del plazo de devolución –cuando ya se están concediendo a los clientes plazos más largos - y que, por si este fuera un despropósito insuficiente, estos pactitos afectan únicamente a los préstamos nuevos, por lo que también pedimos que se aplique a los centenares de compañeros y compañeras que tienen ya concedido este tipo de préstamo y que lo están devolviendo. La respuesta del jefe del departamento mencionado ha sido negativa: no variarán los pactos firmados únicamente con un sindicato minoritario de los presentes en la Caja.

En un contexto en el cual se ha desatado una guerra sin cuartel entre entidades bancarias y de ahorros –tanto catalanas como foráneas que pretenden abrir mercado en Catalunya- en unos momentos en qué ha desaparecido el pudor de “robarse” los trabajadores entre cajas, nuestra Dirección no reacciona y pierde cada día profesionales que sucumben a ofertas difícilmente despreciables, especialmente teniendo en cuenta el trato que se les ofrece en Caja Penedés.

Efectivamente, la tacañería, marca de la casa, no solamente no tiende a desaparecer, sino que parece que se vuelva más rocosa, más calcárea, estratificada.

Esta gente que dirige nuestra empresa está llegando a cotas difícilmente superables de desorientación con respecto a las relaciones laborales. No solamente cierra con cerradura la comunicación entre sindicatos y plantilla, en pleno siglo de las comunicaciones, no sólo desafía al Tribunal Constitucional, pasándose por la entrepierna la sentencia de este Tribunal –el más Alto del Estado: no hay recurso posible- sino que cada día da más muestras de una desorientación preocupante. A veces se hace difícil creer que es únicamente incapacidad lo que lleva a esta Dirección a tratar tan mal a su personal: parece talmente como si les guiara un propósito secreto –y desconcertante- y quisieran que fuéramos largándonos todos y todas hacia la competencia. Quizás algún día nos explicarán qué pretenden con esta actitud tan restrictiva, tan retrógrada hacia el personal que hacemos funcionar la empresa, quizás entonces lo entenderemos.

Mientras tanto, la competencia da muestras de entender de una manera bien distinta las relaciones laborales: quieren tener contenta, motivada a su plantilla. Os hablamos, por ejemplo, de la Dirección de la Caja de Ahorros y Pensiones de Barcelona, que, un año más tarde del centenario –¿recordáis el regalo del portátil?- ahora hace un presente a todos y todas los trabajadores y trabajadoras de su –amplísima: 24000- plantilla: una impresora para los PC’s .

Hay comparaciones que son dolorosas, pero a veces hay que hacerlas para situar las circunstancias en su exacto contexto.

9 de marzo de 2006 – com.9/06 

 

Ver en PDF