Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Barclays Bank 13-12-2005

FALTA CONCRECCIÓN


DE NUEVO, hoy nos hemos encontrado con otra carta de nuestro Consejero Delegado, Sr. González-Robatto, Y DE NUEVO nos expresa una situación que no se corresponde con el sentir de los empleados del Banco, tal y como reconoce en el apartado dedicado a LA ENCUESTA DE OPINIÓN QUE PARECE HABER SIDO INCLUSO PEOR QUE LA REALIZADA CON ANTERIORIDAD.


pdf
print
pmail
La “carta” es un cúmulo de intenciones a las que les falta concreción y, para ir por partes, y siguiendo el esquema del documento:

“Trusted” Confianza
La confianza es un valor que se gana día a día y se pierde de una vez, y la confianza de los empleados no se gana desde la imposición, sino desde el diálogo y la transparencia que dé a los trabajadores confianza en un proyecto de futuro, y eso es algo que ha brillado por su ausencia.
Qué papel jugamos en el mercado financiero español, qué proyecto existe para el negocio rural, qué argumentos motivan las decisiones de la empresa... Sr. Gonzalez-Robato, despeje esas dudas y ganará confianza.

“Winning Together” (Venciendo, ganando juntos)
La colaboración de la que se congratula el Sr. González-Robatto, se habrá producido fruto de una decisión empresarial entre las compañías, pero la colaboración entre las diferentes Divisiones, Áreas, Departamentos y Sucursales se ha producido fuera de los cauces programados y los resultados alcanzados han sido posibles gracias a la profesionalidad y solidaridad de todos los empleados de la Entidad, lo que precisa un reconocimiento real de estas circunstancias que atiendan a estos principios.

“Customer Focus” (Centrados en el cliente)
En este apartado, el Sr. González-Robatto, que hace un reconocimiento de los fallos producidos y de la actitud de los trabajadores del banco, se limita a exponer las dificultades habidas con el teleproceso, sin aportar la solución a futuro. Sin embargo, no hace referencia a otro asunto que es competencia de la empresa, como es la organización del trabajo: las oficinas se encuentran con falta de dotación de recursos humanos para atender adecuadamente a nuestros clientes, los equipos volantes que consideramos esenciales con la actual estructura de las oficinas no existen y en las regionales donde están operativos, lejos de incrementarlos, se disminuye el número de los empleados dedicados a esta función. Fruto de ésto es la imposibilidad de tomar vacaciones, días libres o simplemente acudir a una cita medica al personal de las oficinas y, en el caso de que cualquiera de los supuestos anteriormente expuesto se realizara, la oficina en muchos casos se queda sin el personal necesario para dar un "EXCELENTE" servicio al cliente, simplemente “FUNCIONA”.

“Best People” (Las mejores Personas)
El principio según el cual "empleado satisfecho = cliente satisfecho", es un principio que compartimos en su integridad, pero corresponde a la empresa poner los instrumentos necesarios para crear esa satisfacción al empleado y los presentados por Barclays no contribuyen a esa situación, más bien desincentivan, no parten del dialogo con los interlocutores sociales sino desde la unilateralidad, por lo que nacen con falta de credibilidad.
A nadie, y menos al Sr. Consejero Delegado, le habrá extrañado el resultado de la encuesta de opinión, ya se lo hemos venido anunciando incluso antes de que se produjera la consulta y este resultado no refleja todo el sentir de la plantilla, ya que gran parte de los empleados que no respondieron a la consulta lo hicieron porque su grado de frustración y desconfianza es tal que entendieron que expresarlo en la encuesta no tenia ningún interés páctico. Que no caiga en saco roto es su responsabilidad, pero le instamos a que modifique su actitud y dialogue, es la mejor forma de que los principios los interioricemos TODOS como nuestros. Las imposiciones, aunque se hagan con buena voluntad, no son el mejor camino para consolidar una determinada cultura.

“Pioneering” (Pioneros, innovadores)
Si bien es cierto ese espíritu de innovación en los productos, también es cierto que no se ha trasladado a las herramientas operativas que utilizamos y que dan la impresión de que en vez de servir para mejorar y facilitar el trabajo, son un instrumento de control de los trabajadores.

En resumen, en nuestro criterio, el año 2005 ha sido un año difícil que se ha resuelto casi a pesar de la Dirección de la empresa, por lo que esperamos del 2006 las rectificaciones oportunas porque nosotros también queremos ser el mejor banco de España.