Más por Menos

Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Jornada

CCOO BANESTO
Implantación del Plan Omega (1)

Más por Menos


Sigue la implantación del Proyecto Omega en todo el Estado y ya podemos empezar a ir valorando su aplicación y el efecto que está causando en las oficinas. Las primeras impresiones abundan en lo ya ampliamente conocido por la plantilla, una mayor dedicación comercial de todos los empleados y una supuesta descarga operativa en las oficinas.


pdf
print
pmail

Como el Proyecto está en sus primeros pasos, poco podemos aportar por ahora. Sí podemos en cambio remarcar nuestras primeras impresiones, que son negativas y que cuestionan el camino escogido para poder llevar a buen puerto este Proyecto. Las medidas implantadas empiezan a ser cuestionadas en las oficinas, ya que se encuentran a merced de las campañas comerciales de turno que hacen inútil cualquier planificación.

El Comité Diario se ha convertido en una obsesión por parte de las Territoriales y las UBM's, consiguiendo que un elemento de trabajo se convierta en un obstáculo para el normal desarrollo de la actividad de la oficina. La imposición de rutinas de trabajo debe hacerse con criterios de eficacia y cada sucursal tiene unos tiempos y unos ritmos determinados que es conveniente respetar.

La famosa descarga operativa no ha llegado. La política de subcontratación intensiva de trabajos, además de precarización laboral en esta economía sumergida de subcontratas, ha traído una rebaja en la calidad del servicio ofrecido a los clientes, lo que ha derivado en un mayor número de quejas y de gestiones de las oficinas para subsanarlas. A esto unimos la mayor carga comercial de los trabajadores que desarrollan tareas con un perfil más operativo, lo que provoca errores y quebrantos sobre los que los Directores Territoriales exigen explicaciones y amonestan diligentemente.

Pero la gran idea ha sido la creación de la figura del Subdirector. Los Gerentes de Oficina, antes Interventores, han vuelto a cambiar el título honorífico que de vez en cuando el banco se permite variar. La diferencia más relevante ha sido el incremento de la labor comercial que el banco ha intentado vender como una promoción en las reuniones explicativas de la nueva función. La retribución puede ser algo mayor, pero para ello deben hacerse muchos más puntos, es decir, el bonus puede aumentar un 5% pero para ello debes aumentar tu puntuación cerca del 50%. La labor comercial se deriva en teoría hacia los operativos y en la práctica el día a día sigue siendo exactamente igual que siempre: colas ante la ventanilla, llamadas telefónicas, incidencias continuas, enfados de la clientela, etc.
 
El Proyecto Omega avanza en un modelo de banco con un perfil muy comercial, pero no se pueden cambiar las cosas desde arriba sin pensar en los que tienen que llevarlas a cabo, que se debaten entre prolongaciones de jornada continuas y ritmos de trabajo intolerables. Es fácil dictar normas de imposible cumplimiento que sólo tienen por objeto evadir las responsabilidades de algunos a costa de dejar a la mayoría indefensa.

Observamos problemas graves en la dirección y gestión por parte de las estructuras intermedias de las Territoriales y por la ya ALARMANTE escasez de plantilla que impide cualquier tipo de planificación en las oficinas.

Pensamos que un Proyecto tan ambicioso como el Omega, que no sólo quiere cambiar una organización del trabajo concreta sino que pretende implantar una nueva cultura comercial, hace imprescindible el consenso entre las partes implicadas y hace imprescindible también contar con la ilusión de todos para que este Proyecto triunfe. Para ello deben cambiar muchas cosas, pero la primera y fundamental pasa por motivar e incentivar como se merecen a los principales actores de esta película, esto es, a los trabajadores y trabajadoras.

Diciembre 2005