Archivado en Comunicados, Prevision Social, Socio Economico

Lo molesto de ser longevos


La población europea envejece por partida doble; es decir, que no sólo hay cada vez más personas mayores, sino que las personas cada vez son más mayores. Este es el punto de partida de un estudio bastante escalofriante realizado por Bernd Raffelhüschen, profesor de económicas de la Universidad de Albert-Ludwig de Friedman (Alemania) y de la Universidad de Bergen, en Noruega.


pdf
print
pmail
Raffelhüschen, invitado por DWS a dar una conferencia en Berlín ante periodistas europeos la semana pasada, está considerado un verdadero experto en los sistemas de pensiones públicos y podría ser asesor del Partido Democristiano alemán en esta materia en caso de que Angela Merkel consiga hacerse con el Gobierno alemán en las elecciones del domingo. Las conclusiones de Raffelhüschen son de todo menos optimistas. Este experto estima que el proceso de envejecimiento de la población europea durará al menos cinco décadas e incluso más aún en países como España. Raffelhüschen fija el ratio de mayor dependencia de la población mayor en Europa para el año 2035, a partir del cual irá descendiendo -a medida que los baby boomers vayan muriendo- salvo en Irlanda y España. El problema, a su juicio, es que la generación del baby boom, que se extiende desde el final de la segunda guerra mundial hasta los años 70, se está haciendo mayor en un contexto de baja natalidad. Es decir, que los baby boomers son muchos y tienen pocos hijos. Esta combinación, afirma, es problemática, porque serán los hijos de los baby boomers los que pagarán las pensiones y los cuidados de la generación anterior y eso, a su juicio, sólo puede sostenerlo un sistema público de pensiones que aumente las cotizaciones y los impuestos y rebaje las prestaciones. El discurso de Raffelhüschen deja pocas alternativas: una es trabajar más, es decir, retrasar el periodo de jubilación al menos dos años. Otra, desarrollar el sistema privado de pensiones. Se puede estar o no de acuerdo con el remedio propuesto, pero el diagnóstico, desde luego, pone los pelos de punta. A.C.P.E.M. 14/09/05