Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

COMFÍA-CCOO interpone una demanda de nulidad del Convenio de ReGistros de Propiedad


Reclamamos la nulidad del artículo del convenio colectivo que obliga a los empleados y las empleadas de los Registros de la Propiedad y Mercantiles a sufragar los gastos de la Comisión Paritaria de Vigilancia.


pdf
print
pmail

La Federación de Servicios Administrativos y Financieros de CC. OO. (Comfía-CCOO), ha interpuesto una demanda ante la Audiencia Nacional en reclamación de la nulidad del artículo del convenio colectivo que obliga a los empleados y las empleadas de los Registros de la Propiedad y Mercantiles a sufragar los gastos de la Comisión Paritaria de Vigilancia, a través del pago forzoso de una cuota anual, llegando Patronal, A.P.R. y el sindicato SIOYA a amenazar con no reconocer las categorías de los trabajadores “morosos” o a no permitirles examinarse para subir de categoría profesional.

 

Además, Comfía-CCOO denuncia la anacrónica situación de las condiciones laborales de los empleados y empleadas de los Registros de la Propiedad y Mercantiles, ya que la patronal, representada por la Asociación Profesional de Registradores (APR), y los sindicatos mayoritarios en el sector CSIF-SIOYA, y SCR, “llevan diez años mareando la perdiz para negociar un nuevo convenio colectivo y, por tanto, la regulación laboral sigue anclada en una normativa obsoleta”, demostrando sobradamente su incapacidad para llegar a acuerdos que mejoren la calidad de vida de las plantillas. Esta “anacronía” normativa conlleva, por ejemplo, que “hace partícipes a los trabajadores y trabajadoras de los gastos de la empresa, recoge sueldos irrisorios para una gran mayoría de empleados y empleadas y, por supuesto, omite cualquier referencia a aspectos tan relevantes como la prevención de riesgos laborales o la conciliación de la vida familiar y laboral”.

Para Comfía-CC.OO., que no pone en duda la labor de “seguridad y transparencia jurídica” que desarrollan los Registros, y que realizan su cometido “con un alto grado de satisfacción para los usuarios”, siendo la “celeridad y profesionalidad” sus notas características, sin embargo, señala que este nivel de eficacia “de la que tanto se vanaglorian los empresarios del sector, los registradores”, recae básicamente sobre “los esfuerzos y compromisos de sus trabajadores y trabajadoras”. En este sentido, recuerda que los Registradores, -“funcionarios públicos que no cobran un sueldo como todos los demás, sino un arancel -haciendo de su actividad pública el objeto de un negocio mercantil-“, han ido asumiendo nuevas funciones, tales como la apertura al público por las tardes o, “el hacer las declaraciones de renta en los registros de las zonas rurales”, como sucede en algunos territorios. Todo ello, apunta Comfía-CC.OO., “sin haber tenido nunca en cuenta que estaban dando un giro de tuerca más a sus empleados y empleadas, incrementando continuamente la carga de trabajo y la presión en los puestos de trabajo”.

Ante esta situación, Comfía-CC.OO. está planteando una alternativa sindical para el sector. Así, con la participación de una amplio número de trabajadores, el sindicato ha creado una plataforma de negociación que actualice las condiciones de trabajo. Además, en algunos territorios, es Comfía-CC.OO. la que está organizando cursos de formación para las plantillas de los Registros –labor ésta que debería corresponder a la Comisión de Vigilancia y Seguimiento del Convenio- y ha alcanzado una representación suficiente para participar en la Mesa de Negociación del Convenio.

 

El sector de los Registros de la Propiedad y Mercantiles necesita seguir actualizándose al siglo XXI, pero lo tiene que hacer en todas sus vertientes: la del incuestionable y necesario servicio que presta a la sociedad y las de las condiciones laborales de los doce mil trabajadores y trabajadoras de los Registros.