Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

La Comisión Europea ataca el diálogo social Europeo


La Comisión Europea, en su comunicado 聯REFIT: eficacia al servicio del crecimiento聰, publicado el 2 de octubre de 2013, ha hecho un ataque sin precedentes al diálogo social, ya que pone en tela de juicio el papel de los interlocutores sociales como colegisladores, garantizado por el Tratado de la UE. Este cuerpo legal, reconoce que la aplicación de los acuerdos celebrados a nivel de la Unión, se realizarán a petición conjunta de las partes firmantes (interlocutores sociales), sobre la base de una decisión del Consejo adoptada a propuesta de la Comisión (Art. 155 TFUE).


pdf
print
pmail

Este comunicado, es un ataque abierto contra la función intrínseca de los sindicatos y a la promoción del diálogo social en Europa.

Los derechos sociales, así como la totalidad de la legislación europea sobre seguridad y salud ocupacional, se consideran onerosos para las empresas y son vistos como obstáculos para la obtención de beneficios, sin importar cual sea el coste para los trabajadores o el público en general.

Queda al descubierto la intención de la Comisión Europea de hacer retroceder la Europa social, en particular para aplacar a los euroescépticos de algunos Estados miembros.

La primera víctima de esta agenda política antisocial, es el acuerdo de los interlocutores sociales de la peluquería sobre seguridad y salud ocupacional. Con su negativa a convertirlo en legalmente vinculante, la Comisión Barroso envía deliberadamente una señal política: hacer caso omiso de la autonomía y de los derechos de los interlocutores sociales garantizados por el Tratado de la UE, e ignorar su obligación legal de promover el diálogo social.

Barroso pone claramente a los sindicatos, en la encrucijada de elegir si están dispuestos a luchar por sus derechos, o si aceptan su futura debilitación, no sólo a nivel nacional, sino ahora también a nivel europeo.

Con este comunicado, la política de la Troika llega al nivel europeo, ya que el REFIT es un ataque frontal a los sindicatos, ejemplificado por el 聯No聰 de la Comisión al acuerdo de los interlocutores sociales del sector de la peluquería.

La normativa de la UE sobre seguridad y salud ocupacional, ha supuesto avances concretos para los trabajadores desde los años 1970 y ha ofrecido un extenso marco de referencia para unas condiciones laborales favorables en toda la UE.

Con esta decisión de la Comisión, se producen los siguientes efectos:

  • Se bloquea la solicitud de los interlocutores sociales de la peluquería, para convertir en ley su acuerdo sobre seguridad y salud ocupacional.

  • Se etiqueta el ámbito de la legislación europea sobre seguridad y salud ocupacional, como potencialmente redundante en su totalidad.

  • Se paraliza la legislación venidera,

  • Se deberá examinar la legislación existente, con vistas a revocarla y devolver competencias a los Estados miembros.

    Esta decisión también debe verse en el contexto de las políticas europeas de austeridad y de una perspectiva cada vez más negativa para el diálogo social ya que, la estrategia de reajustes para el crecimiento, arroja serias dudas sobre el modelo social europeo y el papel fundamental de los sindicatos como interlocutores sociales.

La primera víctima de esta agenda política antisocial, es el acuerdo sobre salud y seguridad en el trabajo en el sector de la peluquería. Al negarse a que sea jurídicamente vinculante, la Comisión envía una señal de que considera que una Europa social es un obstáculo a la realización de beneficios, cualquiera sea el costo para los trabajadores y los consumidores.

El rechazo del acuerdo del sector de la peluquería, es la avanzada más reciente de la Comisión Europea, para congraciarse con elementos euroescépticos del continente.

Recientemente, el Sr. Barroso repitió unos comentarios despectivos sobre los peluqueros en la prensa sensacionalista británica bajo el título de "Hair Hitler", diciendo que no habría más regulaciones innecesarias de la UE, tales como la prohibición del uso de zapatos de tacón alto por las peluqueras.

II - La postura de UNI Europa

UNI Europa, ha decidido tomar todas las medidas necesarias para defender la función de los sindicatos, establecida en el Tratado de la UE y considera este asunto como la principal prioridad de todas las secciones de la organización. Se hará campaña y luchará por:

a) el papel y los derechos de los sindicatos, reconocidos en el Tratado de la UE;

b) la revocación de la decisión de la Comisión, sobre la salud y seguridad en el trabajo; 

c) la transformación del acuerdo del sector de la peluquería, en ley. 

Oliver Roethig, Secretario Regional de UNI Europa, dijo: 聯Barroso ha enviado una señal política por la que, la Comisión Europea quiere ver una Europa menos socia. Por ello, nosotros debemos enviar nuestra señal de que esto es inaceptable, manteniéndonos unidos con los interlocutores sociales del sector de la peluquería, que se encuentran en la primera línea de esta batalla聰. 

El rechazo del acuerdo de los interlocutores sociales en el sector de la peluquería por parte de la Comisión Europea, es el comienzo de un ataque frontal contra la legislación europea que protege a los trabajadores y a los consumidores.

Barroso, debe dejar de jugar con la salud y la seguridad de los trabajadores, ya que nunca había habido ningún reglamento o propuesta de la UE sobre las propuestas de seguridad por parte de los empleadores y de los sindicatos concernientes, fundamentalmente en cuanto a la reducción de la exposición a sustancias químicas peligrosas del personal que trabaja en el sector, pero que también incluían recomendaciones relativas al uso de calzado antideslizante.

El "NO" de la Comisión Europea al acuerdo social en el sector de la peluquería y la estética, es el comienzo de un ataque frontal contra una Europa socialmente justa.
Los acuerdos de los interlocutores sociales europeos entre empleadores y sindicatos, deben traducirse en legislación vinculante en materia de salud y seguridad, si así lo desean.

Por ello, UNI Europa y sus sindicatos asociados, defenderán a los trabajadores contra toda tentativa de desmantelar la legislación social.

Ahora, UNI Europa está tomando medidas con sus sindicatos asociados, para garantizar que las voces de la gente corriente se sigan escuchando en el momento de elaborarse la legislación europea.

UNI Europa, hace un llamamiento a todos los sindicatos afiliados, a la CES, a las demás federaciones sindicales europeas y a todo el movimiento sindical europeo, para que se unan a nosotros y den prioridad a estos temas.En particular, UNI Europa solicita:

1. Que los sindicatos asociados de los diferentes países, se dirijan a sus gobiernos, parlamentos y diputados del parlamento Europeo;
2. Que los comités europeos de diálogo social, emitan declaraciones conjuntas en apoyo del acuerdo del sector peluquero (el diálogo social sobre la pesca marítima ya lo ha hecho).
3. Que los sindicatos estén atentos a las publicaciones de los medios de comunicación, que menosprecien el acuerdo del sector peluquero y reaccionen de inmediato;
4. Que se informe a UNI Europa de las medidas tomadas.

UNI Europa ha emprendido una campaña mediática, basada en:

a) Movilizar a la opinión pública;
b) Asegurar el apoyo del Parlamento Europeo y los gobiernos nacionales;
c) Recurrir por vía legal la decisión de la Comisión sobre el acuerdo del sector peluquería.

 En el Comité de Dirección de UNI Europa, reunido el 18 de octubre de 2013, en el que en representación de Comfia estuvo presente Pepe García Utrilla (Acción Sindcial Internacional), se adoptó el siguiente acuerdo:
    • Considerar, que la decisión de la Comisión Barroso de hacer retroceder la normativa sobre seguridad y salud ocupacional y detener el acuerdo de los interlocutores sociales de la peluquería, supone un claro ataque dirigido a minar la Europa social, los sindicatos y el bienestar de los trabajadores. Es inaceptable y debe revocarse.

    • Reiterar, que la aplicación legal del acuerdo de la peluquería, pone a prueba el compromiso de la Comisión Europea con el diálogo social y la Europa social, prueba que la Comisión no ha superado. El enfoque actual de la Comisión es antieuropeo, antisocial y antidemocrático y va en contra de los trabajadores y de los sindicatos.

    • Exhortar, al presidente Barroso a que se disculpe por su comportamiento irrespetuoso para con los trabajadores que padecen enfermedades profesionales, en particular las peluqueras y los trabajadores con dolor de espalda (declaraciones en la entrevista concedida al medio alemán Tagesschau el 2 de octubre de 2013).

    • Hacer hincapié, en que los trastornos musculoesqueléticos, especialmente los problemas de espalda, causan la mayoría de las bajas laborales y que, por lo tanto, son un factor importante para la competitividad de la empresa y la sostenibilidad de los sistemas de seguridad social europeos. Los trabajadores del sector de los servicios, suelen verse afectados con frecuencia.

    • Condenar a la Comisión, por anunciar su decisión sobre el acuerdo de la peluquería, sin haber antes notificado a los interlocutores sociales interesados, ni esperado a los resultados del ejercicio de evaluación que la propia Comisión está llevando a cabo. A pesar de las promesas del comisario Andor y del presidente Barroso, esta decisión no se ha basado en una evaluación exhaustiva e imparcial, ni en el diálogo con los interlocutores sociales. La Comisión está incumpliendo sus obligaciones legales.

    • Exigir, que la Comisión revierta su decisión y tome las medidas necesarias, para dar curso a las peticiones de UNI Europa y Coiffure EU, de otorgar fuerza legal al acuerdo de la peluquería a través de una decisión del Consejo.

    • Instar, a la Comisión a respaldar de forma sólida e inequívoca, el derecho de los interlocutores sociales a concluir acuerdos sectoriales que, como cuestión de principios, se conviertan en legalmente vinculantes por decisión del Consejo, así como a facilitar un respaldo similar por parte del propio Consejo.

    • Exhortar, a los afiliados de UNI Europa, a la CES y a la totalidad del movimiento sindical, a priorizar la campaña y la lucha para revocar las decisiones de la Comisión sobre seguridad y salud ocupacional, así como respecto del acuerdo de los interlocutores sociales de la peluquería. Hay que defender la Europa social. 

    •  

      Considerar este asunto, como la principal prioridad de todas las secciones de UNI Europa y ordena a la Secretaría Regional que tome todas las medidas que sean necesarias.

      Así las cosas, UNI Europa está preparando una campaña política y legal que:

    • Movilice a la opinión pública
    • Consiga apoyo en el Parlamento Europeo y en los gobiernos de los Estados miembros
    • Oponga a la decisión de la Comisión sobre el acuerdo de la peluquería ante el Tribunal Europeo
    • Llame a todos los diálogos sociales europeos a declarar su apoyo a favor de que los acuerdos de los interlocutores sociales, como el de la peluquería, se conviertan en ley
    • Hacemos un llamamiento a la CES y a la totalidad del movimiento sindical, para que se unan a nosotros en esta batalla: priorizar la campaña y la lucha para revocar las decisiones de la Comisión, referentes al acuerdo de los interlocutores sociales de la peluquería.
    • Como cuestión de principios, deseamos que la Comisión y el Consejo reconozcan plenamente la función colegisladora de los interlocutores sociales. A petición de los interlocutores sociales europeos a nivel sectorial o intersectorial, la Comisión debe presentar una propuesta al Consejo, para convertir sus acuerdos en jurídicamente vinculantes, como establecen los tratados de la UE.
    • Barroso, ha enviado una señal política por una Europa menos social y, como parte de ello, victimiza a los interlocutores sociales de la peluquería. Enviemos nuestra propia señal política por una Europa más social, manteniéndonos unidos con los interlocutores sociales de la peluquería.
    • Los acuerdos de los interlocutores sociales, deben convertirse en ley.