Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

La Caja debería plantearse EN QUÉ ESTÁ FALLANDO para que profesionales de su confianza lleguen a realizar este tipo de medidas.

ALGO ESTÁ FALLANDO EN LA CAJA


En la Dirección de Zona de Euzkadi, un grupo de directores se ha negado a firmar el acta de objetivos de 2005, por considerar que son desproporcionados y que el nivel de exigencia y las formas eran inaceptables. La respuesta fue reunirlos en la Zona, no para buscar soluciones ante las inquietudes planteadas, sino para utilizar la presión.


pdf
print
pmail

ALGO ESTÁ FALLANDO EN LA CAJA

è Recientemente reclamábamos un mayor compromiso por parte de la estructura para ofrecer mas respeto hacia los profesionales en el trato personal y hacia nuestras ilusiones, expectativas y condiciones laborares. Lamentablemente, el año ha comenzado de forma preocupante.

èPor una parte, se han denunciado prácticas dudosas desde la Dirección de Negocio en Levante, a las que la Caja no ha respondido; simultáneamente, el importante incremento de los objetivos, no suficientemente explicado y nunca negociados, ha desconcertado a la plantilla. A esto se añade un nuevo incidente, esta vez en la Dirección de Zona de Euzkadi, donde un grupo de directores se ha negado a firmar el acta de objetivos de 2005, por considerar que son desproporcionados y que el nivel de exigencia y las formas eran inaceptables. La respuesta fue reunirlos en la Zona, no para buscar soluciones ante las inquietudes planteadas, sino para utilizar la presión para obtener la firma de las actas, amenazando el futuro profesional de los trabajadores y pasando asimismo factura de hechos anteriores.

èEn lugar de reprimir, la Caja debería plantearse EN QUÉ ESTÁ FALLANDO para que profesionales de su confianza lleguen a realizar este tipo de medidas. De manera inmediata, la Caja debería revisar qué fallos se están produciendo en los cauces de interlocución con los profesionales, en la transmisión de las decisiones jerárquicas, en la gestión de los recursos humanos... y tomar decisiones para corregir deficiencias manifiestas. Por si sirve de pista, reproducimos algunas reflexiones que están en boca de los profesionales:

- “ Los objetivos son desproporcionados y están descompensados unos con otros; no negocias la cifra ni cómo lo tienes que hacer. Los objetivos tampoco atienden a las condiciones específicas del centro de trabajo al que se asignan.  Se está desaprovechando el conocimiento que tienen los profesionales de su ámbito de trabajo. “ 

- “ Se está perdiendo el respeto a la figura del Director hasta en las formas, llegándose a pedir telefónicamente la clave personal para firmar el acta de objetivos, con un problema añadido de seguridad. “ 

- “ Dividir los objetivos y forzar a cumplirlos con una determinada distribución (por ejemplo, Rac,s en dos rúbricas) puede convertir los objetivos en inalcanzables, desmotivar a los profesionales y puede traer como consecuencia la pérdida de oportunidades de negocio, además de influir negativamente en la carrera profesional. “

- “ Las carteras no pueden convertirse en algo que nos esclaviza, sino en una herramienta útil de trabajo para ayudar a conseguir objetivos. El cliente que no está en una cartera puede ser igual de rentable que el que sí lo está. ”

- “  No necesitamos tal bombardeo de notas, correos, ranking... ¡Sabemos trabajar !.

-“ Si avanzamos hacia nuevas tecnologías, ¿ por qué dedicamos tanto tiempo a controlar lo que estamos haciendo (ficha diaria, semanal , mensual, llamadas para que cumplimentes esto o aquello) en lugar de dedicar parte de ese tiempo a lo que tenemos que dedicarlo, que es buscar nuevas líneas de negocio ?.”

- “ Los centros de decisión están desbordados de trabajo. Con más plantilla se obtendría una carga de trabajo más razonable y mejoraría la calidad de atención al cliente. Quizás debiera revisarse también el sistema de facultades. ”

èAunque afortunadamente no es lo más habitual, lo cierto es que se están multiplicando los incidentes de todo tipo y calibre que apuntan a unas relaciones problemáticas de algunas Direcciones de Zona con los empleados de las oficinas, junto al problema no resuelto de la imposición de objetivos.

* CC.OO. exige el fin de prácticas que deben desterrarse de esta Entidad; una verdadera negociación de los objetivos anuales; una dotación adecuada de las plantillas de las Direcciones de Zona y de las oficinas; y una mayor racionalización de las relaciones de trabajo, para ilusionar a la plantilla y alcanzar los objetivos que tenemos planteados.

Madrid, 9 de marzo de 2005