Archivado en Comunicados, Prevision Social, Socio Economico

La reforma del empleo y las pensiones, en v铆a muerta desde la declaraci贸n de julio


Han pasado siete meses desde el arranque formal del di谩logo social, pero, a fecha de hoy, las dos principales reformas: la del empleo y la de las pensiones no terminan de arrancar. La versi贸n oficial es que todo transcurre con normalidad, pero algunos ya muestran su preocupaci贸n por lo que califican como 'escasa iniciativa del Gobierno'.


pdf
print
pmail
En pol铆tica suele decirse que todas las reformas de calado que no se hagan al principio de la legislatura ya no se hacen. Pues seg煤n esta m谩xima, las reformas del mercado de trabajo y de las pensiones tienen dif铆cil ver la luz. Desde que el pasado 8 de julio, los dirigentes de la patronal y los sindicatos firmaron en La Moncloa con el presidente del Gobierno, Jos茅 Luis Rodr铆guez Zapatero, la 'declaraci贸n del di谩logo social', los avances en los temas importantes, que son los referidos al mercado laboral y las pensiones, son m谩s bien nulos. Fuentes de los agentes sociales atribuyen este retraso a 'la forma en la que han transcurrido los acontecimientos'. Se refieren a que las pol茅micas negociaciones sobre el salario m铆nimo interprofesional que, a su vez, demoraron la negociaci贸n del acuerdo de convenios entre patronal y sindicatos y, 'como los negociadores son los mismos, est谩n ocupados hablando de negociaci贸n colectiva' y el di谩logo social ha quedado un poco al margen. De hecho hoy estaba convocada una reuni贸n de la Comisi贸n de Seguimiento del di谩logo social en la que se esperaba empezar a fijar calendarios de alg煤n tipo pero se ha desconvocado para que los negociadores terminen de cerrar el acuerdo de convenios de 2005. Pero no hay que olvidar que el retraso de la negociaci贸n colectiva est谩 provocado por el malestar de la patronal por el salario m铆nimo que oblig贸 a que Zapatero volviera a reunirse con los l铆deres sindicales y patronales para recomponer el di谩logo social. En definitiva, dos grandes fotos y ning煤n gran acuerdo en siete meses, salvo el referido al reglamento de extranjer铆a, en el que se fijaron las condiciones de la regularizaci贸n extraordinaria. Preocupados por el par贸n Con este panorama, otras fuentes de la negociaci贸n han mostrado ya su preocupaci贸n por el retraso que est谩n sufriendo la reforma laboral y la de la Seguridad Social. Se quejan estas fuentes de que 'el Gobierno no ha enviado a煤n sus propuestas y tampoco nos han citado para que discutamos estas materias, que son las m谩s importantes y m谩s dif铆ciles de acordar'. Otras fuentes sindicales a帽aden que el arranque de estas negociaciones tendr谩 que ser 'con la propuesta del Gobierno para ambas reformas, aunque se escuchen tambi茅n las de las partes'. La mesa de di谩logo sobre protecci贸n social fue de las primeras en constituirse pero hasta el momento no se ha registrado ning煤n avance ni se ha abierto ninguna discusi贸n. Fuentes de la Seguridad Social aseguran que se reactivar谩 en los pr贸ximos d铆as. En materia de empleo, la espera al dictamen de un grupo de expertos que se retras贸 m谩s de dos meses y que entreg贸 su dictamen hace ya un mes, est谩 tambi茅n paralizada y de hecho ni siquiera se ha constituido la mesa de negociaci贸n. Desde el Ministerio de Trabajo, distintas fuentes de varias 谩reas aseguran que 'las ideas se tienen muy claras' y que las negociaciones van al ritmo adecuado. El equipo de Trabajo quiere cerrar acuerdos de empleo y pensiones antes del verano. El cambio de los convenios colectivos 'no toca' todav铆a Los empresarios y los sindicatos no quieren ni o铆r hablar, de momento, de abordar una reforma en profundidad de la negociaci贸n colectiva, a pesar de que este es uno de los temas pendientes de negociaci贸n de la declaraci贸n del di谩logo social del 8 de julio. Este asunto es, adem谩s, el 煤nico que en el texto de la declaraci贸n aparece como bilateral entre patronal y sindicatos, sin el Gobierno. Fuentes sindicales aseguran que 'con lo que tenemos pendiente, los convenios no tocan por ahora, pero no hay que olvidarse de ellos'. La patronal comparte esta opini贸n. Cinco Dias, 21 de Febrero de 2005