2004: RECORD DE BENEFICIOS. ESFUERZO DE TODOS, GANANCIAS PARA POCOS

Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Salario

CCOO BANESTO
El esfuerzo de la plantilla no se ve recompensado, una vez más

2004: RECORD DE BENEFICIOS. ESFUERZO DE TODOS, GANANCIAS PARA POCOS


Recientemente se han hecho públicos los resultados de Banesto en 2004. El ejercicio ha sido calificado por nuestra Presidenta como muy bueno y queda patente que todo el pesimismo manifestado semanas atrás con la decisión del Banco de España de cargar las prejubilaciones contra beneficios, no estaba justificado.


pdf
print
pmail
Las cifras son abrumadoramente positivas y CC.OO. nos alegramos y mucho de ello. El esfuerzo de los trabajadores de Banesto ha obtenido mejores resultados de los esperados, lo que viene siendo una tendencia habitual desde hace muchos años. Los objetivos previstos para el año 2006 se nos anuncian posibles para el 2005, lo que significa un esfuerzo importante para una plantilla comprometida con ellos.

El problema es que este esfuerzo de la plantilla no se ve reconocido ni compensado. Con la decisión ya anunciada de continuar un año más con el sistema de retribución al accionista a través de la disminución del valor de la acción, se nos sigue negando la participación en los beneficios, utilizando una triquiñuela legal de ingeniería financiera que creíamos sólo se utilizaban en otros tiempos y por otros Presidentes.

A esto debemos añadir que las plantillas se ven cada vez más ajustadas sin personal suficiente para dar un buen servicio; los objetivos comerciales se imponen a través de multiconferencia, en algunas ocasiones con prácticas que vulneran la normativa vigente; se implanta un proceso de externalización masivo con el único objetivo de reducir costes, aún a costa de empeorar el servicio y las condiciones laborales; la calidad del empleo va empeorando por la utilización cada vez mayor de ETT, subcontratas, franquicias, etc; la tensión en las sucursales alcanza niveles máximos con las periódicas campañas comerciales que hacen de la coacción y la amenaza el principal y único argumento comercial.

Con este desolador panorama, no es de extrañar que muchos trabajadores aspiren legítimamente a causar baja en el banco por el medio que mejor se adapte a su situación personal, unos a través de la prejubilación y los jóvenes buscando un lugar en la competencia.

ESTO ES UNA VERGÜENZA; mientras se alardea de números y de objetivos conseguidos, nosotros, los de a pie, los trabajadores y trabajadoras de esta empresa, queremos ser reconocidos y recompensados como nos corresponde. QUEREMOS NUESTRA PARTICIPACIÓN EN LOS BENEFICIOS QUE ENTRE TODOS HEMOS CONSEGUIDO.

Vamos a iniciar una toma de contacto con los otros sindicatos con la idea de unir nuestros esfuerzos en la consecución de este objetivo. No podemos seguir con la sensación de que en Banesto, detrás de una fachada brillante de cara a la galería, hay una trastienda sórdida llena de interrogantes.

19 de enero de 2005