COMFIA CCOO exige orden en el proceso de reestructuración del sector de Cajas de Ahorros

Archivado en Comunicados, Fusiones, Socio Economico

COMFIA CCOO exige orden en el proceso de reestructuración del sector de Cajas de Ahorros


Suele ocurrir que lo mejor es enemigo de lo bueno, y en esta clave hay que interpretar las declaraciones, y noticias, aparecidas en relación con las Cajas de Ahorro, que tienen su fuente en el Gobierno, y en el Banco de España, y que abarcan un amplio espectro de recetas que incluyen desde posibles compradores hasta modificaciones legislativas.


pdf
print
pmail

 El Ministerio de Economía ha convocado una rueda de prensa para completar esta ofensiva. Todo un ejemplo de cómo generar confianza y certidumbre alrededor de un sector imprescindible para la recuperación económica del país.

Nadie pone en duda que hay tres necesidades básicas que el sector de las cajas tiene que satisfacer: 

1) Desarrollar Instrumentos de Capitalización. 

2) Transparentar los problemas de riesgo en los balances y 

3) Conseguir que el crédito vuelva a circular de manera normal por la economía nacional. Para estos objetivos ya fue modificada la LORCA, sobre estos principios se creo el FROB y en ese escenario se ha generado todo el proceso de concentración de las Cajas.

Y a mitad de proceso, y a pesar de que el sector va cumpliendo los plazos previstos, aparece la prisa como argumento de peso para que el árbitro exija acelerar el final del partido aunque la segunda parte aún no haya empezado a jugarse. Y se centra el mensaje en apuntar un notable retraso en la reconversión del sector cuando todo el mundo sabe que no es que la reestructuración vaya lenta sino que se ha empezado tarde, entre otras cosas porque tarde se reconoció por parte del Gobierno el tamaño de la crisis. También es posible que este tirón intente distraer la atención de los medios y ahora resulte que el rescate de España es el rescate de sus Cajas de Ahorros.

CCOO exige respeto hacia el proceso iniciado y hacia sus principales actores. En el actual escenario cabe la constitución de bancos por parte de las Cajas o SIPS para conseguir acudir a los mercados a buscar financiación de cara a las nuevas exigencias de transparencia y solvencia. Y cabe también que esos bancos estén participados en sus órganos de gobierno por las Cajas que los constituyen. Y cabe también que esas mismas cajas puedan mantener su naturaleza como entidades financieras. ¿A quién conviene alterar este proceso?

Probablemente habrá que apoyar a las entidades menos viables, y en ese caso habrá que depurar responsabilidades de gestión en mayor medida de lo que hasta el momento se ha depurado. Y en cualquier caso, el proceso de reestructuración del sector financiero continuará en el tiempo y no sólo para las Cajas. Lo que es exigible, y además es necesario, es que ese proceso de reconversión sea ordenado.

Y declaraciones como las actuales desordenan el proceso y lanzan mensajes contradictorios a la sociedad, a la economía y al sector entendido como empresas y personas que trabajan en el mismo. Pero es necesario que en medio de todo este revuelo de mercadillo separemos a quienes quieren achicar espacios en beneficio propio, de quienes quieren aminorar impactos desamortizando bienes comunes, sin tener en cuenta que de las Cajas de Ahorro actuales dependen un número importante de participaciones industriales. Van aponer en venta nuestras Cajas de Ahorros. Lo pagaremos caro con el tiempo.

COMFIA - CCOO