Archivado en Publicaciones, Socio Economico

Javier Rosaleny Secretario CC OO Andalucía

Cajasur: el viaje a ninguna parte


Causa asombro que despu√©s de a√Īos de enfrentamientos y oc√©anos de tinta, el Consejero de Econom√≠a de la Junta de Andaluc√≠a, y el Obispo de C√≥rdoba, bajo la atenta y notarial presencia del Presidente de la Caja Sr. Castillejo, hayan alcanzado un acuerdo por el que devuelven Cajasur a Andaluc√≠a.


pdf
print
pmail

Pero el asombro se convierte en tomadura de pelo cuando conocemos el contenido del acuerdo: Devolver Cajasur a Andalucía, solo podía significar que esta entidad entraría a formar parte del resto de entidades que están reguladas por la Ley de Cajas de Ahorro de Andalucía y que establece de que manera los ciudadanos y ciudadanas de nuestra Comunidad ejercen su dominio sobre estas entidades.

√Čste prop√≥sito, l√≥gico y leg√≠timo, se tuvo en cuenta en la Ley de Cajas de Andaluc√≠a de 1999, ante la cual el Gobierno de la Naci√≥n (del PP), promovi√≥ una Ley solo y exclusivamente para esta entidad, un estrambote jur√≠dico para secuestrar Cajasur de Andaluc√≠a.

Ahora, 5 a√Īos despu√©s y con lo que ha llovido, el Gobierno de Andaluc√≠a, promueve una Ley solo y exclusivamente para dejar a Cajasur fuera del ordenamiento jur√≠dico andaluz, y sobre todo fuera de la participaci√≥n democr√°tica de los ciudadanos y ciudadanas, que solo les quedar√° el papel de meras comparsas, figuras decorativas, en los √≥rganos de gobierno de la entidad dise√Īados en este acuerdo.

Veamos el contenido de este Acuerdo y comparemos la distribución de representación con la vigente Ley de Cajas de Ahorro de Andalucía:

Asamblea General seg√ļn Ley (Caja Granada, Caja Jaen, Caja S Fernando, El Monte, Unicaja)%

Acuerdo Junta-Iglesia:

Asamblea General Cajasur %

Ayuntamientos

22%

21%

Clientes

27%

25%

Parlamento

15%

10%

Fundadores

13%

39%(1)

Empleados

15%

5%

Otros

8%

-

TOTAL

100%

100%

(1) El 34% para el Cabildo y el 5% para la Diputación.

Como vemos se altera de forma grosera la representaci√≥n de los Fundadores a costa de todos, pero sobre todo de los empleados (que pierden las dos terceras partes de su representaci√≥n) y del grupo de otros (formados por patronal, sindicatos, asociaciones de consumidores, econom√≠a social, asociaciones de vecinos, padres de alumnos, etc.), que son excluidos de los √ďrganos de Gobierno de Cajasur a pesar de tener derecho a representaci√≥n.

Pero esto no es todo. La representaci√≥n del Cabildo no estar√° sujeta a duraci√≥n de mandato, y se reserva el privilegio del nombramiento del Presidente, ejecutivo naturalmente. Adem√°s, frente a la Ley de Andaluc√≠a que fija la edad de jubilaci√≥n de los miembros de los √≥rganos a los 70 a√Īos, este Acuerdo la eleva a los 75. En definitiva, esto quiere decir que el Cabildo podr√° seguir nombrando de manera vitalicia al Presidente ejecutivo de la entidad, y se asegura una c√≥moda mayor√≠a f√°ctica en los √ďrganos de Gobierno.

Con este Acuerdo habr√° que felicitar al Sr. Castillejo y al Cabildo, puesto que han obtenido todo lo que siempre han ambicionado, y dar el p√©same a los andaluces en general y muy en particular a los ciudadanos y ciudadanas cordobeses, que una vez m√°s han visto frustrado su leg√≠timo derecho al gobierno de una entidad de la que son los √ļnicos propietarios... o deber√≠an serlo.

Ayer fue el Gobierno del PP, hoy ha sido el Gobierno de la Junta de Andaluc√≠a el que se ha plegado y renunciado a la posici√≥n que en la anterior legislatura mantuvo con toda legitimidad y en defensa del inter√©s p√ļblico; desconocemos que razones, intereses o contrapartidas le han movido, pero en cualquier caso no compartimos este acuerdo que, adem√°s, pretenden elevar a Ley con la inefable colaboraci√≥n de IU-CA.

Quedan, no obstante, p√°ginas por escribir: Sobre las competencias que en los futuros Estatutos de la entidad se reconocer√°n al presidente ejecutivo, sobre la famosa p√≥liza de Castillejo, sobre las irregularidades en la Obra Social... sobre los trapos sucios, en fin, que una y otra parte se han ido sacando desde 1999, sin importarles el da√Īo que hac√≠an a la imagen de la Caja. Ahora el viaje ha concluido volviendo a la situaci√≥n de privilegio anterior a 1999: Un viaje a ninguna parte para el que pod√≠an haberse ahorrado las alforjas.

Como conclusi√≥n, desde CC.OO. seguiremos defendiendo que Cajasur sea devuelta a los andaluces y a los cordobeses en particular y le sean de aplicaci√≥n las Leyes ordinarias que regulan al resto de entidades de ahorro de Andaluc√≠a. Tal vez alg√ļn d√≠a el viaje concluya donde el sentido com√ļn, el principio democr√°tico y el inter√©s de la sociedad andaluza dictan.