Archivado en Comunicados, Salud Laboral

La mayoría de los cardiólogos considera necesario un tratamiento más intensivo del colesterol LDL


Un estudio realizado en cinco países europeos concluye proponiendo una mayor reducción de esta fracción lipídica en los pacientes con factores de riesgo cardiovascular.


pdf
print
pmail
El 95% de los cardiólogos está de acuerdo en que cada vez es más importante reducir los niveles de colesterol LDL mucho más de lo que se sostenía anteriormente, en pacientes con factores de riesgo como diabetes o enfermedad coronaria, de acuerdo a los resultados de un nuevo estudio realizado en cinco países europeos.
Los resultados, presentados en el Congreso de la Sociedad Europea de Cardiología, que se celebra en Munich (Alemania) reflejaron también que el 84% de los cardiólogos entrevistados estaba de acuerdo en que la nueva aproximación al tratamiento del colesterol, la doble inhibición de las dos fuentes del colesterol, es más apropiada para conseguir mayores reducciones de los niveles de colesterol LDL que tratar únicamente el colesterol que se sintetiza en el hígado. La doble inhibición consiste en la coadministración de un inhibidor de la absorción del colesterol, el cual inhibe la absorción de colesterol en el intestino, junto a una estatina, que reduce la síntesis de colesterol en el hígado; consiguiendo de este modo una significativa mayor eficacia.
La Prof. Elisabeth Steinhagen-Thiessen, del Interdisziplinaeres Stoffwechsel, Centrum Charite, Universitaetsmedizin de Berlín, afirmó, al analizar los resultados del estudio, que "reflejan la conciencia que los cardiólogos tienen acerca de la necesidad de reducir los niveles de colesterol LDL por debajo de las guías actuales para los pacientes con factores de riesgo, y muestran el conocimiento entre los especialistas de las evidencias clínicas que sostienen que la doble inhibición para el tratamiento del colesterol LDL tiene unos beneficios en términos de eficacia mucho mayores. Así, el estudio demuestra que los cardiólogos reconocen que el uso precoz de un inhibidor de la absorción coadministrado junto a una estatina es un importante avance en manejo del colesterol".
El colesterol de nuestro organismo procede de dos fuentes: la producción en tejidos hepáticos y extra hepáticos, y la absorción en el intestino. Los agentes reductores de colesterol (estatinas) disminuyen los niveles de colesterol a través de una sola inhibición: su síntesis en el hígado. Ezetimiba, el primer inhibidor de la absorción de colesterol, trabaja inhibiendo la absorción de colesterol en el intestino, tanto del procedente de la dieta como del colesterol biliar. La combinación de ezetimiba más simvastatina proporciona una doble inhibición tratando las dos fuentes principales del colesterol en el cuerpo, la producción y la absorción, con lo que facilita una efectiva reducción mucho más significativa de los niveles plasmáticos de colesterol LDL.
La mayoría de los cardiólogos encuestados confirman la necesidad de reducir los niveles de colesterol, sobre todo en el caso de tener que tratarse a sí mismos o a sus familiares. Más de la mitad de los especialistas, el 55%, señalaba que intentarían reducir los niveles de colesterol LDL por debajo de los niveles establecidos por las guías en el caso de que tuvieran que tratarse a ellos mismos o a un familiar cercano con riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular y niveles altos de colesterol LDL.
El 78% de los cardiólogos del estudio está de acuerdo en que la coadministración de un inhibidor de la absorción del colesterol junto a una estatina (doble inhibición) ayuda a más pacientes a alcanzar unos niveles de colesterol LDL más bajos que con un tratamiento en el que se usara únicamente una estatina.
Además, más de dos tercios de los encuestados, un 68%, afirma que consideraría usar un inhibidor de la absorción del colesterol junto al tratamiento habitual con estatinas en el caso de que ellos mismos o un miembro de su familia tuviera un nivel de colesterol LDL de 124 mg/dL y uno o dos factores de riesgo cardiovascular.
Más de la mitad de los especialistas, un 59%, considera que la coadministración de un inhibidor de la absorción del colesterol con una estatina ayudará a los pacientes a conseguir niveles más bajos de colesterol LDL.
"Una gran proporción de expertos está convencida de que cada vez existen más evidencias clínicas que demuestran la necesidad de reducir los niveles de colesterol LDL de los pacientes. Merck Sharp & Dohme y Schering Plough siguen comprometidas con el desarrollo de su inhibidor de la absorción del colesterol, ezetimiba, así como de la combinación de ezetimiba más simvastatina, que aporta una doble inhibición de las dos fuentes del colesterol en un solo comprimido. Estos medicamentos ayudan claramente a conseguir un nuevo y más efectivo abordaje del manejo de los niveles altos de colesterol LDL" afirmó el Dr. Chris Allen, director médico ejecutivo de la asociación Merck Sharp & Dohme - Schering Plough.