Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva, Jornada

Dos incidentes consecutivos han afectado a esa Unidad.

TURBULENCIAS EN BANCA DE NEGOCIOS


El primero surgió al exponer una empleada que no iba a prolongar su jornada más de lo que ya venía haciendo, como le pedía su superior. El segundo incidente surge en el mismo área y es muy distinto, ya que un empleado podría haber alterado durante meses datos de su gestión como operador de bolsa para evitar dar pérdidas.


pdf
print
pmail
* Dos incidentes consecutivos han afectado a Banca de Negocios. El primero surgió al exponer una empleada que no iba a prolongar su jornada más de lo que ya venía haciendo, como le pedía su superior. Su ausencia una tarde a las 20 h. desató una espiral desbocada y los días siguientes sufrió una avalancha de acusaciones que le hicieron temer por su empleo. CC.OO. intervino ante lo que consideraba un disparate y la Caja decidió el traslado de la afectada dentro de la Torre, lo que parece más un intento de quitarse de en medio un problema que de solucionarlo.

* Algunos argumentos expresados en esos días son que aquí no hay horarios, que estos empleados saben las reglas del juego y perciben por ello compensaciones superiores... Nada más lejos de la realidad: en la Caja no hay un destino donde valga todo y se puedan saltar las normas, como tampoco nadie goza de inmunidad. Los trabajadores de la Torre y de esa Unidad tienen los derechos laborales que amparan a todo empleado de la Caja, así como los fundamentales como persona, naturalmente.

* La Caja también se ha dotado de un código de conducta de obligado cumplimiento para todos los profesionales,  incluidos responsables jerárquicos y de recursos humanos. Lo sucedido vulnera dicho código y el respeto que se debe a las personas; además, tampoco es la primera vez que se producen episodios desagradables, incluso en público. 

* El segundo incidente surge en el mismo área y es muy distinto, ya que un empleado (que ahora está en su domicilio) podría haber alterado durante meses datos de su gestión como operador de bolsa para evitar dar pérdidas, práctica injustificable que corregía cuando obtenía ganancias para la Caja, sin obtener al parecer beneficio personal.

* Este caso, que plantea interrogantes, por tratarse (por ejemplo) de un área bajo control constante, está pendiente del resultado de una auditoría y recuerda lo sucedido en Cataluña, donde algunos jefes de oficina obtenían resultados muy superiores al resto y esto se puso como ejemplo y se utilizó para presionar al resto de directores, hasta que se descubrieron irregularidades que han acabado con el despido de los superstar. Conclusión: hay que respetar sin fisuras a los profesionales y apoyar el trabajo sensato, confiando menos en fórmulas mágicas y monstruos del negocio.

* Todo lo expuesto apunta un problema de cultura del trabajo en esa Unidad, con jornadas de trabajo larguísimas e inducidas jerárquicamente, lo que no es sinónimo ni de trabajar más ni de hacerlo mejor; un problema de estilos de dirección en algunos responsables, que favorece un ambiente laboral amenazante e imprevisible; así como posibles deficiencias de gestión en algunas mesas de contratación. Tapar los problemas con unos buenos resultados finales es un error y una forma de engañarnos a nosotros mismos. La Caja debe tomar medidas, antes de que ocurra algo peor.

* Los empleados de la Torre deben asumir que, por especial que sea su situación en la Caja, esto no les exime de tener problemas laborales pequeños, medianos... o graves. La experiencia señala que la mejor política es la prevención, a través de la afiliación sindical y de una comunicación fluida con los delegados de CC.OO.

* Por último, CC.OO. no puede aceptar la alteración unilateral de las condiciones de trabajo de los empleados, por lo que emplazamos a la Caja a un diálogo constructivo sobre las necesidades organizativas en Banca de Negocios y otros departamentos de la Torre, con arreglo a la normativa y acuerdos vigentes. Os mantendremos informados.

Madrid, 29 de septiembre de 2004