Archivado en Campa帽as, Empleo, Cooperaci贸n

7 Octubre 2009

Manifiesto de CC OO y UGT para la 2陋 Jornada Mundial por el Trabajo Decente


La Confederaci贸n Sindical Internacional (CSI), cuyas centrales sindicales suman 170 millones de afiliados y afiliadas en todo el mundo, ha convocado para el pr贸ximo 7 de octubre, la 2陋 Jornada Mundial por el Trabajo Decente.


pdf
print
pmail
Cuando la crisis econ贸mica mundial, provocada por la irresponsabilidad y avaricia de los gestores del sistema financiero internacional y la falta de regulaci贸n y control del mismo amparada por los responsables pol铆ticos, puede llevar a la destrucci贸n de m谩s de 50 millones de empleos y arrojar a la pobreza severa a 200 millones de personas, seg煤n estimaciones de la Organizaci贸n Internacional del Trabajo (OIT), la lucha por la universalizaci贸n del Trabajo Decente pasa necesariamente por la exigencia de pol铆ticas que permitan enfrentarse a la crisis y mantener y crear empleo.

La CSI, UGT y C C O O exigen a los gobiernos del G20, que se han autoencomendado la tarea de coordinar las pol铆ticas econ贸micas mundiales, que los planes de est铆mulo de la demanda -que es necesario mantener, reforzar y coordinar mejor-, pongan a los programas espec铆ficos de creaci贸n de empleo como la principal prioridad junto con la ampliaci贸n de la protecci贸n a los desempleados. Por eso reclamamos en esta Jornada de movilizaci贸n del 7 de octubre la implementaci贸n urgente del Pacto Mundial por el Empleo, aprobado el pasado mes de junio, por la OIT, por unanimidad de los gobiernos y los representantes de los trabajadores y los empleadores del mundo.

Una regulaci贸n del sistema financiero internacional exigente, que establezca 贸rganos de supervisi贸n y control nacionales y supranacionales, resulta imprescindible para que las causas de la actual crisis no vuelvan a repetirse. El sindicalismo mundial reclama que dicha regulaci贸n establezca el fin de los para铆sos fiscales, normas que limiten las retribuciones abusivas de los directivos e implante un impuesto universal a las transacciones financieras.

La CSI, C C O O y UGT consideran necesario establecer las bases para que la salida de la crisis implique que nuestro modelo econ贸mico sea m谩s justo, eficiente y sostenible tanto social como medioambientalmente. Una condici贸n de partida para dicho cambio es el cumplimiento de los Objetivos del Milenio de la ONU.

Estos son los principales objetivos que el sindicalismo internacional democr谩tico y de clase se plantea en estos momentos de crisis para avanzar en la universalizaci贸n del Trabajo Decente que, seg煤n la OIT, es aquel que se realiza en el respeto a los Derechos Fundamentales del Trabajo (Declaraci贸n de 1998 de la OIT), con un salario digno y una protecci贸n social b谩sica.

En este llamamiento a la movilizaci贸n del pr贸ximo 7 de octubre a los trabajadores y trabajadoras espa帽oles, UGT y C C O O tenemos que resaltar los objetivos derivados de la dif铆cil situaci贸n econ贸mica y social espa帽ola, que atraviesa una situaci贸n de recesi贸n que puede agravarse en los 煤ltimos meses de 2009.

La continua destrucci贸n de empleo se debe a la mayor presencia de sectores intensivos en mano de obra que ha caracterizado el crecimiento del empleo del anterior periodo de bonanza econ贸mica, a lo que hay que sumar el efecto de la profunda crisis internacional en la econom铆a espa帽ola. As铆, en el 煤ltimo a帽o, la ocupaci贸n se ha recortado en aproximadamente un mill贸n y medio de empleos, siendo los j贸venes, las mujeres, y los trabajadores y trabajadoras inmigrantes los m谩s afectados por la misma. Por otro lado, la tasa de temporalidad se sit煤a en el 25,2%, y por primera vez hay que destacar que el porcentaje de contratos temporales en el sector p煤blico (25,4%) es superior al del sector privado (25,2%).

Entre las repercusiones de la crisis econ贸mica es relevante tambi茅n que el reparto de la renta ha empeorado, mientras que la productividad registra un progresivo incremento, siendo ambos fen贸menos consecuencia de la destrucci贸n de empleo registrada en el 煤ltimo a帽o. Adem谩s, los salarios negociados se han moderado, y los beneficios empresariales est谩n creciendo por encima de la remuneraci贸n de los asalariados.

A este panorama se a帽ade la intransigente y maximalista posici贸n de la patronal CEOE, que ha provocado la ruptura del di谩logo social, ha paralizado la negociaci贸n colectiva y ha estancado la situaci贸n de los m谩s de 1500 convenios que se encuentran en fase de renegociaci贸n, o bien que directamente est谩 bloqueando la negociaci贸n colectiva correspondiente a sectores enteros de la actividad econ贸mica.

Esta situaci贸n sin precedentes, que afecta aproximadamente a cuatro millones de trabajadores y trabajadoras, muestra con claridad la escasa voluntad negociadora de la patronal, e indica que las bases para el desarrollo de la negociaci贸n colectiva de 2010, y en especial los criterios relativos a la pol铆tica salarial, est谩n en entredicho, lo cual previsiblemente generar谩 una fuerte conflictividad laboral.

Los sindicatos reiteramos nuestra exigencia de desbloqueo de la negociaci贸n de los convenios colectivos de 2009 para no incurrir en mayores p茅rdidas de poder adquisitivo, as铆 como la voluntad y disposici贸n a incluir en la pr贸xima negociaci贸n de 2010 y 2011 medidas que limiten la temporalidad y aumenten la estabilidad en el empleo, la negociaci贸n de los Expedientes de Regulaci贸n de empleo en las empresas con dificultades, y las medidas para desarrollar la igualdad entre hombres y mujeres, la formaci贸n, y la seguridad y la salud laboral.

Asimismo reclamamos al Gobierno una iniciativa decidida de pol铆ticas p煤blicas para reactivar la econom铆a, que la Ley de Econom铆a Sostenible no se conciba como un conjunto de medidas aisladas, sino que se configure como un plan global, capaz de reactivar el conjunto de la econom铆a y superar las deficiencias de nuestro tejido productivo, y que se refuercen las pol铆ticas sociales para garantizar la protecci贸n a los colectivos m谩s desfavorecidos y el fortalecimiento de los sistemas p煤blicos de empleo. Por otra parte, los posibles Pactos en materia educativa y de modelo energ茅tico no pueden iniciarse sin el consenso y la intervenci贸n de las organizaciones sindicales para ponerse en marcha.

Llamamos a las trabajadoras y trabajadores a participar activamente en la defensa de estos objetivos, en las acciones y movilizaciones que desarrollen las Organizaciones Confederadas, en las Asambleas en los centros de trabajo, en las concentraciones y manifestaciones en las ciudades. Invitamos a todos los ciudadanos y ciudadanas y a las organizaciones pol铆ticas y sociales que compartan estas reivindicaciones y demandas a sumarse a esta 2陋 Jornada Mundial por el Trabajo Decente.

Gu铆a de la Campa帽a Mundial por el Trabajo Decente




Campa帽a Dia Mundial por el Trabajo Decente