Archivado en Comunicados, Socio Economico

Circular CC.OO. en Grupo Banco Popular
marzo 2009

Crisis económica, dificultades y oportunidades


La actual crisis económica es grave y profunda. Así, vemos a golpe de noticia que cada día nuestro patrimonio tiene menos valor y que nuestro empleo, o nuestra empresa, están amenazados por algo, o alguien, a conveniencia del momento.



pdf
print
pmail
 

Hemos de admitir que no existen soluciones únicas y que nadie vendrá a salvarnos de esta situación. Es el momento de las ideas y de los compromisos, tal vez el momento de un gran pacto social entre todos, en base a los objetivos que nos son comunes.

En todo caso, en estos momentos es imprescindible que el sector financiero mantenga la línea de eficiencia y solvencia seguida en los últimos 30 años, que ha contribuido al desarrollo de la economía española. Ahora, más que nunca, es exigible transparencia en la gestión y responsabilidad con su entorno económico y social.

Por otro lado, uno de nuestros principales compromisos como sindicato consiste en la defensa del empleo. Además, en el caso del sector financiero nuestro esfuerzo también está dirigido a defender la profesionalidad de las personas que trabajan en el sector, en su esfuerzo de adaptación a las circunstancias actuales del mercado. Y, desde luego, defendiendo a los trabajadores del sector de quienes pretendan convertirlos en responsables y chivos expiatorios de la falta de perspectivas y de soluciones a la altura de la crisis a la que nos enfrentamos.

El Grupo Banco Popular no es ajeno a las dificultades que estamos viviendo, a las que se añaden características propias. Muestra de ello, tal y como venimos comprobando en los últimos tiempos, es la caída del valor de la acción del Popular, motivada en gran parte por operaciones especulativas, o los incesantes rumores y las informaciones sesgadas que afectan a nuestra entidad. El propio Presidente se ha referido a ello en una carta remitida hace pocos días a las oficinas. Por nuestra parte, desde CC.OO. consideramos que operaciones de compra, venta o fusión siempre son posibles, pero llevamos años viendo cómo los peores augurios son sistemáticamente descartados, por lo que no deseamos contribuir de manera alguna al alarmismo. En cualquier caso, en este sindicato nos mantenemos –como siempre– a la expectativa de los acontecimientos, con el objetivo de defender las condiciones laborales de los empleados y empleadas del Grupo.

Por el momento, en CC.OO. entendemos que mantener y mejorar el empleo en nuestra empresa es un objetivo que cada día cobra mayor importancia. A este respecto, creemos que se debería afrontar la finalización ordenada de la vida profesional de los empleados mediante jubilaciones anticipadas y prejubilaciones. También deberíamos aprovechar para resolver, entre otros asuntos, la libranza de todos los sábados del año, que es una medida que contribuye tanto al necesario ahorro de costes como a una mejor conciliación de la vida laboral y personal de los trabajadores y trabajadoras, sin descartar los efectos de tal libranza en el mantenimiento del empleo.

Somos conscientes, por otro lado, de que el Popular, como el resto de bancos y cajas, encara importantes retos en estas circunstancias. Entre ellos el que supone la gestión prudente de los activos inmobiliarios actualmente en balance. Ya existen experiencias en el Sector que han aunado el interés del banco y el de sus trabajadores, de modo que la empresa ha promocionado la conversión de algunos de estos activos, provenientes de operaciones en el sector inmobiliario, en otros puramente financieros, más convenientes en la actualidad, mediante la oferta de su adquisición en condiciones favorables a sus propios empleados y familiares, teniendo en cuenta, naturalmente, las garantías que estos colectivos están en condiciones de brindar.

En resumen, debemos explorar cualquier oportunidad que pueda aflorar en las etapas de crisis. Todos sabemos que los tiempos son difíciles, pero en el Popular hay conocimientos y habilidades para afrontarlos. Si a esto le unimos un apropiado reconocimiento de los intereses y de la opinión de los empleados y las empleadas, hoy más que nunca imprescindible, veremos facilitada la buena marcha de nuestro Grupo Banco Popular.

4 de marzo de 2009