Archivado en Noticias, Socio Economico

CCOO Asepeyo

Seis millones de personas no ven ni un céntimo del cheque de 400 euros.


El presidente Zapatero lo presentó en plena fase electoral como la panacea frente a la crisis. Era la deducción fiscal en el IRPF por valor de 400 euros. Una medida que, por su contenido, tardó poco en ser bautizada como el cheque Zapatero.



pdf
print
pmail

12-01-2009 - Pero de lo que se anunció como un pago a “todos los trabajadores que pagan el Impuesto de la Renta” se ha pasado a la realidad de una desgravación limitada que no ha llegado a 6 millones de contribuyentes, casualmente los más afectados por la crisis, y que ha dejado sin ver ni un euro a 1,5 millones de pensionistas.

La realidad, con el año cerrado, ha quedado plasmada en el trabajo del catedrático José Félix Sanz, realizado a través del simulador fiscal de la Fundación de las Cajas de Ahorros (Funcas).

El estudio desvela, apoyándose en las estadísticas oficiales, que la promesa y su traslado a la práctica ha impuesto “unos costes de gestión nada desdeñables a los obligados a practicar retenciones por rendimientos del trabajo, costes de gestión que deberían incorporarse como un pasivo de la aplicación de la deducción, ya que eleva los costes de cumplimiento de los contribuyentes”.

Pero, sobre todo, ha acabado dejando a un tercio del número total de contribuyentes del IRPF (6 millones de un total de 18 pagadores del impuesto en España) sin ver ni un euro del prometido pago.

Coste recaudatorio

“A tenor del formato dado a la deducción podemos confirmar que no afectará a los recursos por IRPF de las Comunidades Autónomas. Por otro lado, al haberse instrumentado sobre la cuota líquida en vez de hacerlo sobre la cuota diferencial, serán muchos los trabajadores y autónomos que, por falta de ingresos, no son merecedores de esos 400 euros.

Es más, muchos de los que acceden a la deducción devengan una cuantía significativamente inferior a los 400 euros. Sólo los contribuyentes con más recursos disfrutan de la ayuda completa y, con toda la seguridad, los trabajadores con menores salarios y pensionistas con pagas más bajas no reciben ni un solo céntimo de euro”, aclara el estudio.

Su coste recaudatorio ascenderá a un total de 4.514.134.681 euros concluye el informe. Teniendo en cuenta que el Gobierno estimaba su coste en el entorno de los 6.000 millones de euros, la simulación realizada por el catedrático pone en evidencia que del anuncio electoral a la realidad habría una diferencia de aproximadamente 1.500 millones.

“A pesar de las promesas preelectorales, la deducción no la recibirán ni todos los trabajadores ni todos los autónomos. En concreto, 6.060.821 declaraciones -de más de 18.200.000 que se presentarán por el IRPF entre mayo y junio de 2009- no reciben ni un solo céntimo de euro por esta deducción”, subraya el informe. Los excluidos de la deducción son fundamentalmente los contribuyentes con menos rentas declaradas en el impuesto.

Dicho de otro modo, por cada declarante sin derecho a esta deducción entre el 10% más rico de los contribuyentes existen algo más de 140 declarantes que no cobran el cheque entre el 10% más pobre. Es más, el 95% de esos seis millones de personas que no han percibido nada del cheque se encuentran comprendidos entre las personas con rentas brutas anuales inferiores a los 20.000 euros.

Del conjunto de los contribuyentes nacionales, 1.650.905 declarantes del IRPF sólo recibirán una parte muy limitada de los 400 euros. La deducción media de este colectivo de contribuyentes ascenderá a 187,77 euros, muy por debajo de los 400 euros prometidos. Y el número de declaraciones que recibirán los 400 euros completos asciende a 10.512.992.

El informe no oculta la decepción ante una medida que pareció nacer más del interés electoral que del cálculo efectivo de su impacto en los contribuyentes y la economía.

La mitad de los pensionistas quedan excluidos

Los pensionistas que quedan completamente excluidos de esta deducción, simplemente por percibir una pensión reducida, ascienden a 1.809.692, lo que significa que del total de pensionistas que presentarán declaración de IRPF en la primavera de 2009 (3.653.180) el 49,54% no recibirán ni un solo céntimo de euro.

El 8,78% recibirán sólo una parte reducida, que en media sólo alcanzará los 187 euros, mientras que sólo el 41,69% restante recibirá los 400 ¤ completos. De nuevo, los pensionistas que podrán disfrutar de los 400 ¤ completos se concentran claramente entre las capas con mayores rentas.

Pero los derroteros extraños del famoso cheque Zapatero no acaban ahí. Tomando el conjunto total de pagadores del IRPF, “el análisis de quienes reciben esos cuatrocientos euros es muy revelador del carácter regresivo de la deducción”, señala el catedrático Sanz. En primer lugar, el total del coste real provocado en las arcas del Estado por la deducción que absorbe el colectivo de contribuyentes que reciben íntegramente los 400 euros asciende a 4.205.196.970 euros.

Es decir, si se tiene en cuenta que el coste total asciende a 4.515.184.115 euros, los contribuyentes con mayores rentas de España absorben más del 93% del coste de la deducción.

C. Cuesta / E. S. Mazo
Expansion


 Opina en nuestro blog

 [VISITA NUESTRA PÁGINA]