Archivado en Noticias, externalizacion

El desafío del 'nearshore' en España


La falta de una propuesta única puede afectar en la decisión de las empresas europeas de deslocalizar en nuestro país. Todo el espectro que conforman las TIC es consciente de las oportunidades que para España representa el modelo nearshore: fomento del empleo, contribución al PIB, profesionalización del sector...


pdf
print
pmail
Pero, ¿cuenta nuestro país con una estrategia nacional para llevarlo a efecto? Frente a las referencias exitosas de Brasscom en Brasil y Nasscom en India, para la promoción de España como destino nearshore para Europa existen dos iniciativas, la de Aetic y la de AEC, a través del concepto de valueshore.

Promover España como un destino nearshore para Europa es una buena idea siempre que ésta se realice bajo un control. En el último año, los términos relacionados con el concepto de vender España como un destino de deslocalización se han multiplicado de manera exponencial: además del consabido nearshoring se suma ahora otro, valueshore, promovido por la AEC (Asociación de Empresas de Consultoría). Su director general, José de Rafael, afirma que llevan seis meses trabajando bajo este concepto, definido por la patronal como “una realidad de país”, pero que no deja de ser una iniciativa en la que participan sólo siete empresas, de las que tres son españolas (Everis, Sadiel y Vass) y el resto son filiales españolas de algunas de las firmas europeas y norteamericanas más importantes del sector TIC (Atos Origin, Capgemini, IBM y T-Systems). Según el directivo, otras empresas han manifestado su interés de incorporarse a la iniciativa como son Altran e IECISA. Entre las ausencias destacan la de Indra y la de Accenture, aunque en este caso, según señala José de Rafael, “la consultora ha manifestado que no participará ya que esta iniciativa entra en competencia con su práctica inglesa de deslocalización”.

Ante esta nueva iniciativa, la reacción desde la patronal de referencia del sector, Aetic (formada por más de 3.000 empresas), no se ha hecho esperar. Para su director de Tecnologías de la Información, desarrollo del mercado y servicios al sector, Antonio Cimorra, el proyecto valueshore de la AEC no supone “nada nuevo” sino que más bien refrenda un reto que desde Aetic se lleva realizando desde hace varios años. “Es un objetivo que nos marcamos como sector todos los agentes que trabajamos en este campo”, apunta.

Una propuesta de país

¿Le interesa a alguien que exista una imagen común de España como destino de nearshore? Parece que no. Dos conceptos: nearshore y valueshore son un reflejo de la complejidad de un sector en el que no se ponen de acuerdo para elegir un nombre para promover internacionalmente la imagen de España como país en el que se pueden desarrollar servicios TIC de alto valor.

En este complejo escenario, los organismos dependientes del Ministerio de Industria, Turismo y Comercio: Icex, encargado de la internacionalización de la empresa española, e Invest in Spain, entidad que nace en 2005 para promocionar, atraer y mantener la inversión extrajera en España, afrontan la difícil tarea de trabajar con ambas patronales pero “se echa en falta un frente común en la propuesta de nearshore española”, apunta Andrés García, responsable del área de Tecnologías de la Información de Invest in Spain. De hecho, los objetivos de negocio de este organismo, que participa en un 50% en la valueshore de la AEC, resultan viables con las filiales españolas de firmas como Atos Origin, Capgemini o IBM que participan en la iniciativa , pero no tanto con las empresas de nuestro país, un cometido más propio del Icex.

Ahora bien, desde Aetic, Antonio Cimorra, reconoce que a pesar de no existir una mesa de trabajo-común donde todas las partes implicadas estén trabajando, todos los actores (empresas y Administración) están empujando en un misma dirección. “Cualquier iniciativa cuyo objetivo sea promover la industria española e influir en los prescriptores internacionales será bienvenida”. Preguntado sobre una futura unión de las propuestas de atracción de inversiones TIC a España entre ambas patronales, Cimorra señaló: “En principio no está entre nuestras actividades previstas sentarnos con la AEC para realizar una actividad conjunta. Ahora bien, esto no significa que exista una lejanía de planteamientos entre ambas patronales”.

Así las cosas, se echa en falta una propuesta española similar a los ideales exitosos de Nasscom (The National Association of Software and Services Companies) en India o Brasscom (Asociación Brasileña de las Empresas de Software y Servicios para la Exportación) en Brasil, dos ejemplos claros de la importancia de tener un frente común de actuación para promover internacionalmente la imagen de un país en el campo de las TIC.

Desde el Gobierno, Víctor Izquierdo, subdirector general de Empresas de la Sociedad de la Información del Ministerio de Ciencia y Tecnología, apunta que sin entrar a valorar las propuestas presentadas por AEC y Aetic, nuestro país ya cuenta con un Plan de Internacionalización de la Tecnología, presentado hace dos años por el Icex, con el que se pretende reforzar la imagen de España y del made in Spain en los sectores con alto contenido tecnológico. Además, el Icex incorporó el lema ‘España, technology for life’ como la referencia de marca que acompaña la promoción de los sectores de alto contenido tecnológico en el exterior.

Reparto del pastel

La empresa europea destina cada año a países de bajo coste unos 177.000 millones de euros, de los que un 80% proviene de firmas británicas. Ante esta cifra desorbitante, un analista señaló ante un grupo de empresas que se debería avisar al Gobierno inglés para que todo este dinero se quede en Inglaterra o al menos en Europa. Con el propósito de traerse algo de este negocio para España, el próximo mes de marzo, la AEC celebrará su primer roadshow en Londres, para el que se ha elegido como asunto a presentar: el outsourcing financiero. En este escenario, las empresas que forman parte de la iniciativa valueshore desglosarán ante las empresas británicas las competencias de las empresas consultoras que actúan en España en este campo. Para José de Rafael, “el mercado de banca de retail, mejor que los españoles no lo conoce nadie, por consiguiente estamos capacitados tecnológicamente para definir cómo tiene que ser un proyecto. Nuestras tarifas de consultoría en Europa son un 80% más baratas si se compara con el Reino Unido, un 50% si lo hacemos con Alemania y un 35% frente a Francia; por lo que somos el país más económico para realizar este tipo de trabajos”. Definida la propuesta, surge la duda de a quién debe acudir el inversor europeo interesado en deslocalizar su proyecto de TI a España. Para el responsable de TI de Invest in Spain, Andrés García, “lo lógico sería crear un interlocutor único que identifique quién es fuerte en cada tecnología o en un mercado específico”. Pero, nuevamente, la falta de un frente común hace que los intereses diverjan en este campo. Por un lado, la AEC, como asociación, lo que quiere es posicionarse de cara a sus miembros y que éstos ganen más dinero. Por otro lado, aparece la AETIC, que busca los mismos intereses pero de cara a sus miembros. Según Andrés García, “parece que las empresas han entendido que la captación del negocio será una lucha entre ellas. En este sentido, el director general de la AEC apunta que “creímos conveniente que en el momento de llevarse a cabo la operación comercial, la patronal no debe intervenir porque dividiríamos en lugar de unir”. Preguntado si finalmente cumplirá con la promesa de traer a España los 2.000 millones de euros en proyectos que actualmente están en nearshore u offshore en 2011, José de Rafael fue muy claro: “Qué más me da que sean 2.000 o 1.000 millones, lo que más preocupa es que la iniciativa funcione”.

La carta de presentación de España

El objetivo de todos los actores del sector es convertir a España en la referencia en Europa en valor añadido en tecnología a precios competitivos. Para ello, nuestro país ofrece la siguiente carta de presentación:



Si abrimos algo más el espectro, y nos fijamos en personal cualificado con formación universitaria científico/técnica, vemos que España es el cuarto país de Europa en cuanto a número de personas con esta formación en edad laboral, levemente por detrás de Francia o Reino Unido, a pesar de la gran diferencia poblacional con ellos. Si comparamos este dato con la población total, obtenemos unos ratios en España mucho más altos que el resto de países de nuestro nivel, representados en la siguiente gráfica:







Empresas y profesionales TIC


En cuanto al número de empresas y trabajadores, el INE tiene registradas aproximadamente 16.000 empresas, de las que 1.500 son de telecomunicaciones y 14.500 de actividades informáticas, a las que habría que sumar más de 23.000 autónomos.

En cuanto a empleo, la CMT y Reditel cifran en 85.015 los empleos directos a finales de 2007 en el sector de las telecomunicaciones, al que podría sumarse el empleo indirecto generado en todas aquellas empresas proveedoras de productos y servicios para este sector. En lo que respecta a las TI, la cifra que barajan la mayoría de las fuentes es de unos 225.000 empleos directos, con uno de los mayores crecimientos en Europa estos últimos años de profesionales senior en el sector, según se recoge en el estudio de Eurostat sobre Senior human resources in science and technology. Justo por este crecimiento reciente, la distribución por edades de estos profesionales es muy positiva en España, con aproximadamente un 70% de los mismos entre los 25 y los 44 años (países como Alemania, Francia o Reino Unido están entre el 50 y el 60%).

Computer World