Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

¿Vamos bien?


La agencia Fitch Ratings ha rebajado la calificación de la Caixa



pdf
print
pmail

La agencia Fitch Ratings ha rebajado la calificación de la Caixa. No es una buena noticia. Se argumenta, entre otros motivos, el incremento del riesgo de la Caixa en el sector de la promoción inmobiliaria y en el sector de la construcción.

Es evidente que, desde siempre, la Caixa ha priorizado la inversión de préstamos con garantía inmobiliaria. No nos parece mala garantía, y creemos que la Caixa hace una gran función social en el mantenimiento de la financiación a las familias para la adquisición de la vivienda.

Lo que no sabemos del informe de Fitch es qué dice sobre la morosidad, (en CCOO últimamente estamos muy preocupados por este tema). Morosidad provocada en gran parte por el ansia de crecer a cualquier precio. También nos preocupa la inversión directa de la Caixa en el mundo inmobiliario mediante sociedades interpuestas, no solamente en promociones, sino también en negocios muy ligados al mundo inmobiliario como son la inversión en Hoteles y Residencias geriátricas

La Dirección, por lo que ha transmitido en más de una reunión, parece que intenta culpabilizar de la morosidad a la red de oficinas. Pero a nadie se le escapa que, en esta casa, todo se aprueba y/o se ratifica en las más altas instancias. Por lo tanto, no nos parece aceptable esta postura.

También sospechamos, que las inversiones directas quizás no están siendo tan rentables como se preveía. Así parecen indicarlo los resultados provisionales dados a conocer por la Caixa a nivel consolidado.

Ahora, la Caixa modifica sustancialmente, no sólo los criterios de concesión de los créditos sino también la propia operativa interna, concentrando en el Departamento de Préstamos la decisión de las concesiones.

Posiblemente sea hora de que se priorice la capacidad de pago como elemento determinante para la concesión o no de un préstamo, por encima de otras consideraciones como las comerciales, o como la de que la tasación por sí sola aguanta.

Este cambio organizativo, que en principio podría parecer acertado, nos plantea una serie de dudas y cuestiones.

En primer lugar, el de saber si la Dirección de la Caixa ha previsto un incremento de plantilla en el Departamento de Préstamos para poder asumir estas nuevas tareas. O bien espera que el trabajo salga a base de hacer horas extras y tener al personal trabajando rápido, sin tiempo para hacer los análisis adecuados para decidir la conveniencia de aprobar los préstamos, con el riesgo que esto comporta.

Porque podría suceder, que si no se ponen los medios y se aleja el poder de decisión de las oficinas se pierda la poca agilidad que nos pueda quedar. Y así, podría pasar que nos quedásemos con aquellos clientes que no tengan otro lugar a donde ir.

En segundo lugar, la formación. Aunque en el Departamento de Préstamos hay muy buenos profesionales en las diferentes áreas, no es menos cierto que un cambio tan sustancial de tareas como la que se plantea, tendría que comportar, en primer lugar, la formación de dichos empleados seguido del otorgamiento de responsabilidades La formación no puede ir detrás de la obligación.

Cuestión ésta que afecta en primer lugar a aquellas personas que hasta ahora no hacían de analistas

En tercer lugar, por lo que respecta al personal que debe asumir nuevas responsabilidades y obligaciones, ¿se ha previsto un incremento de su remuneración por estas nuevas tareas, o bien, primero demuestra lo que vales y después ya veremos qué podemos hacer, (marca de la casa) Y como siempre, todo ello sin la previsión de un plan de carrera definida ni ningún compromiso por parte de Dirección.

También nos preocupa qué pasará mañana. Si como decíamos antes, hoy la Dirección culpabiliza a la red de oficinas, ¿la futura morosidad será responsabilidad de los empleados del Departamento de Préstamos, empleados no olvidamos, sobrecargados de trabajo, y mal pagados?

Para nosotros, la responsabilidad pasada, presente y futura es, fundamentalmente, de quien en cada momento está al frente de la Dirección de la Caixa, y en el caso que nos ocupa de los máximos directivos con responsabilidades sobre la concesión de préstamos