Despidos

Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Despidos


En las últimas semanas se han producido diversos despidos que no queremos dejar de comentar


pdf
print
pmail

Con la peregrina excusa de no llegar a hacer presupuestos, se le presume poca profesionalidad y falta de atención de sus responsabilidades, exceso de morosidad, etc., se despide a un par de directores i/o directoras. Acusaciones que, para el que conozca las carencias graves de organización y la triste realidad de la propia Entidad, suenan a algo tan conocido como viejo de “veo  la paja en el ojo ajeno pero no la viga en el propio”.

Si en nuestra  Entidad hay una cierta falta de profesionalidad, no será, precisamente, de los Directores y Directoras. Si hay falta de profesionalidad, busquémosla en la de algunos altos cargos. Si éstos, por ejemplo, cuando tocaba, hubiesen impuesto su criterio profesional en lugar de dejarse “convencer” por ciertas amistades peligrosas, para aprobar delicadas operaciones, seguramente que muchas de ellas (hablamos de activo, por ejemplo), que ahora están en morosidad, habrían sido rechazadas. Pero mira por dónde que, para sorpresa de muchos, a aquellos que han ostentado una gran responsabilidad en estos temas, después de lo que está cayendo, se les mantiene en su cargo o bien se les busca otras responsabilidades. Ciertamente, desconcierta.

Nos parece incorrecto que la Caixa utilice los despidos de ciertas personas con responsabilidades muy limitadas, cómo “aviso para navegantes”, y en cambio no sea tan “cuidadosa” con aquellos que, ostentando de verdad el poder de decisión, han hecho dejadez de sus responsabilidades. O como mínimo, han sido demasiado laxos aprobando según qué.

Por lo que respecta al despido de estos empleados, además, la propia Caja reconoce la improcedencia del mismo, por lo que, implícitamente, está reconociendo que no se sostiene lo que imputa.

Otro despido que queremos comentar es el de una empleada del Departamento de Préstamos que llevaba a cabo una tarea específica por su calificación profesional (hacer tasaciones). La Entidad, siguiendo instrucciones del Banco de España, que desaconsejaba el que personal interno realizara esa tarea, hizo que la relevaran de sus funciones. A esta empleada, pues, se le asignaron nuevas tareas (más administrativas) y, posteriormente, y suponemos que por un puro motivo de ahorro, se la acaba despidiendo previa apertura de un expediente plagado de acusaciones sin ninguna base ni justificación. Y otra vez, la Caixa reconoce la improcedencia del despedido, y, por lo tanto, de nuevo, está reconociendo implícitamente que no se sostiene lo que le imputa.

Para CCOO, en este caso, se demuestra la carencia total de voluntad por parte de la Entidad de querer reubicar convenientemente a una persona que hacía correctamente las tareas a ella encomendadas, y más si tenemos en cuenta que las visitas a las fincas que se adjudican por daciones (tarea para la cual esta empleada está preparada), han acabado haciéndolas empleados y/o empleadas sin la formación adecuada. O sea, que soluciones había para no tener que llegar al despido.

Sobre este despido todavía queremos decir lo siguiente, y es que llueve sobre mojado sobre la cuestión del Servicio de Tasaciones. Recordemos la famosa carta de un antiguo tasador, que denunciaba las presiones sufridas para alterar y maquinar los valores de tasación, y claro, la indicación del Banco de España de finalizar el servicio ahora, da mucho que pensar. Por otro lado, parece ser que esta empleada acusó a su Jefe de Departamento de abuso de poder, acusación ésta muy grave.

Pero hay más, y últimamente la nómina de despedidos ha ido aumentado considerablemente (sólo desde julio llevamos 5, y todos ellos improcedentes, y todos ellos para nosotros, injustificables) No nos parece nada casual, y todo apunta a que detrás de todo esto se esconde un plan general de despidos (muy sutil y gradual, para no levantar sospechas), de todos aquellos y aquellas que no respondan al perfil del “empleado/a comprometido las 24 horas”, y que desde CCOO queremos denunciar.

Si además, añadimos los comentarios (insinuaciones y algo más, en algunos casos), de algunos Jefes de Zona y de Departamento, sobre el hecho de que nuestro lugar de trabajo peligra si no hacemos todo lo que se nos pide (vulnere o no el Convenio), comprenderéis que estemos bastante preocupados.

En un momento de crisis como el que vivimos, no creemos que “asfixiar” a los empleados, amenazándolos y presionándolos de la manera como lo está haciendo esta Dirección sea lo mejor para sacar la nave adelante.

Por todo ello, desde CCOO, y como primera medida, haremos todo lo posible para salvaguardar los intereses de todos aquellos y aquellas que padezcan estas presiones, sin olvidar, que afiliarse es también un buen antídoto para salvaguardarnos ante cualquier injusticia.

Por parte de CCOO no dejaremos de denunciar todas aquellas situaciones de abuso que se produzcan. Y nos reservamos el derecho a emprender todas las acciones que creamos necesarias para parar este goteo de despidos.