Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Valoración conferencia del Director General


La valoración que hacemos desde CCOO sobre la charla/conferencia de nuestro Director General a consecuencia de la crisis que padece nuestro sector en particular, y los mercados financieros en general, la valoramos como correcta, pero insuficient



pdf
print
pmail

Nos podríamos cuestionar si ha tardado demasiado en hacerlo, o si era éste el momento oportuno, pero esto sería entrar en disquisiciones bizantinas que nada aportarían al fondo de la cuestión.

Por tanto, no haremos esto. Pero si hemos dicho que nos parecía insuficiente es porque esperábamos mucho más.

Dijo nuestro D.G. que la confianza era básica para salir de esta situación, y nos pedía que nos esforzáramos para transmitirla a todo el mundo. Empezando por nosotros, si todavía dudábamos. El mayor reto hasta final de año, dijo, es recuperar la confianza de todo el mundo, evitando fugas de pasivo al tiempo que intentemos traerlo desde fuera.

¿Acaso creía nuestro Director General que no es lo que hemos estando haciendo en las oficinas todos los empleados y empleadas desde hace meses? Porque hace meses que la cosa está mal, y hace meses que la gente (clientes, amigos, familiares) preocupados, nos preguntan por la cuestión. Y nosotros, con todos los argumentos de los que disponemos, los hemos ido convenciendo (no le quepa ninguna duda) de la buena salud financiera de nuestra Entidad. Como no puede ser de otra manera.

Pero la confianza se tiene que transmitir desde arriba.

Y no genera confianza el hecho de ver como se cambia de opinión de un día para otro. Nos referimos, por ejemplo, al tema de la renovación de los contratos temporales que, una vez que a los compañeros y compañeras se les había comunicado que firmarían los contratos definitivos en 24 horas se les dice que “donde dije digo, digo diego”, con el perjuicio que esto ha causado a las personas interesadas y a la red de oficinas, con unas plantillas tan y tan ajustadas.

Y no genera confianza el hecho de no saber si los próximos contratos temporales (desde esta fecha hasta final de año vencen aproximadamente un centenar) se renovarán o no. Si, como creemos por nuestras informaciones, no se renueva ninguno, ¿esperará la Dirección a comunicarlo el último día a los/las interesados/das? Si no se renueva ningún contrato, ¿se tendrán que presentar al examen para ser fijos? Y si bien podemos entender que ahora es momento de contención en el gasto, lo que no es de recibo es maltratar interinos/nas de esta manera. Se tiene que ser transparente, porque la transparencia sí que genera confianza.

Y no genera confianza ver cómo se paran las jubilaciones parciales sin que se informe a los afectados sobre lo que pasará.

Y no genera confianza que despidan a empleados y empleadas por motivos poco transcendentes, a sabiendas de que son improcedentes.

Y no genera confianza el ver cómo desde los departamentos centrales se está enviando personal a oficinas, sin la formación ni los conocimientos adecuados, en un momento como éste que requiere gente que sepa de qué va todo esto (palabras del Director General) a fin y efecto de poder informar a la gente con todas las garantías. A no ser que responda a un plan del que ya dábamos cuenta en nuestro comunicado “Despidos” (ver Intranet 26.09.08)

No seremos nosotros, (CCOO), los que incitaremos a dejarnos llevar, desbordados por los acontecimientos, ni seremos ni propagaremos ningún tipo de desconfianza hacia la viabilidad de nuestra empresa, básicamente porque estamos convencidos que esta empresa no tendrá problemas para superar las dificultades inherentes al sector, es más, 145 años nos avalan y las hemos visto de todos los colores. Pero también, y principalmente, porque contamos con una plantilla muy sufrida y muy profesional que conoce perfectamente cuál es su obligación.

Pero no será esto suficiente si quien está al frente del timón no toma decisiones con la cabeza fría, adelantándose a los problemas (y no abordándolos cuando estos ya devienen “casi irresolubles”). No saldremos adelante si las decisiones parecen improvisadas, fruto de ciertas intuiciones, no saldremos adelante si no nos dan medios, herramientas y satisfacciones a la plantilla, y argumentos sólidos que nos convenzan de verdad que la Dirección está por la labor.

Nos preocupa, y mucho, nuestro futuro señor Director General, nos preocupa, y mucho, el futuro de la Caixa, pero también nos preocupa usted. Nos preocupa que se equivoque y no acierte, nos preocupa que no escuche, nos preocupa que no cuente con nosotros, nos preocupa que no ayude de verdad a sus empleados.

Se acercan tiempos difíciles, (bien, de hecho ya estamos en ellos), y según creemos vendrán tiempos peores, pero afrontarlos con valentía, con coraje, con buenas políticas laborales, dando satisfacciones a los empleados y empleadas es una oportunidad que no tendría que dejar escapar esta Dirección. Nos jugamos el futuro. Y de usted depende, en gran medida, el resultado final. No nos falle.