¿Por qué no ponemos la Caixa a trabajar?

Archivado en Comunicados, Negociacion Colectiva

Caixa Sabadell - Comunicados

¿Por qué no ponemos la Caixa a trabajar?


Creemos imprescindible una esmerada política de dotación de plantilla y apelamos a la profesionalidad y a la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros para defender el trabajo bien hecho, para explicar a nuestros superiores que no podemos dar lo mejor de nosotros mismos con estas condiciones


pdf
print
pmail

Estamos oyendo muchas veces y en boca de diferentes personas la nueva premisa de la Dirección: EFICIENCIA, FLEXIBILIDAD, GENEROSIDAD y SACRIFICIO; pero parece que la única receta que se aplica para lograrlo es reducir la plantilla de oficinas y de las unidades de trabajo.

¿Alguien se ha preguntado por los motivos de nuestra baja eficiencia (2005: 52,5%, 2006: 49,5%, 2007: 51%) cuando la cifra de negocios por empleado no ha dejado de crecer (2005: 9.472 m €, 2006: 11.949 m €, 2007: 12.607 m €)? La ratio de eficiencia está recogiendo los efectos de un plan de expansión ambicioso a pesar de que los empleados cada vez trabajamos más.

El informe sobre eficiencia elaborado por CECA que la Dirección nos presentó a los representantes legales de los trabajadores, diagnostica que tenemos un nivel de venta de productos adecuado, pero una gestión de precios ineficiente. En definitiva, sabemos vender bastante bien, pero no nos sabemos ganar la vida tan bien. ¿Y si dedicásemos los empleados a producir, vender y recuperar activos irregulares en lugar de crear tantos sistemas y departamentos de control? 

En la situación actual, donde nos estamos resignando peligrosamente a trabajar en condiciones inadecuadas (bajas sin sustituir, vuelven a proliferar las oficinas de dos personas y hasta de una, tener que coordinar las vacaciones entre oficinas diferentes...), creemos imprescindible una esmerada política de dotación de plantilla y apelamos a la profesionalidad y a la responsabilidad de todos y cada uno de nosotros para defender el trabajo bien hecho, para explicar a nuestros superiores que no podemos dar lo mejor de nosotros mismos en estas condiciones.

La única justificación de la Dirección es que se está haciendo menos activo, por lo tanto, hay menos carga de trabajo. ¿Se está midiendo el tiempo y recursos que estamos ocupando en las operaciones de activo (incluyendo las renovaciones), la gestión de la morosidad, la gestión para evitar la huida de pasivo, y los diferentes informes y controles que tienen que consultar/responder los responsables “solidarios” de la oficina? La actual situación del mercado, demanda por nuestros clientes una respuesta ágil y permanente que consume mucho tiempo, y la Dirección no pone las herramientas.

Consideramos que la implicación de la plantilla es manifiesta, se está haciendo un esfuerzo inmenso y diario para que nuestros clientes mantengan la confianza en la institución. Una vez más se demuestra el carácter bondadoso y voluntarista de la mayoría de personas que forman parte de la Caixa, y la respuesta que estamos recibiendo es una política de recursos humanos que ha adoptado el evangelio de la reducción de costes. ¿Por qué no ponemos la Caixa a trabajar?

Continuará...