Archivado en Campa√Īas, Empleo, Socio Economico

7 octubre 2008 Jornada Mundial por el trabajo decente


CCOO y UGT llaman a los trabajadores espa√Īoles a participar en las acciones que se convocar√°n en muchas ciudades y empresas espa√Īolas el 7 de Octubre de 2008 para celebrar la Jornada Mundial por el Trabajo Decente


pdf
print
pmail


La Jornada Mundial por el Trabajo Decente
es una acci√≥n reivindicativa convocada a nivel mundial por la Confederaci√≥n Sindical Internacional (CSI) y sus estructuras regionales en Am√©rica, √Āfrica, Asia y, en Europa, a trav√©s de la Confederaci√≥n Europea de Sindicatos (CES), adem√°s de diferentes redes de organizaciones no gubernamentales.

Su objetivo es sensibilizar a la ciudadanía, promover ante los responsables políticos y empresariales del mundo el trabajo decente, y la erradicación de la pobreza. También quiere colocar el trabajo decente en el centro de las políticas de cooperación de cooperación internacional al desarrollo.

El concepto de trabajo decente, introducido y promovido por la Organizaci√≥n Internacional de Trabajo (OIT) en el a√Īo 1999, es una herramienta b√°sica de lucha contra la pobreza y supone un salario digno, protecci√≥n social b√°sica y derechos sindicales y laborales fundamentales.

Cualquier persona debería poder llevar una vida digna y tener cubiertas sus necesidades básicas. Sin embargo, el 80% de los trabajadores/as del mundo, es decir, la mitad de la humanidad, carecen de protección social, y esta situación se ceba principalmente en las mujeres. Por tanto, es imprescindible reforzar y ampliar la cobertura de la protección social, las pensiones, las prestaciones de desempleo, la protección de la maternidad y servicios sanitarios, para todos incluyendo en estos beneficios a los trabajadores/as de la denominada economía informal.

Gobiernos, instituciones multilaterales y empresas multinacionales, son responsables del modelo neoliberal de globalización que produce pobreza e injusticia social.

También lo son por falta de regulación democrática de los mercados, de las actuales crisis financiera, alilmentaria y energética, cuyas peores consecuencias sufrirán los más débiles.

Muchas veces se aduce que los países y/o empresas, no pueden permitirse salarios justos y mejores condiciones laborales, sin embargo, los costos a corto plazo se verían rápidamente superados por los beneficios de todo tipo a medio y largo plazo.

La falta de trabajo y el empleo informal y precario es, para muchas personas en el mundo, sinónimo de pobreza. Por ello, el trabajo decente es la mejor manera de luchar contra la pobreza.

El modelo neoliberal de globalización ha producido grandes diferencias sociales. Ni los gobiernos nacionales, ni las instituciones internacionales han sabido, o querido, poner las reglas adecuadas. Es necesario otro modelo de desarrollo que coloque en el centro la dignidad humana. Para ello resulta imprescindible que el trabajo decente determine las

políticas de las instituciones multilaterales internacionales (Banco Mundial, Naciones Unidas, Fondo Monetario Internacional, OMC…)

Esta Jornada Mundial tiene como objetivo la universalización de los principios y derechos fundamentales del trabajo, el trabajo decente y el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo del Milenio de NNUU, como medios para combatir la pobreza y la desigualdad, fomentando la solidaridad internacional. El trabajo decente resulta especialmente necesario ante la actual crisis del sistema económico.

Esta movilización mundial es la primera de estas características que convocan los sindicatos en su historia. En Europa, los trabajadores/as han sido convocados por la CES para manifestarse el 7 de octubre por los objetivos comunes y, además, contra el proyecto de Directiva europea de tiempo de trabajo, que permitiría realizar, en determinados casos, jornadas de hasta 60 y 65 horas semanales, previendo también que la jornada pueda establecerse por acuerdos individuales, en lugar de por convenios colectivos. Obviamente, esta directiva es incompatible con el concepto de trabajo decente.

Tambi√©n lo son el trabajo informal o no declarado, la precariedad laboral y el elevado riesgo de siniestralidad laboral, que se dan en el mercado laboral espa√Īol. Por eso exigimos medidas que erradiquen o reduzcan significativamente estas lacras laborales.

Hay que se√Īalar que el sector informal de trabajo, ha ido en aumento en los √ļltimos a√Īos, tanto en los pa√≠ses empobrecidos como en los industrializados. Se realiza al margen de las normas laborales, lo que motiva mayor precariedad laboral e injusticia social. No debemos olvidar que el empeoramiento de las condiciones laborales en otros pa√≠ses, repercute directamente en las condiciones laborales de los trabajadores/as espa√Īoles/as.

Hay que cambiar las formas comerciales injustas, y asegurar que se utilicen como un instrumento para lograr el trabajo decente y el desarrollo sostenible ¬Ėque comprenda sus principios medioambientales, sociales y econ√≥micos-, incluyendo una clara referencia al respeto y acatamiento de las normas fundamentales del trabajo y de los derechos humanos.

El comercio no deber ser un fin en sí mismo, sino un sistema de intercambio justo que erradique las desigualdades y la pobreza.

Por todo ello, las organizaciones abajo firmantes llamamos a los trabajadores/as y a la ciudadan√≠a espa√Īola, a participar activamente en las acciones que el pr√≥ximo 7 de octubre se realizar√°n en las empresas (asambleas, paros simb√≥licos...), y en la calle (concentraciones, manifestaciones...) 

¡¡¡Por la universalización del trabajo decente!!!
¡¡¡Por la erradicación de la pobreza!!!
¬°¬°¬°Contra la Directiva europea de tiempo de trabajo!!!
 
www.wddw.org  ;  www.ccoo.es  ;  www.ugt.es   
 
Organizaciones que apoyan: ACSUR, ATTAC, CECU, CONGDE, Consejo de la Juventud,
Intermón-OXfam, Plataforma 2015, SETEM.

Manifiesto Jornada Mundial por el Trabajo Decente