Archivado en Noticias, Socio Economico

CCOO ASEPEYO

La banca tiembla tras el dato del paro: el peligro ya no son los ladrilleros, sino los hipotecados


El impacto de la morosidad de los particulares puede ser infinitamente superior al de las empresas inmobiliarias que copan los titulares estos d√≠as. ¬ďHasta ahora, hemos visto morosidad en los inmigrantes y en los promotores inmobiliarios, pero ahora empieza la de los espa√Īoles y las pymes, que puede ser una avalancha¬Ē.



pdf
print
pmail

03-09-2008 - El horrible dato de paro de agosto conocido ayer no sólo provocó sudores fríos a nuestros gobernantes, sino también a las entidades financieras. La razón es que todos esos parados van a tener serias dificultades para devolver sus créditos ahora que no tienen trabajo -nitampoco muchas perspectivas de encontrar otroa corto plazo-. Situación especialmente grave en las hipotecas, muchas de ellas por valores muy superiores al valor actual de las viviendas y cuya letra mensual supone un porcentaje excesivo de los ingresos que percibían estos trabajadores... cuando trabajaban.

Todo eso se traducir√° inevitablemente en un fuerte aumento de la morosidad. Y el impacto de la morosidad de los particulares puede ser infinitamente superior al de las empresas inmobiliarias que copan los titulares estos d√≠as: Reyal Urbis, Colonial, Aisa, etc. ¬ďHasta ahora, hemos visto morosidad en los inmigrantes y en los promotores inmobiliarios, pero ahora empieza la de los espa√Īoles y las pymes, que puede ser una avalancha¬Ē, explica otra fuente del sector.

"La morosidad o el concurso de acreedores de las inmobiliarias es muy llamativa porque son miles de millones de euros de golpe, pero est√° muy repartida entre los sindicatos bancarios y muchas entidades ya han provisionado el grueso de esas deudas", explican en una tercera entidad. "El peligro de verdad es el aumento del paro, que puede provocar una escabechina en las cuentas de los bancos", a√Īade esta fuente. De hecho, el discurso de la banca antes del verano era que todo ir√≠a bien mientras no se disparase el paro.

La morosidad puede alcanzar el 3%

Esa espiral de la morosidad ya se está produciendo - "están entrando en mora créditos a espuertas", afirma gráficamente una fuente del sector-, como ya adelantó El Confidencial en julio, aunque no empezará a reflejarse hasta las cuentas del tercer trimestre de las entidades. Pero que está ahí: por ejemplo, ayer Standard & Poor's puso en vigilancia negativa el rating de la CAM por el deterioro de sus activos (es decir, de sus créditos).

Igualmente, Caja Castilla La Mancha present√≥ ayer una tasa de morosidad del 2,99% en sus resultados semestrales. El 2% era el nivel maldito que ninguna entidad quer√≠a superar. A partir de ah√≠ vienen los verdaderos problemas, ya que las entidades tienen que cargar el 25% del cr√©dito impagado a p√©rdidas (provisiones espec√≠ficas) cuando lleva tres meses, seg√ļn las nuevas normas contables de Basilea II (antes eran12 meses).

Las previsiones de distintas instituciones -CECA, La Caixa- antes del verano apuntaban a una tasa de mora del 2% para este a√Īo en el conjunto del sistema, pero informalmente circulaban previsiones del 2% para los bancos y del 3% para las cajas. Ahora, despu√©s de las vacaciones, las fuentes consultadas reconocen que "seguramente ser√° m√°s".

Las provisiones pueden no ser suficientes

Con una morosidad del 3% en 2008, cobrar√≠an fuerza los temores del sector de que la crisis se puede comer las provisiones gen√©ricas, el famoso colch√≥n que les oblig√≥ a dotar el Banco de Espa√Īa durante los a√Īos de vacas gordas. Aunque el discurso oficial es que el colch√≥n es m√°s que suficiente para aguantar la crisis, hay entidades que reconocen fuera de micr√≥fono que las cosas pueden empeorar mucho: "Depender√° de lo que dure la crisis y del caso concreto de cada entidad,pero, tal como se est√°n poniendo las cosas, es probable que lasprovisiones se acaben antes que la crisis"

¬ďLo importante no es la morosidad en s√≠, sino la p√©rdida esperada. La morosidad va a subir por fuerza con el estancamiento del cr√©dito (no sube el denominador, que es el cr√©dito, y suben los impagos, el numerador), as√≠ que lo que importa es el coste del recobro¬Ē, explica otro experto en banca. Y para rebajarlo, las entidades han empezado a tomar medidas como la venta de su cartera de cr√©ditos morosos con fuertes descuentos (hasta el 60%) y la preparaci√≥n de fuerzas especiales de recobro, que antes se dedicaban a la concesi√≥n de cr√©ditos.

Eduardo Segovia

Cotizalia


Participa en nuestra encuesta:
¬ŅESTAS SATISFECHO CON TU SALARIO?


 Opina en nuestro blog

 

 [VISITA NUESTRA P√ĀGINA]